Una empresaria de agencias de viajes lloró en el debate por la Ley de Emergencia para el Turismo en Diputados: “No sabemos cómo vamos a seguir”

En la comisión de Turismo que preside Alfredo Cornejo se escucharon dramáticas descripciones del panorama actual y del futuro. Cuáles son los proyectos que se proponen para el sector

aargento@infobae.com


“Así como nos piden un esfuerzo, esfuerzo que venimos haciendo desde hace seis meses, necesitamos la unión de todos ustedes señores legisladores para proteger a más de un millón de familias de cada una de las provincias que ustedes representan y que hoy necesitan su ayuda. No podemos permitirnos que teniendo esta oportunidad haya que asistir al cierre de empresas que a costa de grandes esfuerzos aportaron siempre a este país”, describió su angustia y a la de sus colegas María Lucila Roth, representante de agentes de viaje autoconvocados.

Entonces, vía zoom, alzó la mirada y al borde de las lágrimas dijo: “Hoy solo me queda ser ejemplo para mis hijos a quienes les prometí que trabajaría para salvar mi agencia de viaje y más de 5.000 agencias que hay en este país”. Con la voz quebrada la representante de GAVAP fue la última oradora que pidió por la emergencia turística a los diputados en la reunión de la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados de la Nación.

“Señores representantes del pueblo, esta vez el pueblo trabajador les pide especial atención”, rogó antes de que se votaran los dictámenes para una la Ley de Emergencia para el Turismo, uno de los sectores más afectados por la pandemia, que se votaría en el recinto durante este mes. Ella, como los demás, mencionó a las miles de familia “que hemos trabajado y aportado a este país y hoy no sabemos cómo vamos a seguir si no hay un compromiso del Estado para ayudar a las empresas y el empleo”. Apuntó además que “al principio de esta pandemia eramos 30 mil familias agentes de viajes, hoy ya no podemos saber cuantos somos porque muchos se han reconvertido a otras cosas y estamos subsistiendo ya con los últimos recursos”.

infobae-image

“La única certeza es la incertidumbre del sector”, subrayó sobre el turismo que “está en emergencia y lo estará por mucho tiempo más”.

Todas las exposiciones describieron el mismo y grave panorama. “Hace un mes empezaron los cierres de agencias de viajes, si no se apuran cerrarán cientos de agencias”, advirtió un poco molesta Alejandra Barzani de la Asociación de Agentes y Agencias de Viajes y Pymes (AVECE). “Muchos de nuestros proveedores no son pymes pero necesitamos que lleguen al día D porque la caída de cualquiera representa la caída de cientos de agencias de viajes pymes de todo el país”, consideró. Y continuó: “No se puede seguir haciendo responsables a la agencias de viajes pymes que obraron de forma diligente y de buena fe ante quiebras o malas prácticas comerciales por parte de líneas aéreas, empresas navieras micros, hoteleros y operadores”. En su caso pidió extender plazos para que la devolución compulsiva del dinero llevará a la quiebra de muchos. “En muchos casos se están endeudando para llevar un plato de comida a su hogar”, señaló sobre quienes se desempeñan en agencias de viajes. “Tienen nuestro futuro en sus manos, no lo olviden”, le avisó a los diputados nacionales.

Barzani se sorprendió porque en los últimos días se modificaron los proyectos y sólo la iniciativa opositora del presidente de la comisión, Alfredo Cornejo, en coautoría con Gustavo Menna, declara la emergencia. Y celebró que haya tomado “todo lo bueno” que tenía la iniciativa del Frente de Todos respecto a cancelaciones y reprogramaciones. Pidió un mix entre las iniciativas de oficialismo, la oposición y el inicial del ministro Matías Lammens. La propuesta del Frente de Todos la impulsó el vicepresidente de la comisión, Ramiro Fernández Patri. José Luis Ramón (Unidad y Equidad Federal) tiene otro proyecto de emergencia, sin despacho, y reclamó por la ausencia de representantes de los consumidores. Los dos despachos, uno de mayoría y otro de minoría, deberán ‘competir’ en el recinto.

Menna destacó “el tono dramático” que tuvo la reunión en la que todos coincidieron que el turismo fue la primera actividad en frenarse y la última que se recuperará.

El ministro de Turismo y Deporte, Matías Lammens (EFE)
El ministro de Turismo y Deporte, Matías Lammens (EFE)

“Será la última actividad que va a volver a la normalidad”, advirtió Aldo Elías de la Cámara Argentina de Turismo quien recordó que el turismo genera empleo e ingreso de divisas.

Daniel Catzman, de AAPA, habló de “facturas inmensas” en concepto de servicios y también el pago de alquileres. “La realidad es muy muy dura, necesitamos que la ley salga por un año pero lo ideal sería para todo el 2021″, agregó.

Gustavo Hani (Faevyt) criticó la prepandemia cuando el Gobierno impulsó el impuesto PAIS, el pago del 30% sobre los gastos en dólares efectuados en el exterior. En su caso fue duro: “No se nos puede obligar a no reducir nuestro personal, si no tenemos ingresos para cubrir los sueldos es imposible. No podemos cumplir con nuestras obligaciones por lo menos por un año porque nos hemos endeudado para pagar salarios”.

Como otros de sus colegas de distintas entidades, Hani agradeció a los diputados “por lo mucho que han trabajado, todos tienen muy buenas propuestas”. Y rogó, también como otros colegas, la pronta declaración de la emergencia: “Está en vuestras manos poder pagar salarios en las 6600 agencias de viajes”.

“Hay lugares donde no hay otra actividad que el turismo”, recordó Héctor Viñuales de la Federación de Cámaras de la Argentina. Marcela López Ghitta, de la Cámara de Esquí y Montaña, contó la frustración del turismo invernal. “Ya no vamos a tener temporada”, dijo sobre el 2020 y a la espera de recuperar parte del trabajo recién en 2021. En su caso pidió regular el trabajo temporario, como otros pidieron por una legislación para tenga en cuenta los reintegros y cancelaciones que prácticamente no pueden afrontar.

Daniel Manzella (Destino Argentino), anticipó las futuras dificultades: “Hoy estamos mal, pero cuando salgamos de la cuarentena seguramente estaremos peor”, consideró al tiempo que pidió ayuda homogénea que alcance tanto a los empresarios más chicos como a los más grandes.

Varios de los que hablaron pidieron aprobar en forma “urgente” la declaración de la emergencia económica, productiva, financiera, fiscal y laboral del sector.

Días atrás, la comisión tuvo una reunión a distancia con el ministro del área, Matías Lammens. El Frente de Todos trabajó en una propuesta en base a un proyecto del formoseño Gustavo Fernández Patri, vicepresidente de la comisión, que también pasó por el Ministerio de Economía ya que incluye exenciones impositivas, programas de financiamiento para empresas a tasas subsidiadas, planes de promoción para turistas en cuotas a través de la banca pública y además mecanismos para resolver los paquetes turísticos que ya habían sido contratados.

El neuquino Darío Martínez defendió las medidas lanzadas por el gobierno nacional, como los ATP, y la moratoria enviada hoy al Congreso como una solución. Y hasta calificó como positivo el cuestionado impuesto PAIS que “benefició el turismo interno”.

Alfredo Cornejo, diputado de Juntos por el Cambio y presidente de la comisión de Turismo
Alfredo Cornejo, diputado de Juntos por el Cambio y presidente de la comisión de Turismo

Por su parte, el proyecto de Cornejo-Menna, de Juntos por el Cambio, declara la emergencia con efecto retroactivo a marzo, es decir cuando se inició el aislamiento social y obligatorio aunque los empresarios hablaron de una crisis que arrancó en enero con las primeras cancelaciones en el exterior.

En este caso se propone un salario complementario equivalente al 50% del salario neto para los trabajadores turísticos en relación de dependencia del sector privado. Según dijo Menna, el turismo emplea en blanco a unas 650.000 personas. Además establece créditos a tasa cero para prestadores turísticos (empresas, monotributistas y autónomos) para la adquisición de equipamiento sanitario y la aplicación de protocolos cuando se retomen las distintas actividades y para el pago de servicios públicos.

También se eximiría del pago de los impuestos a los créditos y débitos bancarios; del pago de anticipos o pagos a cuenta del impuesto a las Ganancias; y de retenciones y percepciones vinculadas tanto a Ganancias como al IVA, correspondientes al ejercicio fiscal 2020. Medidas cautelares y juicios de ejecución también quedarían frenados.

Respecto a los servicios ya contratados, Menna explicó que deberán darse plazos que se puedan cumplir para las reprogramaciones de viajes y las devoluciones de manera de conciliar el interés de consumidores y prestadores.

En el cierre el diputado mendocino y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, destacó la participación de quince representantes del sector turístico y su pedido de “auxilio” y “seguridad jurídica”. “Ambos despachos no hemos podido conciliarlos”, lamentó sobre la presentación de dos despachos fundamentados “con palabras de reconocimiento a la actividad, el empleo, el sostenimiento del empleo y de la empresa”. “La verdad es que hay dos formas de ver el funcionamiento de la economía y ayudar al sector” admitió y consideró “una cosa insólita” que se vote el proyecto del Frente de Todos que obligaría al pago del adelanto de Ganancias del 2020 por lo que pidió votar la iniciativa opositora que lidera y que “contempla” al proyecto oficialista y al de Ramón y de otros diputados. “Una moratoria no resuelve el proyecto del sector”, le contestó a Martínez.

“Una vida no se recupera más, es cierto”, consideró usando palabras del presidente Alberto Fernández pero también, cuestionó: “Una empresa que se caiga es muy difícil recuperarla”.

Los dos despachos deberán someterse a debate en el recinto lo que ocurriría antes de fin de mes. Si lo votado en comisión se mantiene el Frente de Todos, que logró apoyo de fuerzas provinciales, parece tener una leve ventaja. Cornejo logró 14 votos y Fernández Patri, 17. Hubo asistencia perfecta en la reunión y una superposición de voces llevó a contabilizar erróneamente un voto. Fernández Patri lo marcó y Cornejo coincidió con él, aún cuando la diferencia lo perjudicaba. El diputado cuyo voto no estaba consignado correctamente aclaró y sin ninguna discusión quedó saldada y cerrada la sesión de comisión.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos