El G20 de 2019 ha comenzado oficialmente y, como es costumbre, los líderes mundiales presentes retrataron el inicio del encuentro multilateral con la llamada "foto de familia". En ella, el presidente Mauricio Macri se ubicó a la izquierda de Shinzo Abe, el mandatario anfitrión.

Su lugar no responde al azar. Como jefe de Estado del país que albergó el G20 del 2018, a Macri le corresponde uno de los tres lugares de la llamada "troika" de la cumbre, compuesta por los líderes de la última edición del encuentro, la actual y la próxima. A la derecha de Abe se encuentra el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed Bin Salman, teniendo en cuenta que el país fue elegido para organizar la próxima cumbre.

La apertura tiene lugar en el Centro Internacional de Convenciones de Osaka. Allí el gobierno japonés dispuso de unos 25.000 efectivos policiales para resguardar a los 20 jefes de Estado más los presidentes invitados y delegaciones de organismos multilaterales.

Previo al comienzo del encuentro, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, publicó una foto en la que se la ve conversando junto a Macri, el presidente de Estados Unidos Donald Trump y la primera ministro saliente del Reino Unido, Theresa May. "Agradecí la oportunidad de reunirme con líderes mundiales en el G20 y discutir cómo podemos trabajar juntos para generar más trabajo y crecimiento inclusivo para la economía global", indicó Lagarde en su tuit.

Ya dentro del recinto, Macri también ocupó su lugar a la izquierda de Abe. Del otro lado se sentó Donald Trump, con quien compartió un diálogo informal previo al comienzo del encuentro. Ambos siempre han destacado su buena relación, que precede largamente el tiempo de ambos como jefes de Estado.

Una vez terminada la reunión del viernes, Macri tiene previsto mantener reuniones con sus pares de China, de Estados Unidos, Francia, Holanda, Canadá, España y Alemania. Con todos ellos abordará las relaciones bilaterales y apuntará a profundizar los nexos comerciales y económicos de la Argentina.

Entre ellas se destaca el encuentro con el premier francés Emmanuel Macron, en la que el principal objetivo será destrabar definitivamente el tratado entre la Unión Europea y el Mercosur que se está negociando en Bruselas.

Previo al inicio de las actividades oficiales, el mandatario se reunió además con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

La reunión se extendió por cuarenta minutos y sirvió para ratificar el apoyo de ese organismo multilateral a la política económica que aplica la administración de Cambiemos.

"Tuve una conversación muy productiva con el presidente Mauricio Macri hoy en Osaka. Reiteré el apoyo del FMI al programa económico de Argentina, que está comenzando a dar resultados y debería sentar las bases para un crecimiento sostenible", sostuvo Lagarde a través de un comunicado oficial que se dio a conocer al término de su encuentro con Macri.

En ese comunicado del Fondo Monetario, Lagarde aseguró que "fue un placer reunirme hoy con el presidente Mauricio Macri en Osaka. Tuvimos una conversación muy productiva, intercambiamos puntos de vista sobre la perspectiva económica mundial y sobre los acontecimientos recientes en Argentina".

Seguí leyendo: