En la puerta de El Torreón del Monje, símbolo de Mar del Plata como los lobos marinos o el Gran Hotel Provincial, está estacionada la Toyota amarilla de Alfredo Olmedo. La camioneta tiene ploteada la cara del diputado nacional por Salta a ambos lados junto a la inscripción "Olmedo presidente". Dos  propuestas "servicio militar obligatorio" y "castración a violadores". Y una sugerencia: "probemos trabajando".

Olmedo decidió comenzar este fin de semana en Mar del Plata una gira de campaña que según le contó a Infobae continuará por otros puntos de la Costa Atlántica y luego por el resto del país. No viaja solo. Lo acompañan Fernando Amaro y Cristian Achaval, sus secretarios, Eduardo Virgili, encargado de la parte audiovisual de la gira y Víctor Albarracín, su pastor evangélico.

Equipo de campaña: Eduardo Virgili, Fernando Amaro, Alfredo Olmedo, Víctor Albarraciín y Cristian Achaval
Equipo de campaña: Eduardo Virgili, Fernando Amaro, Alfredo Olmedo, Víctor Albarraciín y Cristian Achaval

Olmedo está sentado en una de las mesas de madera de la clásica confitería marplatense de cara al mar y con un pocillo de café enfrente que terminó hace rato. Hace calor pero no se saca su campera amarilla, esa con la que todos esperan verlo. Él les da el gusto.

No hace mucho contó que la lleva porque durante sus días como corredor de autos, motos de agua, moto cross y lanchas, siempre usó ese color. Su carrera política no fue la excepción. Sabe que sus palabras atraen titulares y  en eso también está dispuesto a dar el gusto. Apenas se enciende el grabador de Infobae, remarca: "Preguntá lo que quieras".

—¿Por qué empezar esta gira presidencial en Mar del Plata?

—Mar del Plata es un punto donde tenés dos públicos, el marplatense con sus problemas, muchas veces no resueltos, sobre todo enfocado en la crisis económica que hay, con el tema de la pesca y la industria textil. Y también por qué no decir lo del turismo, porque se tenía una expectativa que no se está cumpliendo. Por el otro lado viene gente de todo el país, sobre todo del interior, a la que yo escucho con mucha atención porque me transmiten la problemática de cada lado. Yo logré transmitirle confianza a la gente. Tengo el apoyo de un gran sector y quizás de otro no porque tenemos diferencias claras y contundentes en mis pensamientos y mi forma de ser.

—Dice que quiere ser presidente, en un escenario que todos los analistas ven polarizado entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri, con Sergio Massa en un tercer lugar y a cierta distancia. ¿Por qué piensa que puede tener chances?

—Yo particularmente tengo otra información. El escenario va a ser el siguiente, usted va a tener una opción de quienes están a favor de la ideología de género, a favor del aborto, a favor de este modelo de país en el que Macri es 'Continuemos', es lo mismo que Cristina, ahí no hay grieta, la arman para dividir los votos. En la política se divide para reinar y se une para robar.

—¿Y usted qué es?

—Yo pienso todo lo contrario. Ellos piensan igual, están de un solo lado, aborto, ideología de género, fomento de la vagancia, el desorden. Hoy en día para el niño por nacer el lugar más inseguro es el vientre de la madre, no sabe cuándo lo van a matar. Por otro lado el tema de la ideología de género, y esto conversado con el presidente Jair Bolsonaro, él fue muy claro conmigo y yo fui muy claro con él. Yo fui el único político de la Argentina que votó en contra de la ideología de género. Yo insisto en que Dios creó al hombre y a la mujer. Curiosamente los creó para que estén juntos y todos estos movimientos es como que quieren separarlos. Pero independientemente de eso usted nació varón o mujer, si usted se siente otra cosa es una decisión privada de una persona, pero no puede ser política de Estado. Y si siente que nació en cuerpo equivocado será un problema psicológico, pero no un problema del Estado. En mi presidencia la respuesta es no a la ideología de género.

—¿Cuáles serían las tres primeras propuestas de su presidencia?

—La vuelta del servicio militar para los que no estudian ni trabajan. El quitar el protocolo del aborto porque hoy día el aborto está legalizado en Argentina de cierta forma, porque una mujer con solo ir a decir que la violaron y no presentar ningún tipo de prueba directamente pasa al aborto. En el tema económico pienso que hay que ajustar por la política y no por la gente. Tanto diputados nacionales como senadores nacionales tenemos que trabajar ad-honorem. Tiene que ser un honor servir al pueblo, no servirse del pueblo.

—¿Y de qué vivirían?

—Si toda su vida vinieron trabajando de algo y llegaron a la cámara, que sigan trabajando de lo que estaban trabajando y una semana honren al pueblo.

—¿Y alcanza con una semana para legislar el país?

—Quedó demostrado este año que solo nos reunimos una vez por mes. Digamos las cosas como son, el ajuste tiene que venir por la política. Hay que bajar también la cantidad de ministerios, bajar el costo político.

—¿Qué ministerios sacaría?

—Yo dejaría cuatro ministerios que sean cabeza: Educación, Salud, Economía y Seguridad. De ahí que dependa todo pero no se puede armar ministerio, de ministerio, de ministerio, secretaría de secretaría, porque al final resuelve los problemas de los políticos y no los problemas de la gente.

—Ahora que menciona al ministerio de Seguridad, ¿qué opinión tiene de la gestión de Patricia Bullrich?

—Me está copiando todo lo que yo planteo, pero como no lo siente lo copia mal. Yo dije que hay que abatir al delincuente y ella salió a decir otra cosa, salió a decir que hay que armar al pueblo. Al pueblo no hay que armarlo, hay que darle valores y respeto, hay que darle límites. Abatir no significa matar al delincuente, significa reducirlo.

—Se habla de una "bolsonarización" de la política. ¿Se siente el representante de esta tendencia en el país?

—Me siento el representante porque yo lo planteé ocho años antes, no cuando apareció Bolsonaro. Yo pedí el servicio militar, la castración física a los violadores, hay 24 proyectos de ley presentados por mi persona contra los violadores y los abusadores. Curiosamente se hizo una sesión especial y fue un solo diputado a trabajar junto conmigo, solamente dos, los otros 255 no fueron. Entonces todas las marchas esas, de 'Ni Una Menos' y demás, no les interesó en absoluto la situación de los violadores. El violador tiene que estar en la cárcel de por vida, tiene que trabajar de por vida, hay que quitarle todos los bienes a favor de la víctima y hay que castrarlo.

—¿Qué opina del colectivo de mujeres que en los últimos años se ha vuelto tan fuerte, tan presente?

—Creo que la están discriminando a la mujer. Dios ha creado al hombre y a la mujer para que estén juntos y el colectivo es como que la quieren separar. Dios creó a la familia perfecta y el hombre no es más que la mujer, ni la mujer más que el hombre, pero cada uno fue creado para cosas en común y para cosas distintas. El hombre no puede ser madre y la mujer no puede ser padre. Las cosas que puede hacer el hombre no las puede hacer la mujer y viceversa. Es un complemento perfecto, no una separación.

—Usted tiene ideas muy propias acerca de esta cuestión, sin embargo en los últimos años se ha avanzado en un montón de leyes que siguen otra línea…

—Se ha retrocedido.

—¿Y piensa hacer algo si llegara a ser presidente?

—Suspender el matrimonio igualitario como matrimonio. Permitiría la unión civil, no hay que quitarles derechos, pero derogaría la ley.

—El de la violencia de género es un tema que está atravesando notoriamente a la sociedad, ¿dónde se para en relación con la gran cantidad de casos que se dan a conocer, por ejemplo el que involucró al colectivo de actrices tras la denuncia de Thelma Fardin contra Juan Darthés?

—En el tema de la violencia de género la violencia existe de los dos lados, del varón hacia la mujer y de la mujer hacia el varón. En todos los casos yo estoy totalmente en contra. Pero el 50% de las denuncias son falsas. Yo respeto a las personas que declaran qué les pasó, lo que me parece extraño es que lo declaren años después. Lo que llama la atención es que este grupo de mujeres, con todo respeto lo digo, todas promueven el aborto. Entonces cómo el abuso que yo lo castigo con la mayor pena es lo correcto, pero matar a un chico es un derecho.

—Pero los números del Observatorio de Mujeres hablan por ejemplo de un 90% de denuncias reales…

—No. Cuando exista el verdadero abuso yo soy el que pide las leyes más claras y contundentes hasta la castración. Cuando la denuncia es falsa, que vaya preso o presa la denunciante, porque generó todo un movimiento falso en la Justicia, más todo un movimiento de gasto del Estado y consecuencias muy negativas para la persona denunciada. Eso no se lo repara nadie nunca a la persona denunciada, ni al Estado. Entonces se tendrá que hacer cargo de los gastos que le produjo al estado y pagar con cárcel si la denuncia fue falsa.

—¿De dónde sale este costado tan religioso, diputado, cómo fue su educación en Salta?

—Estuve en el liceo militar. Me siento honrado de ser militar. Voy a dignificar a las Fuerzas Armadas, no solo con el presupuesto sino también con la  dignificación a ellos, van a volver a tener la autoridad que corresponde porque hicieron libre a la Argentina. Cuando nos independizamos fue gracias a los militares.

—¿Y la dictadura?

—No estoy de acuerdo con la dictadura pero hay que contar la historia como tal. Lamentablemente eso fue una guerra en la cual hubo de los dos lados abusos. Fueron juzgados solamente los militares pero no los montoneros o el ERP. Curiosamente hablan de 30.000 desaparecidos y la lista oficial dice que son 6.800. No tendría que ser ni uno pero no son 30.000. Lo que no voy a permitir es que se siga haciendo negocio con los derechos humanos.

—¿Qué opinión le merece la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, que casualmente se muestra también en Mar del Plata?

—Yo la respeto a la gobernadora, pero yo tengo una gran diferencia con los que plantean el tema del aborto y del quiebre de la familia…

—Pero ella se manifiesta en contra del aborto…

—Por ahí de pronto lo dice con la palabra pero viene e inaugura toda una playa llena de verde que tiene toda una simbología. El presidente dice estar en contra del aborto y fomenta que toda su gente y sus colaboradores trabajen a favor del aborto. La gente se cansó de las mentiras de los políticos.

María Eugenia Vidal durante la inauguración de las playas públicas este verano en Mar del Plata (NA)
María Eugenia Vidal durante la inauguración de las playas públicas este verano en Mar del Plata (NA)

—¿Entonces la playa de Vidal es un símbolo abortista?

—Lógico.

—¿Y el amarillo que lleva usted?

—Porque es el brillo de la luz, no es el amarillo del PRO que es la emergencia, la precaución.

—¿De qué político se siente más cerca?

—Mi líder es Dios, el pueblo es el soberano.

Olmedo es un político atípico, al igual que todo lo que lo rodea. En la hora que duró la entrevista con Infobae unas 10 personas se acercaron a pedirle una foto, a saludarlo, a felicitarlo, a pedirle que siga. Antes de terminar dijo que quería regalarle algo a Infobae. Llamó a uno de sus secretarios, Fernando, que entonó en plena confitería del Torreón del Monje, "Aurora". La interpretación fue impecable y desde otras mesas llegaron los aplausos.  A la salida otros tantos llegaron a esperar con los celulares en la mano su turno para posar junto a la campera amarilla.

Fotos: Eduardo Aguada

SEGUÍ LEYENDO