Gustavo Sylvestre es periodista, analista político, locutor y profesor de historia (Christian Heit)
Gustavo Sylvestre es periodista, analista político, locutor y profesor de historia (Christian Heit)

Gustavo Sylvestre encabezó el sábado en el Aula Magna de la Universidad  Nacional de Mar del Plata (UNMdP), la presentación de sus dos últimos libros: Intrigas, alianzas y traiciones, de 2016, y Macrismo explícito, de 2017.

Tras el encuentro, el conductor del ciclo periodístico más visto de la televisión por cable de 2018, "Minuto Uno" por C5N, recibió a Infobae en el Gran Hotel Provincial  para un mano a mano que giró en torno a un año marcado por las elecciones.

Opinó sobre el rol del periodismo, reveló cuál considera que fue el peor error del gobierno de Mauricio Macri desde el inicio de su gestión y analizó qué  papel juegan figuras como Cristina Kirchner en el armado de un frente político, ante las dificultades de la oposición para lograr la unidad.

Gustavo Sylvestre en uno de los salones del Hotel Provincial donde recibió a Infobae (Christian Heit)
Gustavo Sylvestre en uno de los salones del Hotel Provincial donde recibió a Infobae (Christian Heit)

—En "Intrigas, alianzas y traiciones" contás, a partir de la cercanía que te dio el periodismo, los entretelones de la política desde 1983 en adelante. ¿Cuál es el rol del periodismo hoy?

—Yo voté por primera vez el 30 de octubre del 83 y con esa misma elección, con 16 años, empecé a trabajar en Buenos Aires. He vivido todas las etapas del periodismo desde ese momento a la fecha. Yo creo que hay un quiebre en el periodismo con la Ley 125, donde un sector muy importante comenzó a ejercer o a practicar lo que después ellos mismos denominaron el "periodismo de guerra". Hace muy poco me pareció una muy buena iniciativa de Fontevecchia de reunir a todos en el Cabildo, donde él mismo dice: "Basta de periodismo de guerra, hay que empezar a recuperar la objetividad y la función real del periodismo".

—¿Esta tendencia creés va en contra de los propios medios?

—Totalmente. La dinámica argentina hace muchas veces eso de etiquetar, yo lo que trato es de saltar esa famosa grieta. No hago periodismo de periodistas, no me interesa criticar, que cada cual cumpla su rol y después en todo caso es la gente la que determina a quién elige. Me parece que el periodismo en la Argentina tiene que hacer eso, pasar a una etapa ya superior, saltar la grieta. Lamentablemente no creo que eso ocurra, vemos todos los días cómo hay casos de mentiras que desde los medios siguen existiendo y eso es malo para la sociedad y malo para el periodismo.

—¿Te definirías como un periodista opositor?

—La sociedad te determina roles, pero la función básica del periodista es estar marcando la realidad del país, no se puede esconder eso. Yo veo que hoy se esconde mucho y que determinados medios muestran una agenda que es muy cercana a la del gobierno o a los temas que el gobierno va implementando. A mí lo que me interesa marcar es la agenda de la realidad, de hoy, de que hay muchos sectores que la están pasando mal, sobre todo en materia económica, es un momento preocupante y grave de la Argentina.

—¿Cuál fue el peor error del gobierno de Mauricio Macri en estos cuatro años?

—Creo que fueron las promesas. Hace poco la gente de Chequeado hizo un trabajo sobre el gran porcentaje de promesas incumplidas. Creo que ellos mismos pusieron la vara muy alta, no pudieron cumplir. Hubo una estafa electoral de parte del macrismo a la sociedad  y por eso este año, teniendo en cuenta las promesas incumplidas, les va a ser muy difícil ofrecer una alternativa.

Fijate que es un gobierno que no debate la economía. El 2018 fue año récord en los últimos 27 años de inflación en la Argentina, para "el mejor equipo de los últimos 50 años" debió ser una vergüenza eso y nadie salió a hablar de ese tema. Es un gobierno que a lo que no puede responder lo esconde o lo trata de naturalizar.

Ya no puede encontrar responsables del pasado, el propio Macri en la campaña decía que lo más fácil del mundo era la inflación y no la pudieron controlar. Siendo gobierno dijo "si no puedo dominar la inflación va a ser culpa mía", él mismo ha determinado de quién es la culpa. Cómo crear expectativa si en tres años todos los índices de la actualidad son peores que cuando asumieron.

Gustavo Sylvestre: “La oposición ha perdido mucho tiempo” (Christian Heit)
Gustavo Sylvestre: “La oposición ha perdido mucho tiempo” (Christian Heit)

—¿Rescatás a alguien del gobierno?

—No doy nombres, lo que ha conformado Cambiemos es justamente una cantera de dirigentes que pueden tener expectativas de crecimiento o de alternativas, que es lo que le está costando a la oposición encontrar, figuras que puedan encabezar proyectos hoy. Me parece que en ese aspecto Cambiemos tiene figuras que pueden ser cambios para distintos momentos.

—La oposición en cambio pareciera que todavía no define a sus referentes…

—Coincido. La oposición se ha dormido. Recién ahora empiezan a haber algunos signos de búsqueda de unidad en el peronismo, creo que lo peor que puede hacer la oposición es subestimar al gobierno porque no es un gobierno débil como muchos sostienen.

Hay una gran paradoja que se da en este momento en la Argentina. Económicamente al gobierno le ha ido pésimo, no tiene ningún signo positivo para mostrar, la mayoría de los sectores protestan diariamente y elevan sus críticas a la política económica. Es decir, no tiene hoy el mejor de los escenarios para presentarse a una elección, y sin embargo teniendo en cuenta eso, no es un gobierno débil.

Tiene problemas internos, la coalición de gobierno en algunos aspectos se ha resquebrajado, recibe críticas de Carrió, los radicales que no están conformes ahí adentro, pero pese a eso, la oposición realmente subestimaría el poder de fuego y de acción política que el gobierno tiene si lo pensara como un gobierno débil. Es un gobierno que está en capacidad política de dar batalla y la va a dar, porque además han demostrado que lo que mejor saben hacer es campañas políticas.

—¿Y en qué lugar ves a la oposición?

—Y la oposición yo creo que no ha reaccionado en estos últimos dos años. Recién sobre finales del 2018 vemos cómo el sindicalismo ha buscado la unidad y la ha logrado en algún gran aspecto. Ahora la gran deuda pendiente es la de la oposición, sobre todo del peronismo, de dar respuestas con proyectos alternativos a un sector muy grande de la sociedad, que está pidiendo justamente tener enfrente una esperanza de cara al futuro. Por el momento, si bien hay muchos proyectos, no se ve que haya unidad, todavía hay muchos enconos personales, antagonismos, cuentas no saldadas y si bien hay como una idea en todos de que divididos el gobierno tiene la posibilidad de ganar nuevamente, no queda muy explicitado el esquema de unidad. Han perdido mucho tiempo.

—En medio de esta dificultad, ¿la figura de Cristina Kirchner suma o resta?

—Siempre la característica de la política argentina ha sido del 83 a la fecha, y aún antes, que le cuesta a los partidos y a las agrupaciones políticas cuando hay líderes fuertes encontrar reemplazos. El radicalismo mismo, muerto Raúl Alfonsín, hasta el día de hoy no ha encontrado una figura. Es un partido de gobierno que hoy está acompañando a un proyecto que nunca en su vida se hubieran imaginado acompañar, menos el alfonsinismo, pero no han encontrado una figura de recambio, no han encontrado liderazgo. A veces son figuras tan fuertes que taponan la aparición. Sin embargo ahora los ensayos que están haciendo aparecen con más decisión, figuras como Felipe Solá, Agustín Rossi, el mismo Axel Kicillof, van surgiendo con fuerza y me parece van a tener su lugar.

—¿Del otro lado, María Eugenia Vidal es la figura más fuerte que tiene Cambiemos?

—María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires y Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad son las dos cartas fuertes que tiene el gobierno para mostrar.

—El sábado acá mismo en Mar del Plata, en una charla pública Axel Kicillof dijo que Vidal es Macri pese a que "ella juega a despegarse". ¿Lo ves así?

—Son el mismo proyecto, esa no es ninguna novedad. Yo creo que la gobernadora lo que ha hecho en la medida en la que su pertenencia al proyecto se lo permite es tratado de tener gestos, de mostrarse diferente en algunas ocasiones. Fijate que en la provincia de Buenos Aires dio bonos a los estatales y a los jubilados, cosa que a nivel nacional no ocurrió. Pero me parece que muchas veces queda encerrada en el esquema de funcionamiento del gobierno a través de las directivas que bajan de la Casa Rosada.

Gustavo Sylvestre: “Los famosos trolls se han convertido en un grave problema para la institucionalidad y para el periodismo” (Christian Heit)
Gustavo Sylvestre: “Los famosos trolls se han convertido en un grave problema para la institucionalidad y para el periodismo” (Christian Heit)

—En 2015 se habló mucho de que uno de los factores claves de la victoria de Cambiemos habían sido las redes sociales. A cuatro años, ¿la oposición se preparó para pelear de igual a igual también en ese terreno?

—Si bien han entendido también desde otros sectores de la oposición que tienen que trabajar mucho el tema de las redes sociales y todo lo que pasa por ahí, me parece que el gobierno sigue llevando la delantera porque lo manejan muy bien, son grandes expertos en eso.

Igualmente me parece que es un año en el que sobre todo nosotros, como comunicadores, como periodistas, tenemos que tratar de clarificar en base a las redes sociales. Las fake news me parece que se van a tratar de utilizar mucho, lamentablemente, se hace mucha campaña sucia, nosotros mismos los periodistas somos eje de búsqueda de gente que uno dice "no hay que entrar en debates", porque muchas veces no tienen identidad o son los famosos trolls que se han convertido en un grave problema, no solo para la institucionalidad, sino también para el periodismo.

—¿Hoy estás cómodo haciendo periodismo?

—Sí, estoy muy contento porque "Minuto uno" en C5N durante todo el 2018 estuvo primero desde que arrancó el año hasta diciembre, todos los meses fuimos líderes en audiencia en canales de cable. Logramos en algunos momentos picos de 6 o 7 puntos de rating, por arriba de los canales de aire, ha sido un fenómeno impresionante y un año buenísimo. Y en Radio 10 también, este año "Mañana Sylvestre" cumple 10 años, estamos segundos a nivel de audiencia, así que la verdad muy contento y muy cómodo.

—Enero ya arrancó, se muestran las primeras intenciones de campaña, ¿cómo ves las opciones?

—Hasta ahora es muy pobre la campaña. Es lo que se hace siempre, las recorridas, me parece que tendrían que tener mayor volumen. Me parece que es una obligación de la oposición presentar proyectos alternativos ya, esto es lo que le hace bien a la democracia, tendrían que estar todos los candidatos en la cancha, mostrando otro proyecto de país porque muchos lo reclaman.

Fotos: Christian Heit

SEGUÍ LEYENDO