Con una técnica de reconocimiento facial buscan que los bebés nacidos por ovodonación se parezcan más a sus padres

El reconocimiento facial busca encontrar a la donante de óvulos con mayor parecido físico a la madre (Getty)
El reconocimiento facial busca encontrar a la donante de óvulos con mayor parecido físico a la madre (Getty)

Cada vez más parejas en todo el mundo tienen que recurrir a la donación de óvulos para cumplir el sueño de ser padres. Si bien siempre se busca que la donante tenga rasgos parecidos, caracteres similares a los de la madre en cuanto a altura, peso, color de cabello, color de ojos, etc., los avances de la ciencia y la tecnología hoy permiten usar la técnica de reconocimiento facial para que los bebés se parezcan lo más posible a sus padres.

Es una tecnología que escanea múltiples puntos faciales para encontrar a la donante con mayor parecido físico con la madre.

"Esto en muy poco tiempo lo vamos a hacer en la Argentina; es toda una novedad", remarcó el especialista en medicina reproductiva Carlos Carrere, presidente de Grupo Procrearte, que mediante un acuerdo con el banco de óvulos Ovobank, de Marbella, en breve ofrecerán a sus pacientes un sistema de reconocimiento facial que busca entre las donantes a la que más se parece a la receptora, para que el bebé se parezca lo máximo posible a los padres.

La mujer que no puede usar sus propios óvulos para la búsqueda de un embarazo normalmente quiere que la donante sea lo más parecida a ella posible

Carrere explicó que "se hace un 'ovomatch', que es el sistema de datos en el cual se introducen los datos antropométricos de la paciente, se saca una foto y el sistema elige entre tres o cuatro donantes".

Y tras agregar que "está previsto el armado de una red que -preservándose siempre el anonimato- contendrá todos los datos antropométricos para alcanzar una fisonomía parecida a la de la pareja que busca un hijo", puntualizó que "la selección puede ser genotípica (mutaciones que pueden ocasionar una enfermedad genética), fenotípica (para conocer peso, talla, etc.) y fisonómica (características físicas similares)".

La ciencia ofrece la posibilidad de criopreservar óvulos para su donación en bancos (Shutterstock)
La ciencia ofrece la posibilidad de criopreservar óvulos para su donación en bancos (Shutterstock)

Consultado al respecto por Infobae, el médico especialista en reproducción asistida Fernando Neuspiller señaló que "la tecnología original en la que se inspiró Ovobank se llama Fenomatch y es la que usa el grupo IVI en todo el mundo desde hace tiempo".

El director del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Buenos Aires explicó que "es una tecnología que se usa básicamente porque la mujer que no puede usar sus propios óvulos para la búsqueda de un embarazo normalmente quiere que la donante sea lo más parecida a ella posible".

Los sistemas de selección de gametas no son sólo fisonómicos; las parejas se hacen estudios para saber si poseen alguna mutación genómica que se podría transmitir a su descendencia

Y consideró que "no basta hoy en día con que se consulten las características físicas predominantes, como color de pelo, ojos, estatura, etc., hoy la gente quiere más herramientas para buscar ese parecido y el Fenomatch es probablemente hoy en día la mejor herramienta".

En tanto el médico especialista en reproducción Sergio Pasqualini explicó que "en casos de ovodonación se buscan en general rasgos y caracteres similares a los de los padres, aunque hay una realidad y es que también suelen verse hermanos que son diferentes".

Hoy la gente quiere más herramientas para buscar el parecido con su donante y el reconocimiento facial es la técnica ideal (Getty)
Hoy la gente quiere más herramientas para buscar el parecido con su donante y el reconocimiento facial es la técnica ideal (Getty)

"Desde el punto de vista del marketing es fantástico que exista esta opción, pero la verdad es que tampoco es garantía de parecido físico -destacó el director científico de Halitus Instituto Médico-. En bancos de gametas de los EEUU se informan hasta características como el hobby del donante, como si se pudiera pensar que porque alguien juega al golf, por ejemplo, el hijo nacido de sus gametas también lo hará".

"Éticamente no tiene nada de malo que una pareja pueda elegir los rasgos físicos de su hijo; al contrario, me parece que es una posibilidad más que se les da a las personas que, por la causa que fuera, tienen que recurrir a una donación de gametas para convertirse en padres", consideró el especialista, consultado sobre las limitaciones morales que pudieran criticarse a esta técnica. Y enfatizó en el hecho de que "no es garantía de que el hijo salga parecido".

Hoy los sistemas de selección de gametas no son sólo fisonómicos. La pareja se puede hacer (y se está haciendo cada vez más) un estudio para saber si tienen alguna mutación genómica que se podría transmitir a su descendencia.

SEGUÍ LEYENDO

A 40 años de la primera niña concebida por fertilización in vitro, avances y desafíos de la medicina reproductiva

Establecieron un techo a la edad para cubrir tratamientos de fertilización: "El límite es bueno y de sentido común"

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos