Carlos Bianco: “En el AMBA tenemos 900 camas de terapia intensiva libres y vacunas hasta la semana que viene”

En una entrevista con Infobae, el jefe de Gabinete de Kicillof repasó el impacto de las últimas restricciones, qué le pedirán al gobierno nacional con la suba de casos, cuántas vacunas quedan, el debate de la presencialidad escolar y las postergación a las PASO. Contó que la Provincia podría haber comprado la Sputnik V pero que Kicillof definió que el acuerdo lo cierre la Nación

El jefe de gabinete bonaerense, Carlos Bianco (Foto: Prensa Jefatura PBA)
El jefe de gabinete bonaerense, Carlos Bianco (Foto: Prensa Jefatura PBA)

Es martes al mediodía. Hace media hora que el Jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, terminó de brindar la habitual conferencia de prensa donde junto al ministro de Salud provincial, Daniel Gollán, hacen un repaso de la situación epidemiológica por el coronavirus. La pandemia no da tregua y los municipios de la provincia de Buenos Aires van pintándose de rojo ante el crecimiento de casos. El gobierno provincial se apoya en la vacunación como camino para la salida del laberinto en el que el mundo se encuentra atrapado. Por momento se está más cerca, por momentos más lejos. La difícil situación llevó al gobierno a tomar medidas de restricción horaria y en algunas actividades. Para la provincia de Buenos Aires no son suficientes. Eso le trasladaron a la administración nacional y porteña y ahora con los casos en alza, la administración bonaerense buscar nuevamente ir hacia el plan inicial: cierre fuerte durante 15 días.

“El sistema de camas está en un 70% de ocupación en el AMBA, cosa que nos empieza a preocupar”, le explicó Bianco a Infobae. Cuando la gestión de Axel Kicillof estaba por arrancar, a principios del 2020, cayó la pandemia y cambió los planes iniciales. En algunos meses las decisiones del gobierno serán puestas a consideración del electorado bonaerense. Será el verdadero termómetro y así lo asume Bianco. “Si no somos capaces de vacunar de manera eficiente, transparente y masiva durante este año y si no somos capaces de ponerle un mango en el bolsillo a la gente estás frito: seas peronista, radical, del PRO o la izquierda. Porque la gente es lo que necesita hoy”, admite la mano derecha de Kicillof.

—¿Cuál es el cuadro de situación en la Provincia de Buenos Aires?

—Anunciamos que unos 66 distritos van a pasar a fase 3 a partir del día de este miércoles. Son casi la mitad de los distritos de Buenos Aires que van a estar en la fase más restrictiva de nuestro sistema de fases y eso se corresponde con los criterios que tomó el gobierno nacional más algunas situaciones puntuales que detectamos en algunos distritos. Muchos intendentes solicitaron pasar a fase 3 porque están preocupados por el aumento tan repentino.

—¿Cuál es la ocupación de camas?

—Tenemos más de 1.600 camas de terapia intensiva libre en el sistema público y privado, 900 de la región del AMBA. No estamos con un sistema saturado, pero sí aumentó la ocupación. Hoy estamos en un 70% de ocupación de camas en el AMBA, cosa que nos empieza a preocupar de todos modos. El sistema no se satura cuando llega al 100%, sino cuando empieza a incrementarse la capacidad. Se empiezan a hacer más complejas las derivaciones y hay que derivar a lugares más lejanos. Estamos poniendo las alertas del caso.

—¿Con las medidas que se acordaron alcanzará para bajar los casos o hay que ir por más?

—Ojalá que alcancen. Estamos monitoreando, si vemos que la situación se complica vamos a plantearle al gobierno nacional una suerte de endurecimiento de las restricciones o algún otro planteo. El objetivo es que cuando aumentan los casos hay que reducir la circulación y cuando bajan los casos nos permitimos tener mayores habilitaciones de tipo productivo, lúdico o social. Lo vamos monitoreando.

Carlos Bianco junto a Daniel Gollán (Foto: Télam)
Carlos Bianco junto a Daniel Gollán (Foto: Télam)

—¿Se redujo la cirulación?

—Sí, eso es lo bueno. Hoy hablé con el ministro (Sergio) Berni que me comentaba que estaba haciendo múltiples operativos por el conurbano en donde notaba una caída de circulación de la gente en general y en el transporte público en particular. Eso va a redundar en que los casos, por lo menos, no aumentan con la misma virulencia con la que venían aumentando. No sé si eso va a alcanzar, se verá.

—Las restricciones impactan en la actividad económica sobre todo informal, ¿van a anunciar ayudas económicas? ¿se lo van a plantear a la Nación?

—Tenemos varios instrumentos vigentes. Múltiples líneas de créditos en Banco Provincia segmentadas para los distintos tipos de productores: productores agropecuarios, de servicios, pymes, productores independientes. Son créditos a tasas subsidiadas. Sabemos que para el sector informal eso no alcanza. También tenemos el programa Preservar Trabajo que es equivalente al ATP, pero al mismo tiempo sabemos que en el caso de tener que asistir de manera más asistida a la población, el poder de fuego presupuestario que tiene la provincia no es el mismo que el que tiene Nación, inclusive la capacidad de generar planes de manera masiva. Lo estamos trabajando con Nación, que puso a disposición el programa REPRO. Si vamos a un cierre más profundo de la economía o a una cuestión más focalizada tenemos que pensar y ejecutar rápido los elementos de asistencia necesarios, como se hizo el año pasado.

Los intendentes de la oposición piden ser parte del plan de vacunación. Dicen que no están participando.

—Es relativo. El plan de vacunación es un plan provincial, las vacunas las distribuye Nación al gobierno provincial. Los vacunatorios han sido organizados por el gobierno provincial sobre la base de criterios epidemiológicos y criterios de razonabilidad, de abrir espacios para no mezclar públicos en espacios donde eventualmente se pueden vacunar. Por ejemplo, los vacunatorios municipales tienen que empezar ahora a vacunar por la gripe. Mezclar el público de coronavirus con el de la gripe no era la mejor opción. Los municipios tienen mucho para hacer y la mayoría lo hacen. Colaboran en el sistema de difusión de la vacunación, facilitan la inscripción en personas de mayor edad. Acercan a la gente que no tiene transporte propio. Nosotros lo que hacemos con los municipios es facilitarle el listado de los turnos que se realizan, muchos municipios establecieron call center propios. Si quieren colaborar, están invitados a colaborar y no tengo ningún problema. Si lo que están pidiendo es que les demos las vacunas para vacunar eso es una definición política del gobernador. Hay que hacer un trabajo mancomunado, hay que ponerse a disposición y trabajar de manera coordinada.

Bianco con Kicillof
Bianco con Kicillof

—¿Considera que hubo descoordinación en la vacunación?

Puede haber habido algunas descoordinaciones en algún distrito, porque para un plan de vacunación que tiene como objetivo vacunar a 12 millones de personas en la provincia de Buenos Aires a lo largo de 300 mil kilómetros cuadrados puede haber alguna desinteligencia, algún error. Pero ayer, por ejemplo, nos reunimos con representantes del foro de intendentes radicales y nos expresaron que estaban muy conformes y contentos con el plan de vacunación. Alguno nos hizo alguna referencia de que había coordinar algún punto. Me parece sano que nos vengan a plantear estas cuestiones y el gobernador tomó nota y le avisamos a nuestro ministerio de Salud. Estamos aprendiendo sobre la marcha cómo llevar adelante un plan de vacunación masivo y no obligatorio, para el cual hay que tener la información muy aceitada. Hay que trabajar de manera coordinada, sin operaciones de prensa. Mi teléfono está abierto las 24 horas. Todos están colaborando. Si después son declaraciones políticas es otra historia.

—Un cierre implica una retracción económica y la economía impacta en la elección ¿Analizan el costo electoral de futuras medidas?

—Cero. No estamos estableciendo las políticas de sostén económico o el plan de vacunación en vistas de cómo eso va a impactar en términos de votos en las elecciones. Nosotros queremos hacer el mejor plan de vacunación, el más eficiente, transparente y honesto y tomar las mejores medidas de sostén económicas para que la población no sufra o le vaya lo mejor posible. Sabemos que eso tiene un impacto en términos electorales. Si uno puede asegurar que la gente va a estar vacunada de una manera eficiente, con un plan ejemplar y que además ponemos medidas económicas es obvio que te va a ir bien en las elecciones. No es que uno esté especulando, es exactamente al revés. Si hacemos las cosas bien la gente nos vota. Si no somos capaces de vacunar de manera eficiente, transparente y masiva durante este año y si no somos capaces de ponerle un mango en el bolsillo a la gente estás frito: seas peronista, radical, del PRO o la izquierda. Porque la gente es lo que necesita hoy. No hay mucho secreto, el que hace estrategia de márketing así le va; como la ex gobernadora Vidal por ejemplo

—La ex gobernadora presenta su libro, ¿alguna reflexión?

—¿Tiene páginas en blanco o alguna escrita? Hay uno que es la foto con páginas en blanco, por eso. El libro no debe ser sobre su gestión, debe ser sobre su vida personal; porque si es sobre su gestión debe tener media carilla.

—¿Cuál es la posición del gobierno bonaerense ante una eventual postergación de las PASO?

—No lo vemos como un problema en sí mismo el mes donde se hagan las PASO. No estamos especulando políticamente con las fechas de las elecciones porque si nosotros cuidamos a la gente para que no se contagie y no se muera, vacunamos de manera transparente y masiva y le ponemos un mango en el bolsillo a la gente sea en agosto, septiembre y noviembre es lo mismo porque te van a votar. Si hiciste todo mal, también es lo mismo porque la gente va a estar mal y te va a votar en contra. No estamos haciendo análisis económico financiero de lo que llaman el gasto vinculado a las PASO. Hay que recordarle a la oposición, que ahora se rasga la vestiduras como si fuera una violación al sistema democrático una eventual postergación de las fechas de las PASO, que hace un años ellos planteaban la eliminación de las PASO porque era un gasto. Para nosotros las PASO son una inversión, no un gasto porque es un esquema que fortalece el sistema de partidos y el sistema democrático. Nuestra única preocupación en todo momento fue que las PASO lleguen en momentos de pico de contagios. Eso fue lo único que expresamos y no hicimos nada en concreto para modificarlas. Es una discusión que nos excede. Estamos atados a nivel nacional y si hubiera que eliminarlas lo debería definir la Legislatura. Estamos despreocupados por el tema, salvo por la cuestión sanitaria.

—¿La prioridad es sostener la presencialidad en las escuelas?

—Sigue siendo la prioridad la presencialidad, obviamente supeditada a la situación epidemiológica. Un porcentaje altísimo del gabinete somos docentes y por tener ese oficio me animo a decir que pedagógicamente la mejor forma de dar clases es presencial. Siempre aseguramos que no se corten las clases. Hasta noviembre no pudimos volver a la presencialidad. En noviembre en algunos distritos donde la situación epidemiológica lo permitía volvimos a la presencialidad. En febrero volvimos y a partir del primero de marzo empezamos las clases presenciales en todos los distritos. Estamos manteniendo el programa ATR para quienes se desvincularon del proceso educativo y le enviamos cuadernillos y docentes a las casas dos veces por semanas. Que el gobierno de la provincia de Buenos Aires no tenga como prioridad la educación en general y la presencialidad en particular fue una operación de prensa de los medios concentrados y del macrismo duro para intentar establecer que a nosotros no nos interesa la educación o que preferimos un pueblo ignorante para manipularlo. Nunca nadie como el peronismo ha hecho tanto por la educación pública. Vamos a seguir en esos términos y monitoreando la situación. No hemos tenido un gran aumento de los casos en la edad escolar, es menos del 7%. Las clases no influenciaron sobre el total de contagios. Sí sabemos que movilizar 5 millones y medio de persona genera una circulación que si uno no tiene cuidados en esos otros espacios extracurriculares, como por ejemplo el transporte público o en lo que viene atado a la escolaridad presencial, los casos van a subir.

—¿Hay stock de vacunas?

—Tenemos stock para vacunar toda esta semana completa. Ahora estamos vacunando a mayores de 70 en general y mayores de 60 con enfermedades de base. La información que tenemos del gobierno nacional es que están en negociación varias partidas adicionales que llegarían. Digo llegarían porque hoy en el mundo nadie puede asegurar que le van a dar una vacuna a nadie. Están los principales países del mundo estableciendo restricciones a la provisión de vacunas. La India dijo que las vacunas que se produzcan en la India van a ser para la población de la India, lo mismo dijo la Unión Europea. China, en el marco de los festejos por los 100 años de la Revolución China, redujo a la mitad los contratos a entrega de vacunas porque van a dedicarse a vacunar a su población. Todo hay que decirlo en potencial. Pero lo bueno es que hasta ahora hemos podido sostener el plan de vacunación; a veces más rápido a veces más lento. La semana pasada dimos más de 90 mil dosis en un día.

—¿El gobierno de la provincia descarta salir a buscar vacunas?

—Nunca dejamos de tener contacto y hacer gestiones con distintos laboratorios y países. Son negociaciones que primero son diplomáticas y después se trasladan al ámbito de los laboratorios. Nunca paramos de hacer esas negociaciones y nos pareció siempre que el criterio más razonable no era que la provincia de Buenos Aires acapare vacunas para la provincia de Buenos Aires. Por eso cuando nosotros negociamos la vacuna Sputnik la podríamos haber negociado para la provincia de Buenos Aires. Es cierto que el Fondo Ruso nos decía: “preferimos negociar a nivel de Estado a Estado, pero no tenemos problemas en venderle a la provincia de Buenos Aires”. Pero hubo una definición política muy clara de parte del gobernador de no acaparar para la provincia y compartirlo con la Nación y el resto de las provincias; nadie se lo reconoció todavía.

—La provincia tenía el plan de aplicar un cierre fuerte por 15 días, pero eso no sucedió: ¿la contrapropuesta fueron las medidas que hoy están vigentes?

—Cada uno tiene su diagnóstico. La Ciudad nos decía que ellos no estaban a favor de un cierre fuerte porque, de acuerdo a sus proyecciones, nunca iban a saturar el sistema sanitario. Lo dijeron en esos términos. No nos mostraron las proyecciones, los que nos decían es que no les parecía necesario cerrar por 15 días porque su sistema sanitario no estaba en peligro. A partir de las discusiones que tuvimos con ellos y con el gobierno nacional definimos estas restricciones. La zona del AMBA si no la trabajamos en conjunto pierde eficacia. Nosotros adoptamos al pie de la letra y la adaptamos a las particularidades que tiene la provincia de Buenos Aires que es el sistema de fases. En los próximos días se verá si esas medidas son suficientes o no y se seguirá discutiendo como siempre hemos hecho con Nación y la Ciudad Autónoma.

SEGUIR LEYENDO

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS