La oposición ya empezó a pensar su oferta electoral para el 2021. En el debate que compartieron la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, el candidato a vicepresidente, Miguel Angel Pichetto y el ex ministro de Economía, Ricardo López Murphy, hablaron sobre cómo será el armado de cara a las próximas elecciones legislativas fue parte de la discusión y hasta se percibió la tensión entre quienes formaron parte del gobierno de Mauricio Macri y quienes se sintieron excluidos.

Organizado por la Fundación Libertad, Fundación Federalismo y Libertad, Fundación Club de la Libertad y con el apoyo de la Fundación Friedrich Naumann, la reunión fue concitando la atención del espacio opositor -llegó a tener más de 700 participantes- que se iban enterando de la discusión que se estaba desarrollando en la mesa virtual.

Ante una pregunta, López Murphy fue directo al punto: "Mi propuesta es que en el 2021 los sectores que no hemos coincidido con la práctica, con el diagnóstico y la gestión anterior hagamos nuestra presencia en el mundo electoral”.

Y agregó: "A mí me parece bien que Juntos por el Cambio vaya por su lado y los que vimos las cosas de otra manera le contemos nuestras propuestas y nuestra narrativa a la sociedad. En el 2021 es un tiempo donde la necesidad de un frente único no se verifica. Ahí podremos contar y sepamos qué tiene cada uno. Hagámoslo con cuidado, respeto y buen trato, porque como tenemos que contar en el 2021 para que cada cual sepa lo que tiene, en el 2023 tenemos que armar un gran frente que termine con el populismo en la Argentina”.

También dijo que esperaba incluir en el 2023 a tres vertientes: “Los que no nos sentimos incluidos en el gobierno que finalizó en diciembre de 2019, la coalición de JxC y mucha gente que votó al actual Gobierno pero se siente profundamente defraudada por la deriva más extremista, más irresponsable”.

Patricia Bullrich
Patricia Bullrich

Bullrich no estuvo de acuerdo. “Es un tema que hay discutirlo, que pensarlo, pero nosotros creemos que tener la mayoría parlamentaria en diputados es un objetivo fundamental para el 2021”. Y adelantó que el PRO está trabajando firmemente en la construcción de esta oposición, entendiendo que en la Argentina la lógica predominante en el kircherperonismo en el poder es una lógica de concentración del poder e intenta permanentemente un modelo de democracia restringida, donde las minorías no tiene ningún tipo de espacio, o le quieren negar los espacios”.

Además, aseguró: "No nos encontramos con un adversario político que comparte una mirada similar para poder sentarnos a la mesa con tranquilidad y convivir. El kircherperonismo no tienen esa mirada. Cuando nosotros gobernamos ustedes se tienen que callar”. Consideró que “nosotros, dentro de JxC , tenemos aquéllos que están en tareas de gobierno y tienen responsabilidades de gestión y administración . Y tenemos nuestros partidos y nuestros bloques parlamentarios que no aceptamos esta lógica del silencio o imposición de las mayorías”.

Dijo, finalmente, que “queremos estar todos juntos, queremos discutir si esa estrategia que dice Ricardo es lo mejor, pero es un debate que quizás tenemos que hablarlo en una mesa cuando podamos juntarnos. Desde ya que nosotros queremos representar a todos los liberales de la Argentina, porque nuestra fuerza cree en la libertad, en la autonomía de las personas, en la apertura del mundo, en la necesidad de que el mundo productivo sea el fundamental en nuestro país”.

Miguel Ángel Pichetto (Maximiliano Luna)
Miguel Ángel Pichetto (Maximiliano Luna)

Por su lado, Pichetto dijo que “sin duda, va a haber una representación política acorde a este modelo que estamos discutiendo aquí y se irá definiendo hacia 2021″ y sostuvo que "hay un espacio social-electoral que representa el mundo de la clase media, del trabajo, que votó en porcentajes muy altos por la continuidad del presidente Mauricio Macri, a pesar de las grandes dificultades.”.

"Por otra parte vale la pena mencionar que Macri firmó un documento con iniciativa de Mario Vargas Llosa y otros grandes líderes del mundo que, justamente, en un proceso como el que estamos viviendo se pone en riesgo libertades. Yo creo que este espacio está, ahora lógicamente hay que tener un plano de coherencia en el mensaje político. Si nos confundimos, algunos muchachos en el espacio nuestro hablan de votar el impuesto a la riqueza, que es un impuesto ideológico, porque al sector que necesitás para reconstruir la Argentina no lo tenés que matar a impuestos”, añadió.

El ex senador se mostró preocupado por lo que llamó “una construcción cultural de la Argentina con una visión jesuíta de la pobreza, del pobrismo como ideología, que es una forma de dominación política que busca sujetar las libertad". Al respecto, advirtió: "Cuidado: si la pobreza avanza por encima del 50%, después de esa visión hay un sistema de control de las libertades y de dominación del proceso electoral”.

Y expresó que “si se consolida esa penalización a la cultura emprendedora estamos muy complicados. Es imprescindible generar ese debate en la Argentina porque hay un sector que quiere eso, que es pobrista, no es algo neutro. Están en el núcleo del debate en la Argentina. Esta adhesión a la pobreza lleva al país a una situación de oscuridad, donde el empresario siempre es un expoliador, exige un debate cultural. La Iglesia en el ámbito pastoral está muy bien, pero la Iglesia metida en la política, como ya lo hizo en el 70, genera situaciones muy complicadas para la sociedad”.

Seguí leyendo: