Una arquitecta italiana despedida, una ex pareja que habló de más y ahora está muerto y la sospecha de haberse quedado con 50 millones de dólares que pertenecieron al ex presidente Néstor Kirchner. Todos estos ingredientes son los que apuntan sobre Juan Manuel Campillo, el ex secretario de Hacienda de Santa Cruz, que fue clave en el entorno del ex presidente y ahora quedó preso en la causa de los cuadernos de la corrupción.

Incluso, se cree que Campillo no tendría nada a su nombre, que un testaferro, amigo del colegio, lo habría estafado quedándose con todo y que el ex funcionario habría buscado un "mafioso" para recuperar el dinero. Es más: lo habría logrado y ahora es un nuevo prestanombres de la zona de Rosario el que aparece con sus propiedades a su nombre.

Así surge de una declaración a la que accedió Infobae que prestó una arquitecta italiana que fue apoderada de Campillo y su pareja, el fallecido diseñador Carlos Di Domenico. La mujer atestiguó hace cinco meses en Comodoro Py en otra investigación por lavado de dinero e incluso aportó documentación concreta sobre gastos, claves de seguridad y empresas, pero sus dichos ahora recobran una importancia crucial en el marco de la causa de los cuadernos.

Es que la martillera Elizabeth Ortiz Municoy, una de las "arrepentidas" del entorno de Daniel Muñoz, el ex secretario privado de Néstor Kirchner, ubicó a Campillo en una reunión clave que encabezó Carolina Pochetti -la viuda de Muñoz-, para gestar un operativo sobre lavar dinero en Estados Unidos después de haber sido detectados a raíz de los Panamá Papers.

Muñoz, ya fallecido, quedó señalado como el valiljero de los Kirchner. Los cuadernos de Oscar Centeno lo sindican como la persona que recibía el dinero en el departamento de los Kirchner y participaba de su traslado al sur. Sin embargo, uno de los arrepentidos, el financista Ernesto Clarens, también dijo que el ex funcionario se habría quedado con parte del dinero usando valijas más pequeñas que las habituales y apropiándose de la diferencia. Ahora las miradas apuntan también a Campillo, quien quedó acusado como miembro de la asociación ilícita que funcionó detrás de los negocios del Ministerio de Planificación para recaudar dinero ilegal a través de las coimas y que fue relatado por el chofer Oscar Centeno.

Campillo se transformó en el hombre de confianza de Néstor Kirchner cuando el ex presidente gobernaba su provincia en los años 90 y el contador se desempeñó en la estratégica área de Vialidad de Santa Cruz. Hoy está imputado en la segunda parte de la causa Vialidad, por la que la ex presidenta Cristina Kirchner enfrentará en febrero próximo su primer juicio oral a raíz de las obras entregadas a Lázaro Báez en esa provincia del sur. Fue denunciado como sospechoso de la muerte de su pareja, el modisto Carlos Di Domenico, quien padecía leucemia. Y también se lo investiga por lavado de dinero.

(OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz)
(OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz)

Fue en esa causa, delegada por el juez Julián Ercolini al fiscal Jorge Di Lello, donde declaró el 22 de junio pasado la testigo Anna Putrino. Ella es una arquitecta italiana que fue empleada de Di Domenico y Campillo en Uruguay, Argentina e Italia y que había sido despedida en el año 2016.

Su declaración se había conocido en aquel momento, pero la vinculación de Campillo con el caso de los cuadernos volvió a poner en un lugar de relieve sus dichos: y sobre todo la versión de que el ex funcionario santacruceño haya sido un valijero del dinero que tenía Néstor Kirchner.

"Di Doménico empieza a revelar detalles de las actividades de Campillo, diciendo que éste era un 'valijero', es decir que se ocupaba de sacar plata con destino a Panamá, y a las islas Vírgenes, que esa plata era de los Kirchner, de la cual se quedó Campillo luego de morir Néstor Kirchner. La suma que manifestó Di Doménico que sabía era de unos 50 millones o más", reveló la arquitecta italiana al fiscal Di Lello.

Pero además, Putrino aseguró que "cuando viajaban Di Doménico y Campillo solían llevar un papel donde volcaban datos de las cuentas que tenían en el exterior, y las claves para acceder a las mismas como recordatorios". Entregó una copia de esos papeles a la fiscalía.

Qué dijo la arquitecta italiana

Carlo Di Domenico junto a Susana Giménez
Carlo Di Domenico junto a Susana Giménez

La historia entre la mujer, Campillo y Di Domenico comenzó en Milán hace algunos años.  Di Domenico y Campillo viajaban por Milán, Dubai, India para comprar telas y vestidos de calidad para el negocio de Carlos Di Doménico, en la avenida Cerrito al 1500, de la Capital Federal. La mujer comenzó a trabajar con ellos en septiembre de 2013, luego de un desfile del modisto en la embajada argentina en París, para la temporada de Punta del Este.

"Di Doménico compraba mercadería en Italia y en otros países de Europa, porque él tenía bloqueada la importación de mercaderías desde la Argentina. Entonces, cuando llegaba al país con más de quince valijas que cargaban mercadería costosa", el modisto "traspasaba los controles de aduana en el aeropuerto de Ezeiza, previo pago a una persona de la suma de 250 dólares", aseguró Prutino. Ella misma, dijo, presenció ese pago en una oportunidad y hasta aportó un correo electrónico y las facturas para que quedara claro lo costoso de las mercaderías que traía.

Entre 2013 y 2014 abrieron un local en Punta del Este, donde "exhibieron vestidos de alta moda italiana muy costosos". Luego, Di Doménico viajó a Italia para buscar fábricas en ese país para elaborar prendas allá. Matías Sassone, un italiano amigo de la arquitecta, decidió al poco tiempo venir a vivir a la Argentina a trabajar con Carlos Di Doménico.

Cómo funcionaba el mecanismo

Según explicó Putrino, "el mecanismo era el siguiente: ellos compraban mercadería –por ejemplo un vestido- a 10 euros por ejemplo y lo vendían a cinco veces su valor. La plata para comprar ese vestido no salía del país, sino que salía de la cuenta de Lugano o bien de una cuenta que Di Doménico abrió a las apuradas en Andorra". La arquitecta italiana era la apoderada de esa cuenta. "En determinado momento hicieron movimientos bancarios de bajos montos en euros, puesto que esa entidad bancaria había tenido problemas con organismos internacionales de contralor", señaló.

De acuerdo con su testimonio, "la salida del dinero que los denunciados depositaron en la cuenta en Suiza y en Andorra no habría salido por los canales normales desde el país". Sin embargo, no supo decir de dónde provenía ese dinero. También detalló que tanto en Punta del Este y como en Buenos Aires, era Campillo "quien se encargaba de pagar a los empleados de los locales y el alquiler".

Pero Putrino también dio algunos detalles más: que "Campillo no posee nada a su nombre, según le contó Di Doménico", que "todo estaba a nombre de un compañero de la escuela que se llama 'DINO'" y que justo en 2015 "había pasado que este 'Dino' se atribuyó ese dinero como propio y que en virtud de ello, Campillo estaba buscando 'mafiosos' para recuperar su dinero".

Carlo Di Doménico
Carlo Di Doménico

Entre marzo o abril del 2014, Campillo y Di Doménico llegaron a Milán y le pidieron que los acompañara a abrir una cuente en Suiza en la ciudad de Lugano. Concurrieron al Banco PKB y la cuenta la abrieron a nombre de Carlos Di Doménico, "debido a que las autoridades del banco no permitieron hacerlo a nombre de Campillo, dado que este figuraba como una persona políticamente expuesta y no podía abrirla a su nombre", dijo la arquitecta.

"La cuenta fue abierta en euros y en dólares". Al abrirla, le entregaron un poder para poder usar la cuenta  El proceder era el siguiente: ella debía mandar un correo electrónico "a Juan Manuel Campillo, y a Vanessa Stefani  para que estos la autorizaran a efectuar los pagos de las mercaderías", se señaló.

Según la italiana, el ex funcionario también "le hacía hacer factura por montos de dinero muy superiores a los de la verdadera venta o en ocasiones por ventas inexistentes; al contrario de la voluntad de Di Doménico que quizás quería no llevar a cabo facturas, actitud que chocaba contra los deseos de Campillo que sí quería porque lo necesitaba para blanquear". Como al pasar, añadió el testimonio,  Campillo se dedicaba a "asesorar" a reconocidos futbolistas y gente de seguro, en orden a como blanquear dinero negro".

Amor, negocios y ruptura

Claudio Bonadio (Maximiliano Luna)
Claudio Bonadio (Maximiliano Luna)

La mujer declaró que no sabía "el origen de los fondos de esa cuenta, pero sí conoce que éstos –Campillo y Di Doménico- hacían uso de dicho dinero adquiriendo bienes en Europa, como ser regalos, cosas de uso personal, viajes en primera clase, y mercaderías de alto costo". Se casaron en junio o julio del 2015, y viajaron a Ibiza, España. Pero a los seis meses "Carlos conoce a un chico de nombre Agustín, de unos 27 años, argentino, y es en ese momento en que él -Di Doménico- pierde la cabeza". El modisto echó al contador de su casa y comienza "a hablar de él y de sus actividades", diciendo que era un valijero de Kirchner y que se había quedado con 50 millones de dólares del ex presidente. En ese interín, hubo denuncias de violencia de Campillo contra Di Doménico.

Otro departamento en el tercer piso de la calle Alsina 1867 "estaba a nombre de un testaferro -tal vez Dino- y figuraba que Di Doménico y Campillo le alquilaban a éste". En este departamento, Campillo tenía el domicilio de la consultora. "Allí recibía gente, siendo que en un mueble de esa oficina guardaba mucho dinero, y en una maleta tenía fichas de casino de alto valor, así como también lingotes de oro que guardaba en una caja fuerte en la habitación principal de ellos en este lugar. En Punta del Este también, donde había un departamento que se hallaba a nombre de la sociedad ASAD AKRAM, ubicado en Punta Ballena, edificio denominado Ventisquero".

La mujer reveló que en ese departamento había una caja fuerte y "durante el verano del año 2017 –en diciembre-cuando ya había perdido el departamento producto de malos negocios con Gustavo Arce, propietario de la marca 'Agustino', Campillo ingresó violando la propiedad con un supuesto abogado de nombre Francisco Jiménez, y vació la caja fuerte que había allí". Hubo una denuncia penal por este episodio.