Las resistencias internas están frenando el acuerdo de la UOM para pactar suspensiones con el 30% de rebaja salarial

Hay seccionales metalúrgicas que cuestionan las negociaciones del líder del gremio, Antonio Caló. En el audio de un importante dirigente, que circuló entre los jefes metalúrgicos, se afirma que “no hubo acuerdo, no se firmó nada ni se va a firmar nada”. Los empresarios están expectantes para retomar las tratativas

El titular de la UOM, Antonio Caló
El titular de la UOM, Antonio Caló

La fuerte resistencia de un puñado de seccionales de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) frenó por el momento el acuerdo para preservar las fuentes de trabajo mediante suspensiones pagas con el 70% de los salarios, que ya estaba cerca de la firma con las cámaras empresariales porque se habían superado las principales diferencias.

Un allegado al secretario general de la UOM, Antonio Caló, negó a Infobae que las negociaciones hayan fracasado, mientras que el sector empresarial dijo que el sector está “a la espera de retomar” las tratativas y atribuyó la actual incertidumbre a “la búsqueda de consenso interno” en las filas del gremio.

La situación está difícil, como en todos los gremios, y muchas empresas no van a tener trabajo cuando se termine la cuarentena. Por eso estamos aceptando que les paguen 70% a los trabajadores hasta que los vuelvan a convocar”, dijo Caló el jueves pasado en declaraciones radiales, pero desde ese mismo día hubo un intenso debate en el grupo de whatsapp de los dirigentes metalúrgicos, en el que varios titulares de seccionales importantes del gremio cuestionaron el acuerdo.

Entre los que habrían criticado lo que negociaba figuraron Hugo Melo, titular de la Seccional La Matanza; Rubén Urbano, de Córdoba; Sergio Souto, de Morón, y Pablo González, de Villa Constitución. Estos dirigentes coincidían en que antes que pactar las mismas condiciones para todos era preferible buscar un acuerdo marco para que cada filial metalúrgica negociara con los empresarios de acuerdo con la realidad de cada lugar, o complementar el pago parcial de los salarios con Repro (un programa especial para pagar parte de los sueldos).

El creciente malestar determinó que en la tarde del viernes los dirigentes de la UOM recibieran un mensaje de audio de Francisco “Barba” Gutiérrez, secretario de Relaciones Internacionales del sindicato, en el que comunicaba que “no hubo acuerdo, no se firmó nada ni se va a firmar nada” sobre el plan de suspensiones.

Gutiérrez explicó que “en el 70% del (salario) neto nos hemos opuesto porque no estábamos de acuerdo y al no haber aceptado los empresarios la propuesta que estábamos haciendo, rechazamos lo que querían". "Por lo tanto -siguió el dirigente-, ese acuerdo no está firmado y no va a haber posibilidades, por lo menos esta semana, de cerrar nada. Por eso la semana que viene hay que exigirles a todas las empresas que paguen la primera quincena primera de abril tal cual dice el decreto del Presidente, que es el 100% de los salarios. El que no lo pague tendrá que soportar las denuncias y la pelea que daremos para el pago de los salarios”.

Uno de los que había expresado su desacuerdo con Caló fue Hugo Melo, titular de la Seccional La Matanza, que tiene 7.000 afiliados de los 180.000 de la UOM a nivel nacional. Este dirigente ya rechazó una propuesta de Acindar, que posee una planta en esa localidad, para suspender empleados que no trabajan con el pago del 75% del salario neto. En declaraciones al portal El1 Digital, el metalúrgico disidente recordó que durante el gobierno macrista su seccional había acordado suspensiones en las pymes con el pago del 80% del sueldo bruto.

"Los salarios de los compañeros no son tan altos como para negociar suspensiones”, sostuvo el líder de la Seccional La Matanza. Y advirtió: "No compartimos la idea de que nuestra secretaría nacional firme un acuerdo de esas características porque hay empresas que seguramente tienen la espalda para bancar a los compañeros. Habría que buscar mecanismos de solución y hacer mucho equilibrio con las que no podrían”.

Otro de los rebeldes es Rubén Urbano, titular de la Seccional Córdoba, que el viernes pasado declaró por radio que “lo de Caló por ahora es un anuncio" y destacó que “hoy por hoy nos mantenemos con el decreto presidencial que dice que a los trabajadores se les paguen los sueldos completos y remunerativos”. Afirmó que si se llega a un acuerdo de suspensiones pagas debería concretarse “cuando se levante la cuarentena” y propuso que “se les abone a los trabajadores el 100% del salario, para que los empresarios se ahorren las cargas patronales”.

Rubén Urbano, titular de la UOM Córdoba
Rubén Urbano, titular de la UOM Córdoba

Fuentes empresariales sostuvieron a Infobae que “el acuerdo parece que está caído”, pero que la postura de la UOM responde a “un poco de política que hace el sindicato porque puertas adentro es complicado decirle a su gente que hay una baja del 30% de los salarios". "Están buscando consenso interno”, añadieron.

Sólo faltaba acordar el plazo de vigencia y algún punto más y ya se podría haber cerrado el acuerdo -aseguraron las fuentes consultadas-. Las cámaras estamos expectantes porque les enviamos el viernes a última hora la propuesta. Estamos a la espera para retomar las conversaciones, urgidos porque la mayoría de las empresas tiene que pagar los sueldos y no sabe ni cómo pagar ni cuánto pagar ni cómo van a hacer”.

El malestar interno en la UOM abre incógnitas acerca del liderazgo de Caló: este año iba a presentarse para la reelección en las elecciones del sindicato, que iban a comenzar en mayo. Sin embargo, el Ministerio de Trabajo postergó todos los comicios, congresos y asambleas gremiales para evitar los eventuales contagios de coronavirus, por lo que el líder metalúrgico seguirá con su mandato prorrogado y sin fecha definida de finalización.

Seguí leyendo: