El lapsus de uno de los abogados del juicio por la obra pública: “Como presidente de la Cámara Argentina de la corrupc.., de la construcción”

Juan Chediack, uno de los arrepentidos en la causa de los cuadernos de la corrupción, declaró como testigo. Dijo que todo lo que sabía de Lázaro Báez fue por los medios de comunicación

La audiencia virtual en la que declaró Chediack
La audiencia virtual en la que declaró Chediack

Juan Chediack fue el primer empresario arrepentido en la causa de los cuadernos de la corrupción que declaró como testigo en el juicio oral por las presuntas irregularidades en las obras públicas que Lázaro Báez recibió durante el kirchnerismo para la provincia de Santa Cruz. Chediack dijo hoy que desconoce cualquier irregularidad sobre esas obras y su testimonio generó debate entre la Fiscalía y las defensas de los acusados.

El empresario, ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, declaró ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 de Comodoro Py durante 4 cuatro horas y vivió un momento incómodo con un lapsus de Lucas Trigo, abogado de la Oficina Anticorrupción: “¿Como Presidente de la Cámara Argentina de la corrupc.., de la construcción, tuvo conocimiento de listas de preferencias de empresas?”, le preguntó Trigo que sobre la marcha se corrigió. Chediack le contestó que no sin hacer referencia a la jugada del Inconsciente del abogado.

Es que Chediack fue uno de los empresarios que declaró como arrepentido en la causa de los cuadernos de la corrupción. Dijo que le pagó coimas al ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y nombró al ex secretario de Obras Públicas José López y la ex presidenta y actual vice, Cristina Kirchner. Por su rol como titular de la Cámara fue citado a declarar como testigo en el juicio en el que esos ex funcionarios, junto a Báez y otros acusados están siendo juzgados desde mayo de 2019.

Así, hoy a las 9:50 Chediack comenzó a declarar como testigo. Fue el primero de varios empresarios arrepentidos que también lo harán en el juicio, entre ellos Angelo Calcaterra -primo del ex presidente Mauricio Macri- y Carlos Wagner, también ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción. Chediack declaró desde la sala de audiencias de Comodoro Py junto a los jueces, mientras que el resto de los partes lo siguieron por videoconferencia. Así se hace el juicio desde agosto del año pasado por la pandemia del coronavirus.

Antes de comenzar a contestar las preguntas, Chediack quiso hacer una aclaración “Amerita que todas las partes sepan que nuestras empresas no participaron de ninguna licitación en la provincia de Santa Cruz, por lo cual carecemos de información sobre los hechos que pasaron. La Cámara Argentina de la Construcción no tiene delegación en Santa Cruz y Austral Construcciones no es socia de la Cámara y no recibimos de nuestros asociados alguna denuncia o información respecto de irregularidades en la provincia de Santa Cruz”

-Con esto que dijo seguro contestó varias preguntas que le iban a hacer, le dijo Jorge Gorini, presidente del TOF 2.

-Por eso lo hice, le respondió Chediack.

Cristina Kirchner y Juan Chediack (Télam)
Cristina Kirchner y Juan Chediack (Télam)

En el juicio se juzgan las presuntas irregularidades en 52 obras pública que las empresas de Báez, principalmente Austral Construcciones, recibieron para Santa Cruz durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kichner. Las preguntas a Chediack estuvieron limitadas a ese período y a las obras en Santa Cruz.

Dueño de José J. Chediack S.A.I.C.A. y ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Chediack fue uno de los empresarios arrepentidos en la causa por las anotaciones del chofer Oscar Centeno en donde describió cómo funcionarios del Ministerio de Planificación Federal recibían coimas de empresarios. Allí dijo que integró el Club de la Obra Pública que cartelizó las licitaciones y que le pagó coimas personalmente a De Vido en el living de la casa del ex funcionario y en el baño del Ministerio de Planificación. “Si querés seguir trabajando, tenés que pagar”, afirmó que le dijo De Vido.

También dijo que el financista Ernesto Clarens le advirtió: “Escuchame, nene, te quiero el lunes con los 250 mil pesos, no seas el chivo expiatorio, no seas el primer pelotudo que hacemos cagar”. Además habló de José López que dijo ganó lugar después de la muerte de Néstor Kirchner: “Cristina comenzó a apoyarse en él. El triángulo empezaba a ser Cristina, López, Clarens. El mismo Julio De Vido se sentía desplazado por esto. (...) López tenía listas con las empresas que no podían trabajar y tenia listas con prioridades de pago de la Dirección Nacional de Vialidad…”.

Hoy como testigo Chediack habló de cómo eran los procesos de licitación de las obras públicas, de que no hizo trabajos en Santa Cruz, de las quejas de las empresas por el retraso de los gobiernos para pagar y que esa mora alcanzaba a todas las compañías. “Hubo atrasos significativos para muchos contratistas, a casi todas las empresas. Había dos reclamos principales, el incremento de los costos y el atraso de los pagos no solo en vialidad sino de todas las reparticiones. Hubo atrasos de hasta 600 días de pagos de certificados vencidos, hubo no pago de intereses sobre la mora”, detalló. También sostuvo que no le constaba que haya unas empresas beneficiadas sobre otras por parte del gobierno.

Relató que en su rol de presidente de la Cámara Argentina de la Construcción o como integrante del consejo directivo fue entre 2003 y 2015 unas 10 o 12 veces el Ministerio de Planificación y que normalmente las reuniones eran con José López. “Todo lo que yo sé esta causa y de la empresa Austral Construcciones es por los medios periodísticos. Se que su dueño es el señor Báez, no sé donde tiene su sede. Austral no era miembro de la Cámara Argentina”, repitió en otro tramo de su declaración.

Cristina Kirchner en una de las audiencias presenciales del juicio por la obra pública (Télam)
Cristina Kirchner en una de las audiencias presenciales del juicio por la obra pública (Télam)

El momento de mayor tensión de la audiencia fue cuando el fiscal federal Diego Luciani quiso preguntarle a Chediack si además de José López se reunía con otros ex funcionarios del Ministerio de Planificación. Muchas defensas se opusieron. Dijeron que eso ya lo había contestado y que podía poner al empresario en una situación de autoincriminarse por su rol como arrepentido en la causa de los cuadernos, donde había acusado a De Vido, entre otros. Luciani contestó que sabía los límites del interrogatorio y que con otros testigos las defensas habían hecho preguntas similares. También que era una limitación a su trabajo.

El tribunal resolvió a favor de las defensas. Los jueces Gorini y Andrés Basso no le permitieron al fiscal avanzar con esas preguntas. Explicaron que se trataba de un testigo particular al resto porque está imputado en otra causa en la que también están acusadas personas sobre las que la Fiscalía le preguntaba. El tercer juez del tribunal, Rodrigo Giménez Uriburu, votó por aceptar las preguntas de la Fiscalía.

A las 13:50 terminó la declaración de Chediack. Para mañana a las 9:30 horas estaba citado como testigo Wagner pero la audiencia fue suspendida. El empresario pidió declarar por videoconferencia y no de manera presencial en el tribunal. Explicó que lo solicitaba por su edad y por problemas de salud vinculado a un deterioro cognitivo. La Fiscalía y las partes le pidieron al tribunal que se le hagan pericias a Wagner que determinen si está en condiciones de declarar, ya no solo si desde su domicilio o desde el tribunal. Con la suspensión de la audiencia de mañana el juicio continuará la semana que viene con testigos a definir.

SEGUÍ LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR