Las lesiones por pirotecnia pueden ser leves, como erosiones o úlceras conjuntivales, quemaduras del párpado, o graves (Shutterstock)
Las lesiones por pirotecnia pueden ser leves, como erosiones o úlceras conjuntivales, quemaduras del párpado, o graves (Shutterstock)

Según estadísticas de la División Oftalmología del Hospital de Clínicas, el 75% de las lesiones oculares en épocas de Navidad y Año Nuevo son causadas por la mala manipulación de la pirotecnia, el 15% por corchos de bebidas espumantes y el 15% por violencia social, accidentes de tránsito y excesos de alcohol (peleas, heridas de armas blancas y balas perdidas).

“Lo cierto es que no hay pirotecnia segura, hasta la más inofensiva puede causar algún tipo de lesión que compromete la visión, llegando incluso hasta la ceguera. La mayoría de los casos son leves, pero también se registran traumatismos severos y lesiones oculares muy graves”, explicó el doctor Federico Basbus, de la División Oftalmología.

También hay que tener en cuenta las lastimaduras por corchos, sobre todo los de plástico, que suelen salir disparados súbitamente al cortar el precinto.

Las lesiones producidas por corchos se deben por lesión directa al globo ocular al retirar el precinto de seguridad. La mayoría son graves, generan hemorragias internas del ojo y complicaciones en la retina”, explicó el médico oftalmólogo Rogelio Ribes Escudero, del servicio de oftalmología del Hospital Alemán, quien recomendó “no dejar que el corcho salga volando ya que en su trayecto puede rebotar e impactar en el ojo de alguna persona. Maniobrarlo con un repasador para tener mayor control y abrir la botella suavemente. En caso de un accidente, acudir al centro oftalmológico más cercano”.

Las lesiones producidas por corchos se deben por lesión directa al globo ocular al retirar el precinto de seguridad (Shutterstock)
Las lesiones producidas por corchos se deben por lesión directa al globo ocular al retirar el precinto de seguridad (Shutterstock)

Las lesiones por pirotecnia pueden ser leves, como erosiones o úlceras conjuntivales, quemaduras del párpado, o graves, como perforaciones o estallidos del globo ocular. Estas complicaciones necesitan cirugía y, en la mayoría de los casos, dejan secuelas irreversibles en la visión. “Pueden ocurrir en la persona que enciende el explosivo, pero también en las están alrededor debido a la expulsión de partículas que alcanzan varios metros a gran velocidad. La situación empeora cuando se colocan explosivos en recipientes como botellas, latas o ladrillos, ya que al estallar liberan partículas hacia todos lados”, señaló Ribes Escudero.

Sobre el uso de pirotecnia, Basbus aconsejó “como principal medida de prevención, lo recomendable es no comprar ni utilizar pirotecnia”. En caso de que se use, debe adquirirse en locales autorizados y de confianza. Además, debe ser siempre en lugares abiertos y despejados, al aire libre.

No se deben introducir los cohetes dentro de botellas, latas y envases que al explotar puedan expulsar esquirlas. La ingesta de alcohol es otro de los factores a tener en cuenta, ya que la persona pierde reflejos y se potencia el riesgo de accidentarse”, sostuvo el especialista y recordó prestar atención a los más chicos, que suelen ser los más expuestos.

Ante una situación de emergencia lo primero es concurrir a un centro de salud especializad (Shutterstock)
Ante una situación de emergencia lo primero es concurrir a un centro de salud especializad (Shutterstock)

Ante una situación de emergencia lo primero es concurrir a un centro de salud especializado, en el Hospital de Clínicas contamos con guardia oftalmológica las 24 horas. Como medidas de primeros auxilios, se debe lavar la zona del accidente con agua mineral o suero fisiológico y tapar con gasa estéril sin colocar gotas ni pomadas”, completó.

En tanto Ribes Escudero recomendó “no comprimir el ojo hasta que el oftalmólogo descarte la existencia de una perforación ocular”.

La doctora María Martha Pesaresi, MN 87521, médica titular hace 26 años del área de emergencias del Hospital Oftalmológico Pedro Lagleyze y directora médica la Clínica y Cirugía Ocular CYCO, explicó en diálogo con Infobae: “En las bebidas espumantes, los corchos pueden salir de las botellas a una velocidad de 70 kilómetros por hora aproximadamente y debido al tamaño del mismo si impacta de lleno en el ojo puede generar daños importantes como así también provocar una disminución permanente de la agudeza visual”.

“El golpe genera habitualmente hemorragias en la cámara anterior y posterior del ojo, lo que conlleva a la perdida de visión y posible aumento de la presión ocular y a mediano plazo puede generar catarata traumática y requerir cirugías posteriores”agregó.

Que el ojo \salte\
Que el ojo \salte\" está relacionado con el estrés y los distintos estímulos vividos durante el día que reaparecen."

“Si bien no hay estadísticas formales, se vio que últimamente han bajado un poco los números de afectados por estos accidentes”, comentó Pesaresi. “Sin embargo aún así son muchos los accidentados debido a la comercialización de pirotecnia no autorizada por la la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC)”,especificó.

Lo que sí se sabe con seguridad es que el 70% de los accidentados son menores de edad y por pirotecnia, el resto son adultos que se dividen entre lesiones por corcho y por peleas.

Las guardias oftalmológicas del Hospital Lagleyze y del Hospital Santa Lucía en Capital Federal funcionan las 24 hs y se encuentran preparadas para atender la demanda que surja en las Fiestas.

Según aconsejó la doctora Pesaresi, “Nunca hay que apuntar el corcho hacia la cara, ni del que esta abriendo la botella, ni apuntar a otra persona y es recomendable tener cuidado cuando se saca el seguro metálico, ya que cuando la botella esta congelada puede saltar el corcho apenas se saca el precinto. También es importante tener cuidado con las botellas de cerveza congeladas ya que las chapitas también pueden salir con fuerza”.

Las lesiones por pirotecnia y por corchazos son las más comunes en las guardias médicas durante las Fiestas (Shutterstock)
Las lesiones por pirotecnia y por corchazos son las más comunes en las guardias médicas durante las Fiestas (Shutterstock)

Gustavo Bodino, médico oftalmólogo secretario del Consejo Argentino de Oftalmología, precisó a Infobae: “A veces la simple liberación de las vueltas que uno de la al alambre que contiene los corchos de las bebidas alcohólicas genera que la presión haga que el corcho salga espontáneamente sin que las personas hagan nada”.

El doctor Bodino especificó que “los corchos plásticos son más peligrosos porque son más resbaladizos, tienen más presión; la sidra tiene más presión que otras bebidas. Si en ese momento la dirección del pico de la botella en sí coincide con una persona puede derivar en lesiones muy serias en el ojo. La velocidad es muy importante, y la masa de un corcho es importante. Si pega de lleno, el ojo puede sufrir un estallido debido a la compresión y el impacto que hace el corcho contra el globo ocular”.

Las lesiones que observan los profesionales de la salud son muy variables, dependiendo donde pegue el objeto en sí, pero siempre son graves. El tamaño del objeto es muy importante, cuando tiene el mismo que la órbita -estructura ósea- donde está alojado el ojo. “El corcho es chiquito y lo suficientemente pesado”, insistió el doctor Bodino.

“Siempre insisto que lo que hay que tener siempre es la precaución a la hora de sacar el precinto o alambre del corcho, para evitar accidentes”, recomendó el oftalmólogo, quién también agregó: “De acuerdo a las estructuras oculares lesionadas puede variar la recuperación, los traumatismos contusos muchas veces son más grave que los perforantes ya que al no poder desplazarse el ojo, puede llegar al punto de estallar”.

Según advirtió el oftalmólogo Gustavo Bodino, “hoy uno ve muchas lesiones oculares o traumatismos producto de golpes de puño o con objetos contundentes producto de peleas de gente en estado de ebriedad
Según advirtió el oftalmólogo Gustavo Bodino, “hoy uno ve muchas lesiones oculares o traumatismos producto de golpes de puño o con objetos contundentes producto de peleas de gente en estado de ebriedad" (AFP)

Según advirtió Bodino, “hoy uno ve muchas lesiones oculares o traumatismos producto de golpes de puño o con objetos contundentes producto de peleas de gente en estado de ebriedad”.

Cuándo se presentan estos casos en las guardias oftalmológicas, se observa que en el caso de los accidentes por pirotecnia pueden ser desde la quemadura de los párpados, hasta el estallido del globo ocular, y las lesiones pueden llegara a ser gravísimas y permanentes. En el caso de eventualidades por corchazos también pueden generar perdida de visión temporal o permanente, dependiendo del grado de impacto del mismo en el globo ocular.

Para la doctora Pesaresi, “la evolución depende del grado de lesiones, pero no suelen ser cortas, por lo general, los casos graves, son internados en el hospital para su tratamiento, ya sea quirúrgico o clínico, una vez que la evolución sea favorable se les da el alta para que continúen por consultorio externo, o por el servicio correspondiente, citándolo a controles posteriores”.

Cómo proceder en casos de pirotecnia

No usarla en lugares cerrados

Nunca dejar que los menores la manipulen

Usar pirotecnia autorizada por la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC)

Nunca apuntar hacia donde están las personas, ni las casas

Si la pirotecnia no enciende no acercarse para ver que sucedió

No poner pirotecnia en recipientes de vidrio, ladrillos lata, cuándo explotan pueden despedir partículas y lastimar a las personas

Mantener un perímetro en relación al resto de la gente

Lo ideal es que la persona que manipula la pirotecnia utilice un anteojo

Los expertos explicaron a Infobae cómo proceder ante accidentes con corchazos o relacionados con la pirotecnia (Shutterstock)
Los expertos explicaron a Infobae cómo proceder ante accidentes con corchazos o relacionados con la pirotecnia (Shutterstock)

Cómo actuar ante casos de corchos en ojos

No orientar la botella hacia la cara del que destapa o de ninguna persona o animal

En caso de tener algún accidente, lavar con agua fría la zona y poner una gasa húmeda sobre la superficie, nunca una toalla seca

No recurrir a remedios caseros como áloe vera, dentífrico, u otros

Concurrir urgente a un centro oftalmológico

SEGUÍ LEYENDO