Educación en espacios abiertos, servicio doméstico y shoppings: las prioridades de Rodríguez Larreta para la próxima etapa

Entre hoy y mañana el Gobierno porteño terminará de definir la propuesta que presentará ante Nación. La reducción de la tasa de contagios permitiría avanzar con el plan de flexibilización

El próximo domingo 11 de octubre vencerá en el AMBA la etapa actual del aislamiento obligatorio y las autoridades del Gobierno porteño se preparan para una semana de arduas negociaciones con sus pares de Nación para resolver cuáles serán las próximas actividades en ser habilitadas.

Tal como destacó en su última conferencia de prensa el ministro de Salud, Fernán Quirós, la ciudad de Buenos Aires se mantuvo toda la semana por debajo de los 1.000 contagios diarios y acumuló un mes de tendencia descendente.

En ese marco, Horacio Rodríguez Larreta se prepara para avanzar en su plan de “puesta en marcha” de la Ciudad pero mantiene el retorno de las clases presenciales como su principal prioridad.

A principios de la semana pasada la ministra Soledad Acuña le presentó a Nicolás Trotta un segundo protocolo -el primero había sido rechazado- para el regreso a clases de cuatro grupos prioritarios: los 6.500 chicos que la Ciudad identificó como aquellos que perdieron todo contacto con la escuela, los alumnos de primer grado que comienzan con su alfabetización, los estudiantes de quinto año que terminan su educación obligatoria en diciembre y los adultos que necesitan dar un examen presencial para terminar la carrera en un oficio.

Al término de la reunión, el ministro Trotta reconoció que hubo “avances” pero insistió en la necesidad de “parámetros objetivos” para determinar cuándo será posible el retorno a las aulas.

El Gobierno porteño considera que ahora “la pelota la tiene Nación”. Esperan la respuesta del Ministerio de Educación para determinar cómo avanzar. Sin embargo, remarcan que no puede pasar un año sin que los chicos pisen la escuela y consideran que es fundamental que vuelvan a vincularse “progresivamente” este año.

En el plano económico, los detalles terminarán de definirse entre el lunes y el martes, en diferentes reuniones que ya están agendadas.

Según adelantaron a Infobae, evaluarán en profundidad la posibilidad de abrir los shoppings con aforo limitado. Es decir, el mismo sistema que hoy por hoy rige para los supermercados: una vez que se alcanza la capacidad máxima, se cierra la entrada y solo pueden ingresar más público a medida que salen quienes están adentro.

La intención de habilitar los shoppings también obedece a las presiones del sector, que señala con énfasis la coincidencia entre la baja de la curva de contagios y la llegada del Día de la Madre, uno de los momentos de mayores ventas en el año.

Finalmente, la última actividad que podría ser incluida en las negociaciones es el servicio doméstico con la limitación del uso del transporte público.

(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

En este caso, una de las variables en análisis es definir si es conveniente autorizar el trabajo en múltiples hogares, dado que por las características de la actividad, el personal doméstico suele trabajar en varias viviendas. A pesar de los rumores y las amenazas, gimnasios y canchas de fútbol 5 deberán esperar un poco más.

Hasta el momento, en la sede de Uspallata aseguran que no hay nada definido. Todavía resta analizar los últimos datos epidemiológicos y ultimar definiciones. Al igual que la última vez, las negociaciones estarán encabezadas por el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel.

La relación entre el Gobierno porteño y la Quinta de Olivos quedó malherida tras la reducción de los recursos coparticipables que recibe la Ciudad. La estrategia de Rodríguez Larreta fue presentar su reclamo directamente ante la Justicia. Si bien aclaró que no se interrumpirá el trabajo coordinado en cuestiones sanitarias parece difícil que el próximo viernes se repita la foto conjunta con Alberto Fernández y Axel Kicillof.

Seguí leyendo:

TE PUEDE INTERESAR