En medio de las definiciones políticas del peronismo de cara a las elecciones presidenciales, Cristina Kirchner y Felipe Solá mantuvieron un encuentro con el objetivo de dar una fuerte señal de unidad. Si bien ninguno de los dos aún anunció si serán candidatos, la foto es todo un símbolo que permite especular con que tendrán un rol protagónico en octubre.

El dato saliente es que ambos dirigentes no se mostraban juntos desde hace 12 años: la última vez fue en 2007 cuando Solá era gobernador de la provincia de Buenos Aires y Cristina Kirchner candidata a presidente.

La reunión fue el lunes en el departamento de la Recoleta de la senadora nacional y conversaron sobre al estrategia electoral que deberá encarar el peronismo para vencer al Gobierno.

"Le pedí a Cristina una reunión porque es la dirigente de la oposición con mayor peso político electoral y necesitamos decirle a la sociedad cuál es la agenda de la unidad", manifestó Solá.

Y agregó: "Le manifesté la obligación de ser amplios en la convocatoria y extender los márgenes. Hay que priorizar los desafíos del futuro y no las diferencias del pasado".

"Enfrentamos a un gobierno que abusa del marketing y de las noticias falsas para intentar mantenerse en el poder. Para que en octubre vuelvan a ganar el pueblo, los trabajadores y la clase media no hay lugar para egos ni mezquidades personales", concluyó el diputado nacional.