La fiesta en Olivos desnudó la lógica de poder de Alberto Fernández y su soledad para tomar decisiones

El Presidente no tiene una rutina para analizar la agenda nacional e internacional, se resiste a preparar los discursos públicos que moldean su imagen institucional y enfrenta una profunda desilusión en el Gabinete

TE PUEDE INTERESAR