COVID-19: científicos creen que el transporte público puede no ser una fuente importante de propagación

La propagación del nuevo coronavirus mediante el transporte público es mucho menos probable de lo que se temía, sugieren investigaciones recientes llevadas a cabo en Europa y Asia

Esos hallazgos podrían ser evidencia de que los subtes, los trenes y los autobuses pueden no ser una fuente importante de transmisión, siempre y cuando los pasajeros usen máscaras y los vagones o autobuses nunca se llenen tan intensamente como lo hicieron en las horas pico previas a la pandemia (REUTERS)
Esos hallazgos podrían ser evidencia de que los subtes, los trenes y los autobuses pueden no ser una fuente importante de transmisión, siempre y cuando los pasajeros usen máscaras y los vagones o autobuses nunca se llenen tan intensamente como lo hicieron en las horas pico previas a la pandemia (REUTERS)

La propagación de coronavirus mediante el transporte público es mucho menos probable de lo que se temía, sugieren investigaciones recientes. Debido a que el virus prospera en espacios interiores cerrados con poca ventilación y multitudes de personas densamente pobladas, los trenes, autobuses y aviones fueron designados por expertos de todo el mundo como posibles puntos críticos al comienzo de la crisis. Sin embargo, nuevos estudios develan que, si se usan máscaras y se respeta el distanciamiento social, la posibilidad de que el virus se propague en el transporte público es mínima.

Los estudios de seguimiento de contactos que analizan cientos de grupos de COVID-19 en Francia, Austria y Japón vincularon menos del 1% de los eventos de supercontagios al transporte público. Se descubrió que la probabilidad de contraer el virus era mucho mayor cuando se trabaja en una oficina, se come en un restaurante o se bebe en un bar.

Los científicos aseguran que las personas tienden a permanecer en trenes o autobuses durante períodos de tiempo relativamente cortos y, a menudo, no hablan con nadie, lo que reduce la cantidad de aerosoles que disipan. Los barbijos también son obligatorios en el transporte público en la mayoría de los países, lo que reduce aún más el riesgo de propagación, mientras que en la mayoría de los entornos de trabajo y restaurantes no lo son.

Las bajas tasas de infección en algunos sistemas de transporte público pueden atribuirse, en parte, a las medidas que las agencias de tránsito han adoptado (EFE/EPA/CLEMENS BILAN)
Las bajas tasas de infección en algunos sistemas de transporte público pueden atribuirse, en parte, a las medidas que las agencias de tránsito han adoptado (EFE/EPA/CLEMENS BILAN)

La imagen emergente en las principales ciudades del mundo sugiere que el transporte público puede no ser tan arriesgado como se cree. En los países donde la pandemia ha disminuido, la cantidad de pasajeros se ha recuperado en un número mucho mayor que en la ciudad de Nueva York; sin embargo, no ha habido eventos notables de supercontagios vinculados al transporte público, según una encuesta de agencias de transporte realizada por The New York Times.

Si se pueden abordar los riesgos del tránsito masivo, eso podría tener implicaciones radicales para muchas grandes ciudades del mundo. En París, las autoridades de salud pública que realizaron el rastreo de contactos descubrieron que solo cuatro de los 386 grupos de infección identificados entre principios de mayo y mediados de julio estaban vinculados al transporte público de la ciudad (1%). El estudio fue realizado por investigadores de Sante Publique France, la agencia nacional de salud pública del país.

Un estudio de los grupos de coronavirus en abril y mayo en Austria no relacionó ninguno con el transporte público. Y en Tokio, donde las autoridades de salud pública han rastreado agresivamente los grupos de virus, ninguno se ha relacionado con las líneas ferroviarias famosas de la ciudad. Según los expertos, entre la gama de actividades urbanas, viajar en subte es probablemente más riesgoso que caminar al aire libre, pero más seguro que comer en el interior.

Las personas tienden a permanecer en trenes o autobuses por períodos relativamente cortos, en comparación con el trabajo de un día en una oficina o una excursión a un bar para ver amigos (Franco Fafasuli)
Las personas tienden a permanecer en trenes o autobuses por períodos relativamente cortos, en comparación con el trabajo de un día en una oficina o una excursión a un bar para ver amigos (Franco Fafasuli)

Las bajas tasas de infección en algunos sistemas de transporte público pueden atribuirse, en parte, a las medidas que las agencias de tránsito han adoptado, incluidas las máscaras faciales obligatorias; desinfección de trenes y autobuses; y aumentar el servicio y pedirles a las empresas que escalonen las horas de trabajo para reducir el hacinamiento en las horas pico.

“Cada una de estas cosas se superpone una sobre la otra para hacer las cosas más seguras”, dijo el doctor Don Milton, investigador de salud ambiental y experto en transmisión de aerosoles de la Universidad de Maryland.

La naturaleza de cómo las personas usan el transporte público también puede ayudar a explicar por qué los niveles potenciales de exposición podrían no ser tan altos como creen algunos usuarios. Las personas tienden a permanecer en trenes o autobuses por períodos relativamente cortos, en comparación con el trabajo de un día en una oficina o una excursión a un bar para ver amigos. Los pasajeros tienden a no hablar en el tren, lo que reduce la cantidad de aerosoles que liberan. En muchas ciudades, las órdenes de cierre y las nuevas normas de trabajo desde casa han minimizado las multitudes en los trenes, lo que facilita mantener cierta distancia social.

Los pasajeros parecen estar usando máscaras y adhiriéndose a nuevas pautas, dijeron las autoridades. “Nos sorprendió gratamente que los berlineses lo aceptaran tan rápido”, aseguró Jannes Schwentu, portavoz de la Berliner Verkehrsbetriebe, que opera el metro y los autobuses de Berlín, refiriéndose al cumplimiento del uso de barbijos.

En Nueva York, los funcionarios de tránsito dicen que un estudio observacional reciente de más de 220,000 pasajeros encontró que más del 90% llevaba máscaras. La agencia de tránsito ha entregado máscaras gratuitas a los pasajeros.

El sistema de metro se beneficia de un sistema de ventilación robusto que es efectivo para eliminar partículas virales del aire (REUTERS)
El sistema de metro se beneficia de un sistema de ventilación robusto que es efectivo para eliminar partículas virales del aire (REUTERS)

Aunque algunos pasajeros pueden sorprenderse, el sistema de metro también se beneficia de un sistema de ventilación robusto que es efectivo para eliminar partículas virales del aire. En los trenes subterráneos de Nueva York, dicen los funcionarios de tránsito, el aire filtrado que circula a través de un automóvil se reemplaza con aire fresco al menos 18 veces por hora. Eso es mucho más alto que las tasas de intercambio de aire recomendadas en restaurantes, donde el aire reciclado se reemplaza de ocho a 12 veces por hora, o en oficinas, donde se reemplaza de seis a ocho veces por hora.

Esto reduce drásticamente las posibilidades de un evento de supercontagio en los trenes, siempre y cuando no se llenen demasiado, dijo Linsey Marr, experta en la transmisión de virus en el aire en el Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, conocido como Virginia Tech. Pero una vez que demasiadas personas se juntan en un tren, la capacidad de proporcionar ventilación adecuada para prevenir la propagación de aerosoles virales disminuye significativamente. Cuando los pasajeros están de pie hombro con hombro, cualquier partícula viral que exhale un pasajero enfermo puede ser fácilmente inhalada por otro pasajero, lo cual es posible incluso si ambos usan máscaras.

Hong Kong es una ciudad donde la cantidad de pasajeros en transporte público es aún menor que antes de la pandemia, y “no ha visto un gran brote asociado con el transporte público”, sostuvo David Hui, director del Centro Stanley Ho para Enfermedades Infecciosas Emergentes en China de la Universidad de Hong Kong. Pero agregó: “Si no fuera por la medida de trabajo desde casa, tanto los autobuses como el metro estarían llenos de personas. En ese caso, creo que podría haber habido un brote grave”.

Los expertos en rastreo de contactos advierten que rastrear un grupo de infección hasta el transporte público es particularmente desafiante porque las posibilidades de que las personas infectadas recuerden los vagones de tren precisos en los que viajaban es poco probable y es casi imposible llegar a aquellos que estaban en ese mismo automóvil (AP)
Los expertos en rastreo de contactos advierten que rastrear un grupo de infección hasta el transporte público es particularmente desafiante porque las posibilidades de que las personas infectadas recuerden los vagones de tren precisos en los que viajaban es poco probable y es casi imposible llegar a aquellos que estaban en ese mismo automóvil (AP)

Si bien en algunos lugares, la cantidad de pasajeros se ha recuperado, ninguno ha tenido que lidiar con el desbordamiento del transporte público y cómo eso podría probar su capacidad para mantener a raya al virus. En Beijing, los pasajeros del metro han aumentado al 59% de los niveles previos a la pandemia; en Tokio, el número de usuarios de metro ha aumentado al 63%; en Berlín, la cantidad de pasajeros en autobuses y metro es entre 60 y 70% de las tarifas normales; y en París, la cantidad de pasajeros en el metro ha vuelto al 45% de los niveles habituales.

Sobre las limitaciones de sus estudios, los investigadores reconocen que los datos estarán sesgados por el hecho de que menos personas usan el transporte público, incluso en un clima posterior al cierre. Y los funcionarios de salud pública dicen que es difícil rastrear grupos de infección hasta vagones de tren y autobuses precisos, lo que puede significar que no aparecen en las cifras.

Los expertos en rastreo de contactos advierten que rastrear un grupo de infección hasta el transporte público es particularmente desafiante porque las posibilidades de que las personas infectadas recuerden los vagones de tren precisos en los que viajaban es poco probable y es casi imposible llegar a aquellos que estaban en ese mismo automóvil. ”El tránsito es mucho más anónimo y relativamente fugaz”, advirtió Crystal Watson, investigador principal del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud.

SEGUÍ LEYENDO:

El transporte en alerta: cómo será viajar en micros, trenes y taxis en medio de la pandemia

Ante el menor uso del transporte público pero con más contagios, el gobierno bonaerense y el porteño remarcaron sus diferencias sobre el aislamiento

Cuarentena estricta: la circulación de pasajeros en el transporte se redujo más en CABA que en el Conurbano y el Gobierno reclama más controles

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos