La ovodonación es el camino elegido por las mujeres que agotaron otras instancias para ser madre
La ovodonación es el camino elegido por las mujeres que agotaron otras instancias para ser madre

"Lo más difícil es la decisión de la paciente. Es el duelo de la paciente. Es tener que asumir que para ser madre tendrá que recurrir a una práctica que no se había imaginado. Una vez que supera ese duelo va a tener muchísimas posibilidades de lograrlo. Porque el útero no envejece, lo que envejeció fue la semilla. Si le ponemos una buena semilla, posiblemente va a germinar en ese terreno".

El médico especialista en medicina reproductiva y director médico de Procrearte, Carlos Carrere, convive a diario con historias de mujeres que eligen el camino de la donación de óvulos para convertirse en madres.

Y pese a que llegar a esa decisión puede haber sido un camino de dudas, angustia y resignación, el experto aseguró que se trata de un procedimiento "simplísimo".

Si bien no hay requisitos establecidos legalmente para la donación, sí hay un consenso acerca de su estado de salud física y psicológica y su edad

Según explicó, "la receptora es una mujer que teniendo de menos de 43 años, con baja calidad ovárica, encuentra en la ovodonación una posibilidad para ser madre" y detalló que, tomada la decisión, "sólo hay que preparar ese terreno, ese endometrio, que se prepara con estrógenos, con pastillas que la mujer tomará dos o tres veces por días".

"Se usan óvulos de una donante que pueden estar vitrificados o que se aspiran en ese momento para ser fertilizados con los espermatozoides del marido. De tres a cinco días después de la fertilización, se transfiere el embrión al útero. La transferencia es ambulatoria. La mujer ese día hace vida un poco más sedentaria pero al otro día hace su vida normal", aseguró.

Y tras asegurar que el procedimiento "hace en forma consciente lo que generalmente ocurre sin que se sepa, ya que en general el embarazo sorprende a la mujer mientras hace su vida habitual", Carrere agregó que "recién 14 días se sabrá el resultado de la práctica".

Se usan óvulos de una donante que pueden estar vitrificados o que se aspiran en ese momento para ser fertilizados (Getty)
Se usan óvulos de una donante que pueden estar vitrificados o que se aspiran en ese momento para ser fertilizados (Getty)

"Es suficiente lograr ese embarazo, ver ecográficamente a ese embrión dentro del útero, ver latir el corazón de ese embrión, para que todas las dudas que pudiera tener esa mujer desaparezcan automáticamente -reflexionó Carrere-. En ese momento, uno se da cuenta que la maternidad no está ligada a los genes, sino al deseo enorme de trascender en un hijo y esa trascendencia es emocional y sentimental".

Sobre la donante

Del otro lado está la mujer que dio esa posibilidad, que entregó esa "semilla" para poder generar ese hijo. "Ella es una mujer joven, que ha sido madre y que quiere donar sus óvulos para que otras mujeres puedan serlo cuando sus óvulos no se lo permitan", las describió el especialista.

Ellas van a recibir un tratamiento similar a quien hace una fertilización in vitro. Van a ser estimulada hormonalmente. Puede ser con pastillas, inyecciones o una combinación de ambas. Las inyecciones son subcutáneas y se las aplica la misma mujer todos los días durante ocho a diez días. "En ese tiempo se van desarrollando los folículos y cuando llegan a un tamaño coincidente con la posibilidad de recuperar óvulos maduros, se para la estimulación y 48 horas después se aspiran esos folículos", explicó el experto, quien puntualizó que "se hace en quirófano pero es una práctica no quirúrgica. Se le hace una pequeña sedación a la mujer para que no haya molestias. Ese día hace reposo relativo y al día siguiente vuelve a su vida habitual".

El procedimiento es ambulatorio y luego de 14 días se conocerá el resultado

Carrere señaló que "se puede donar más de una vez, en general lo hacen tres veces al año y algunas mujeres hasta seis o siete veces en la vida". "No corren riesgos ni receptora, ni donante. Ambas son estudiadas. La atención está puesta no solamente en la cavidad uterina de la receptora, sino en sus condiciones clínicas, en su presión arterial, en su función cardíaca, en su densidad ósea", agregó.

Qué dice el marco legal

Carlos Massolo es asesor legal de Procrearte y señaló que "la decisión de donar óvulos es libre, es un acto verdaderamente altruista. Es un acto noble".

"Es importante decir que estas donaciones implican resguardo de todos los datos personales y médicos de la donante. Los datos médicos quedan a disposición de los padres y sólo con intervención de un juez se puede averiguar la identidad de la donante", ahondó.

Si bien no hay requisitos establecidos legalmente para la donación, sí hay un consenso acerca de su estado de salud física y psicológica y su edad.

Finalmente, explicó que "la elección de quien será el destinatario de esos óvulos la hace el equipo médico. No hay regulación al respecto".

SEGUÍ LEYENDO