Abrieron un expediente disciplinario a un fiscal que trabajó un mes desde Estados Unidos sin autorización

Es Marcelo Retes. Trabajó desde Arkansas hasta principio de mes. “Quizás por error personal interpreté que la posibilidad de teletrabajo no tiene limitación geográfica”, explicó. El procurador Casal inició un sumario

El fiscal Marcelo Retes
El fiscal Marcelo Retes

Un fiscal de instrucción será investigado para determinar si incumplió alguna norma por haber trabajado durante un mes desde los Estados Unidos sin contar con autorización para hacerlo. Se trata de Marcelo Retes a quien el procurador general interino, Eduardo Casal, le inició un expediente disciplinario.

“Es cierto que viajé a aquel país, pero lo hice en forma solitaria -sin mi mujer ni mis hijos- y no por razones de esparcimiento sino por motivos estrictamente familiares y urgentes”, dijo Retes en diálogo con Infobae. Y agregó: “Quizás por error personal interpreté que la posibilidad de teletrabajo no tiene limitación geográfica en tanto no se vea afectada la prestación del servicio de justicia”.

“Yo no se, ni me importa, donde se encuentran los jueces, fiscales, diputados, senadores o miembros del Poder Ejecutivo cuando trabajan e incluso, cuando hacen audiencias por plataformas digitales. Solo importa que trabajen. Pero ese es un criterio personal”, analizó el fiscal.

Retes estuvo del 7 de mayo al 3 de junio en Rogers, una ciudad del estado de Arkansas, donde vive su hermana. Viajó allí por la sucesión de su padre que falleció en enero pasado. Explicó que por cuestiones familiares su hermana no podía venir a la Argentina y viajó él.

Lo que estará en discusión es si Retes incumplió dos de los ítems de los que se consideran como falta grave de parte de los fiscales: “abandonar su trabajo en forma prolongada o reiterada y sin justificación” o “incumplir en forma reiterada las tareas o funciones asignadas en el área donde se desempeñan”. La segunda también se considera como falta leve.

Para Retes no violó esas norma porque no hizo abandono de trabajo: “cuento con las copias firmadas digitalmente que conservo en mi computadora personal de los aproximadamente 210 documentos trabajados y firmados por mi. Además, he tenido numerosas reuniones a través de la plataforma Zoom, tanto con el personal de las dependencias a mi cargo como, incluso, con la Procuraduría de delitos de lesa humanidad, por motivos laborales”.

El procurador interino Eduardo Casal (Nicolás Stulberg)
El procurador interino Eduardo Casal (Nicolás Stulberg)

En el sumario también se analizará si a los fiscales se les asemeja la regla que tienen los jueces que de tienen que residir donde cumplen sus funciones o a no más de 40 kilómetros. Retes sostuvo al respecto que con la pandemia del coronavirus se priorizó el trabajo remoto y que en ninguna de las resoluciones de la Procuración General se especificó desde donde se debía cumplir. “Se me paga por dar un servicio de justicia, pero nada se dice desde donde se debe prestar”, explicó.

El procurador Casal inició ayer a la tarde un expediente disciplinario luego que Retes hiciera un descargo ante su fiscal general, Ricardo Sáenz. La medida implica que la Secretaria Disciplinaria de la Procuración hará medidas de prueba, le pedirá a Retes un nuevo descargo y después pasará el caso a un Consejo Evaluador para que dictamine si debe tener alguna sanción por su conducta.

Retes, fiscal de instrucción desde la década del 90 y de carrera judicial en el fuero penal, conoce el procedimiento porque estuvo del otro lado. Fue quién recomendó sancionar con un apercibimiento a su colega Carlos Stornelli por no haberse presentado a indagatoria en la causa por asociación ilícita y espionaje del falso abogado Marcelo D´Alessio, en la que los dos están procesados. Casal siguió el dictamen de Retes y apercibió a Stornelli.

El viaje del fiscal se hizo público cuando el diputado del Frente de Todos Rodolfo Tailhade lo expuso en detalle este lunes en la reunión de la Comisión Bicameral del Congreso sobre el Ministerio Público Fiscal. El legislador dijo que el sitio web La Política Online informó que había fiscales que trabajaban desde otros países. Tailhade dijo que uno de ellos era Retes, que estuvo en Miami sin que sus superiores lo sepan, sin contar con una autorización expresa y que tenía la protección de Casal porque lo había designado al frente del sumario contra Stornelli.

La Comisión Bicameral preparaba una pedido de informes para enviar a la Procuración sobre el caso de Retes. Tailhade también sostuvo que el trabajo remoto de Retes desde los Estados Unidos fue lo que provocó que durante un día no haya internet en el sistema informático del Ministerio Público Fiscal. Desde la Procuración negaron que ese haya sido el motivo. “Los fiscales nacionales trabajan con el sistema Lex del Poder Judicial de la Nación, no con los propios de la Procuración”, explicaron a este medio. Lo mismo señaló Retes.

El juez Juan Manuel Iglesias
El juez Juan Manuel Iglesias

Consultado por este medio sobre por qué no pidió licencia para poder viajar a Estados Unidos, Retes explicó: “tengo 99 días para tomarme vacaciones pero no lo hice porque nunca fue mi intención dejar de prestar el servicio de justicia y porque otro colega debería haberme reemplazado en las dos fiscalías que tengo y no quería recargar a nadie de trabajo. Del 11 al 30 de abril estuve de turno con la Policía. Durante el turno resulta necesaria mi presencia física en la jurisdicción, no ocurre lo mismo a partir de la finalización. Superado el momento del turno el tramite es meramente administrativo o por decirlo de forma sencilla, de escritorio. No es necesario que concurra a ninguna “escena del crimen” simplemente porque no la hay. Por eso viajé después del tuno”.

El caso de Retes es similar al del juez federal de Resistencia Juan Manuel Iglesias que reveló Infobae el mes pasado. Presidente del Tribunal Oral Federal de Resistencia, Iglesias trabajó durante el 2020 desde Paraguay, donde vive su familia. El Reglamento para la Justicia Nacional dice en su artículo 8 que una de las obligaciones de los jueces es “residir en el lugar en que desempeñen sus tareas o dentro de un radio de pronta comunicación que no exceda de 40 kilómetros del mismo”. El mismo artículo establece que “la Corte Suprema podrá dispensar temporalmente de esta obligación a los magistrados”. Iglesias no tenía la autorización de la Corte para trabajar desde Paraguay.

SEGUIR LEYENDO: