Juan Carlos Gemignani (NA)
Juan Carlos Gemignani (NA)

El máximo tribunal en temas penales de la Nación, la Cámara Federal de Casación Penal, está en estado de ebullición interna. ¿El motivo? La situación del actual presidente de este cuerpo, Juan Carlos Gemignani. Este camarista fue citado a declarar mañana miércoles ante la Comisión de Acusación y Disciplina del Consejo de la Magistratura, equivalente a una declaración indagatoria ante la Justicia, por haber ordenado detener e incomunicar a una prosecretaria letrada de la Sala I en la feria de invierno de 2016.

Mientras en el subsuelo de Comodoro Py el inicio del primer juicio oral a Cristina Kirchner concitaba toda la atención, en el ceremonioso primer piso del edificio del edificio hubo una reunión de superintendencia de la Cámara de Casación. Participaron los presidentes de la cuatro Salas de Casación Penal –Diego Barroetaveña, Liliana Catucci, Gustavo Hornos y Guillermo Jacobucci-, junto a Carlos Mahiques, vicepresidente del cuerpo. 

Fue convocada ayer por Mahiques a partir de recibir una carta de la Mesa de Mujeres de la Unión de Empleados de Justicia de la Nación (UEJN), en la que pidieron la separación de Gemignani como presidente de Casación. "La convocatoria a brindar explicaciones respecto de los actos denunciados por nuestra organización merece, como mínimo, por parte de la Cámara Federal de Casación Penal, un análisis sobre la idoneidad del magistrado para encontrarse al frente de ese colegiado", sostuvieron las mujeres de la Comisión Directiva del gremio.

Gemignani fue citado hace diez días, a casi tres años de la denuncia de la UEJN en el Consejo, cuando el expediente ya estaba por vencer en agosto próximo. En el dictamen elaborado por la senadora radical y consejera Inés Brizuela y Doria, se lo acusa de "faltas disciplinarias" en su desempeño como magistrado. En el texto se incorporó una mención explícita a la "violencia de género" porque "la medida (la orden de detener a María Amelia Expucci, entonces prosecretaria de la Sala I de Casación) se efectivizó contra una mujer en el marco de una relación de poder desigual en el ámbito público, que afectó su libertad, dignidad e integridad psicológica".

Según le adelantó hoy el magistrado a Infobae, no concurrirá, y optará por presentar un escrito, una alternativa contemplada en el Reglamento. El magistrado siempre defendió su actuación respecto de su orden de "aprehensión" de la prosecretaria letrada "para ponerla a disposición de un juez", y dijo que "actuó conforme a derecho" porque consideró que "se estaba encubriendo un delito".

Posiciones divididas

En una votación dividida, en la reunión de superintendecia de este mediodía, Mahiques, Barroetaveña y Catucci consideraron que la citación del Consejo a Gemignani por el artículo 20 – en la que se basaba el pedido del gremio- no se refería "propiamente a un hecho nuevo", sino que era producto de una situación que estaba en tratamiento, sobre la que el plenario de Casación ya se había expedido y se había notificado al Consejo.

El juez Carlos Mahiques, vicepresidente de Casación.
El juez Carlos Mahiques, vicepresidente de Casación.

Según el borrador de la mayoría al que accedió Infobae y que sería firmado mañana por los camaristas, "las conductadas atribuidas a Geminani ya fueron consideradas al momento de la decisión adoptada por el pleno de esta Cámara de fecha 15 de abril de 2019, por lo que habrá de estarse a lo allí dispuesto hasta tanto el Consejo de la Magistratura se expida en el ámbito de su incumbencia funcional". Traducido: la decisión sería esperar a ver si el Consejo resuelva una medida disciplinaria o no, antes de volver a discutir su remoción de la presidencia.

Mahiques, Barroetaveña y Catucci se referían a la resolución del 15 de abril pasado, dictada luego de un nuevo episodio polémico protagonizado por Gemignani. Esta vez fue contra su colega Catucci, a quien echó "indebidamente" -y a los gritos- de la reunión de acuerdo del 26 y el 28 de marzo, situación que luego Gemignani negó que hubiera ocurrido de esa manera.

En esa resolución, seis de los integrantes de la Cámara de Casación propusieron remover a Gemignani de la presidencia de este Tribunal por considerar que "no reúne las condiciones para representar a ese cuerpo y ejercer adecuadamente el gobierno de la jurisdicción". La otra mitad votó por un apercibimiento al juez y el pedido de evitar comportamientos como el que tuvo con Catucci, al tiempo que proponían comunicar la decisión al Consejo de la Magistratura, tal como lo dispone el artículo 3º del Reglamento de la Comisión de Acusación. Con el doble voto de Mahiques como vicepresidente, ya que para ese momento Gemignani se había retirado de la reunión, prevaleció esta última opción.

Lo curioso es que la propia Catucci buscó ese momento bajarle el tono a "las actitudes inadecuadas" de Gemignani, al no sumarse a la posición de los seis integrantes que propusieron separarlo del cargo. En el entorno de esta camarista, incluso negaron que el episodio hubiera tenido "una connotación de violencia de género" y sostuvieron que la magistrada "aceptó las disculpas de Gemignani".

La camarista Catucci con Gemignani, cuando el juez juró en Casación.
La camarista Catucci con Gemignani, cuando el juez juró en Casación.

En disidencia con la posición mayoritaria en la reunión de hoy, los camaristas Hornos y Jacobucci propusieron tratar el tema en el plenario de Casación. Según esta posición, la citación por el artículo 20 del reglamento a un magistrado "amerita que el tema sea discutido entre todos los integrantes" del cuerpo. "Si no merece tratamiento, para qué se hizo la convocatoria de hoy", deslizó uno de los magistrados presentes.

Lo cierto es que si el tema fuera tratado esta semana por el pleno del cuerpo, no se repetiría el empate del 15 de abril, ya que hay dos camaristas de licencia, Eduardo Riggi y Daniel Petrone. Ambos habían votado contra la remoción de Gemignani de la presidencia, junto a Mahiques, Catucci, Barroetaveña y Javier Carbajo.

Pedido para convocar al plenario

De hecho, Infobae pudo saber que "es muy probable" que algunos de los camaristas que ya se manifestaron en contra de la permanencia de Gemignani al frente de Casación, le pidan mañana miércoles por oficio al vicepresidente Mahiques que convoque a una reunión del pleno del Tribunal.

En el análisis de un magistrado, "la tradición indica que si hay un pedido de esta naturaleza, debería ser aceptado más allá de que haya o no mayoría de firmas, porque se trata de un tema que incumbe a todo el cuerpo".

Otro integrante fue más allá y aventuró -sin dar nombres- que "a los seis votos que firmaron en abril la remoción de Gemignnai (además de Yacobucci y Hornos, Mariano Borinsky, Ana María Figuera, Angela Ledesma, y Alejandro Slokar), se podría sumar un séptimo".

Según pudo recoger este medio, más de uno de los camaristas que votaron a Gemignani como presidente de la Cámara de Casación para este año, lo está lamentando. "Quien nos representa como cuerpo, y ejerce la superintendencia de todos los tribunales orales del país no puede seguir en esa función si es citado por el Consejo de la Magistratura", sostuvo uno de ellos. "Tenemos que hacer una autocrítica. No hay precedentes de un presidente de Casación que tenga estos antecedentes", admitió otro.

Varios de los integrantes del cuerpo consultados por Infobae, mencionaron que el episodio con la secretaria de la Sala de Casación -que finalmente se tuvo que ir de Comodoro Py y pasó a trabajar en los Tribunales de Lomas de Zamora-, y el de Catucci, no fueron los únicos. "Tuvo actitudes inadecuadas con las camaristas Figueroa y Ledesma; antes con Lucía Gallagher, prosecretaria de Cámara; y también con la fiscal federal Paloma Ochoa".

Quienes sostienen que no se trata de "una cuestión solo hacia las mujeres", recuerdan que no fueron las únicas víctimas de su carácter intempestivo. También lo habían sido anteriormente los ex camaristas Pedro David y Luis Cabral.

Razones de su permanencia

Cuando este medio indagó sobre los motivos para avalar su permanencia, en un contexto de cuestionamientos generales a la Justicia, una de las  respuestas fue: "Nadie lo quiere en su Sala por su carácter temperamental e impredecible. Todas tienen su integración completa. Si fuera separado de la presidencia debería ir a la Sala III, en reemplazo de Mahiques, que es el actual vicepresidente".

Otro magistrado con despacho en el primer piso de Comodoro Py, lo atribuye a motivos políticos."Sus posiciones están en sintonía con la UCR y el PRO. Por eso hasta ahora en el Consejo lo protegieron". En este sentido, recordó que la denuncia en el Consejo había quedado en manos del senador radical Angel Rozas. La actual consejera que lo reemplazó esta año, Briuzela y Doria, también es radical, sin embargo, decidió impulsar su citación. "Tiene un mayor compromiso con los derechos de las mujeres", deslizó el mismo magistrado.

Nuevo expediente en el Consejo

La remisión de estas actuaciones al Consejo por el episodio con Catucci derivó en la apertura de un nuevo expediente – por separado del que generó la citación a Gemignani para mañana- que fue sorteado y asignado al consejero juez Alberto Lugones.

La UEJN amplió a su vez su denuncia contra Gemignani por ese nuevo hecho, al considerar que fue "una manifestación más de desprecio y violencia hacia las mujeres" por parte del juez.

Seguí leyendo