Elisa Carrió fue a la Casa Rosada a despedirse de Mauricio Macri y anticipó que renuncia a la política

“El año que viene no estaré más en la política”, sostuvo la diputada a los periodistas acreditados luego de reunirse con el Presidente. Planea hacer efectiva su jubilación a partir de enero: “Mi misión política se acabó”.

fmayol@infobae.com
infobae-image

“Seguramente el año que viene no estaré más en la política”. Elisa Carrió pasó unos minutos por la reunión política convocada esta tarde en Casa Rosada por Mauricio Macri en la que aseguró que le comunicó al Presidente su decisión de retirarse de la política activa: “Me acabo de despedir”.

De esta manera, la líder de la Coalición Cívica remarcó que terminará de formalizar la decisión a partir de enero, cuando oficialice su renuncia a la banca –su mandato termina en 2021–, según confirmaron sus voceros.

Tras el anuncio, le envió un mensaje al interbloque de Cambiemos en la Cámara baja. Les trasladó a los legisladores el mismo mensaje que al Presidente y añadió que su deseo es que la bancada continúe. Les explicó que se jubila para dedicarse a la familia, que recorrió 15 mil kilómetros en campaña y mostró su satisfacción por la elección, al remarcar su “orgullo” por los diputados: el bloque de la CC tendrá 15 a partir de diciembre.

“Hace años que quiero esto. Ese es mi sueño. Primero quería que (Macri) sea Marcelo T. de Alvear, y lo fue. Ahora mi causa es el humanismo global. Yo quiero pelear por la humanidad. Llamo a la unidad de todos los argentinos”, dijo “Lilita” en el Patio de las Palmeras de la Casa Rosada ante Infobae y otros medios acreditados, distendida.

Carrió les anunció su definición a los principales dirigentes de Juntos por el Cambio que se congregaron en Casa Rosada a partir de las 17, en la mesa que había sido creada por el Presidente después de la debacle electoral de las PASO. Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Rogelio Frigerio, Gerardo Morales, Mario Negri, Gustavo Valdés, Patricia Bullrich, Federico Pinedo y Miguel Ángel Pichetto, además de Macri, fueron de la partida. También participó Mario Quintana, de extrema confianza de la diputada. El día después de la derrota que terminó con la coronación del Frente de Todos.

Ante esa casi docena de dirigentes de la cúpula de la alianza de gobierno, según pudo reconstruir este medio, la líder de la Coalición Cívica tuvo algunos cruces antes de retirarse. “Fue áspera”, resaltaron, lacónicos, participantes del encuentro. Volvió a tensionar su vínculo con el ministro del Interior, a quien acusa desde hace tiempo de trabajar para el PJ, una acusación que descartan de cuajo desde el riñón del funcionario. Y habría tenido algunas consideraciones fuertes con la conducción presidencial. Los trascendidos varían según las fuentes.

Unos minutos después, se fotografió con el jefe de Estado y su hijo Ignacio, que la acompañaba. Y se despidió con besos, mientras promediaba la reunión. Por la mañana, el mandatario había recibido a Alberto Fernández en su despacho, en el puntapié inicial de la transición, tras la derrota del Gobierno.

Ante los medios, agregó al rato que les comunicará la decisión esta misma noche a sus principales colaboradores, en un encuentro pautado con la conducción de la CC en su nueva casa del distrito bonaerense de Exaltación de la Cruz. Hasta allí llegarán por la noche, para cenar, la mesa nacional del partido y los legisladores nacionales.

En ese encuentro, la Coalición Cívica, uno de los tres partidos de la coalición de gobierno, empezará a definir la posición que adoptará a partir de diciembre, cuando el oficialismo pase a ser oposición. Hablan de una “construcción colectiva”, después de que Macri ratificara este mediodía ante su gabinete su decisión de ser líder opositor. “Carrió está convencida de que el partido está muy fuerte, y que hay contrapesos en el Parlamento a partir de fin de año”, explicaron desde su entorno más próximo.

Mauricio Macri junto a su equipo en el búnker luego de conocerse los resultados (prensa Juntos por el Cambio)
Mauricio Macri junto a su equipo en el búnker luego de conocerse los resultados (prensa Juntos por el Cambio)

—¿Apoyaría a Macri si decide ser el líder de la oposición?

—Lo tienen que consultar con mi partido. Yo a partir de ahora no decido nada, quiero ser libre.

—¿Eso está decidido? ¿Es una decisión tomada?

—Sí, me retiro de la política activa. Esto no significa que si hay una crisis yo no esté presente. Pero como ciudadana común. La banca mejor que la ocupen los más jóvenes. Yo ya no tengo nada que hacer en el parlamento. Mi agenda se agotó. Es preferible sostener desde afuera, hay que saber retirarse. Yo soy una persona que quiero vivir. Yo casi no viví para mí en 25 años.

Elisa Carrió en su último acto de la campaña porteña, junto a Horacio Rodríguez Larreta (Prensa CC)
Elisa Carrió en su último acto de la campaña porteña, junto a Horacio Rodríguez Larreta (Prensa CC)

“Estoy tan feliz que es indescriptible. Ha terminado mi misión política que es que haya una república, entonces ahora estamos bajo el imperio de esta Constitución la cual nadie la puede modificar porque no hay dos tercios, las fuerzas están equilibradas en el Parlamento, y los jueces tienen a diez millones de personas que quieren justicia que se van a movilizar si pactan impunidad”, resaltó Carrió. “Esta es la oportunidad de que el peronismo muestre que también es republicano y que todos podemos vivir unidos en la Nación. Yo llamo a la unidad, a la paz y a una transición democrática y republicana, que era mi sueño”, agregó.

No es la primera vez que la líder de la CC anuncia su retiro de la política. Pichetto y algunos de los dirigentes de la UCR que salieron más tarde de la reunión con Macri incluso relativizaron el anuncio. Y volvieron a ratificar el “liderazgo” del mandatario, en medio de los reacomodamientos internos.

Maximiliano Ferraro, diputados nacional de la Coalición Cívica que responde a Elisa Carrió (Maximiliano Luna)
Maximiliano Ferraro, diputados nacional de la Coalición Cívica que responde a Elisa Carrió (Maximiliano Luna)

Según allegados a Carrió, esta vez, sin embargo, iría en serio. De hecho, ya le ordenó a Fernanda Reyes que apure los papeles de la jubilación para formalizar la renuncia a su banca a partir de enero. Ayer por la noche, faltó al búnker de Costa Salguero. Y en la semana había suspendido sus últimos actos de campaña por fatiga. “Está cansada”, la habían excusado sus colaboradores.

Fuentes oficiales abundaron, en tanto, que hay cierta preocupación por la investigación judicial que intenta esclarecer un presunto espionaje a dirigentes políticos que podría complicar a funcionarios de la AFIP de trato habitual con la diputada. La causa es tramitada por Rodolfo Canicoba Corral, que fue criticado en duros términos por la legisladora este domingo, tras su votación.

“Mi misión política se acabó”, tiró la legisladora. “Seguramente renunciaré a la banca para acogerme a los beneficios de la jubilación de forma inmediata. Yo ya estoy jubilada hace tres años, pero bueno, voy a garantizar la transición, pero también, después de 25 años de ser un alma secuestrada y de entregar todo, prefiero estar en mi casa o en Ezeiza, pero ya no en el parlamento nacional”, abundó. “No voy a ocupar ningún lugar, ya soy presidenta emérita, ya fundé el partido, ya fijamos la agenda. El pueblo ganó la batalla por la república y yo fui parte de esa batalla. Ya no me cuenten más en la política, en consecuencia no entro en disputa de liderazgos. Pero apoyé al Presidente hasta el último momento y remonté la elección, siempre estuve al lado”, amplió.

—¿Se despidió del Presidente?

—Sí, me acabo de despedir.

—¿Qué le dijo?

—Muy bien, estaban todos muy bien. Todos los chicos radicales que estaban fueron ex alumnos míos.

—¿Cómo queda, por ejemplo, la relación con Rogelio Frigerio, al que usted criticó?

—Eso es algo que vamos a hacer después de diciembre. Yo respeto las decisiones del Presidente.

—¿Quedan reproches con algunos actores de Cambiemos?

—Eso lo va a decidir el partido.

—¿Sabía el Presidente?

—Hace años que quiero esto. Ese es mi sueño. Primero que sea Marcelo T. de Alvear y lo fue. Ahora mi causa es el humanismo global. Yo quiero pelear por la humanidad. Llamo a la unidad de todos los argentinos.

(@elisacarrio)
(@elisacarrio)

—¿Qué espera para Cambiemos?

—Una maravilla. Pero depende de los nuevos actores. Yo ya no soy una actora (sic) principal. Fui una actora (sic) principal 25 años, desde la redacción de la Constitución. Fue un deber. Creo que lo hice bastante bien.

—¿Quiénes son ahora los actores principales de Cambiemos?

—Eso va a decantar con el tiempo. A mí siempre me dieron por muerta y siempre resucité.

—¿Le sorprendió el resultado de ayer?

—Yo sabía. Yo creía que ganábamos. Con una semana más ganábamos la elección. (Roberto) Lavagna siempre fue el socio del PJ, para que yo no llegara a la Presidencia en 2007 y ahora para que no ganáramos nosotros.

—¿De qué hablaron en la reunión?

—Estuve, saludé a todos, me besé. Están todos muy contentos. Al Presidente se lo ve muy bien, satisfecho.

—¿Lo vio aliviado?

—Lo vi feliz. Yo estoy muy feliz. Yo tengo una paz. Los procesos históricos son paradojales. Ahora les queda la prueba de ser republicanos. El día que todos podamos ser republicanos todos juntos podremos vivir sin violencia bajo el mismo techo.

—En la Coalición Cívica iban a tener una reunión esta semana...

—Esta noche.

—¿Se va a avalar esta decisión suya?

—Eso ya lo saben. Las decisiones mías son mías.

—¿Van a formalizar la renuncia a la banca?

—Yo di 25 años de mi vida. Son muchos. No quiero tener fueros. Si algún juez me quiere meter presa, yo voy presa, es una experiencia que no tuve.

—¿Se imagina persecución judicial?

—No me preocupa. Yo vivo en Dios y para Dios. Y tengo el goce del espíritu santo.

—¿Cómo se siente?

—Feliz. Misión cumplida. Un nuevo Marcelo T. de Alvear.

Seguí leyendo:

Mauricio Macri ratificó ante su gabinete que ejercerá un liderazgo opositor y pidió cooperación en la transición


MAS NOTICIAS