Quieren creer. El Presidente da un discurso largo, pausado, argumentado y les vuelve la confianza. No llegan a fin de mes, a duras penas pagan el aumento de las tarifas en cuotas, se vuelven cada día más gasoleros, recortan aquí y allá para no cambiar a los chicos de escuela. Resignados, recibieron ayer a funcionarios y legisladores del Gobierno. Ya no tienen fuerzas ni para el enojo.

El electorado de Cambiemos no entiende qué pasa. Les hablan de algo que pasó en Turquía y en Brasil, de errores propios. Nada les cierra. Están decepcionados. Creían que el cambio era posible. Ven en el barrio obras de infraestructura y avances en materia de seguridad y lucha contra los narcos, pero no toleran vivir en la incertidumbre de la inflación que los carcome un poco más cada día.

Así podría resumirse el timbreo de Cambiemos que ayer encabezaron Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, según el sondeo que realizó Infobae entre varios de los intendentes y funcionarios de distinto rango del Gobierno nacional y el bonaerense. "Fue el peor que a mí me tocó", dijo un secretario. "Valoran que demos la cara, aunque no podemos evitar que nos digan que no van a volver a votarnos", contó un intendente. Pocos se obligan a un forzado optimismo. "Ya no da", explican funcionarios que sufrieron en sus propias áreas recortes de presupuesto y personal o -simplemente- la persistente negativa de parte de las altas esferas a escuchar las críticas.

Dos de los más altos dirigentes estuvieron ausentes. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, porque tuvo un compromiso familiar. Y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, de viaje por Estados Unidos con empresarios porteños del sector tecnológico.

Sin embargo, desde el canciller Jorge Faurie, hasta el recientemente designado vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, pasando por el senador Federico Pinedo y los secretarios de gobierno Pablo Avelluto, Luis Etchevehere y Adolfo Rubinstein, casi no hubo deserciones en el equipo presidencial.

Lo más notable es que ninguno se anima a arriesgar que "lo peor ya pasó". En rigor, no lo saben. Todos los pronósticos que aventuraron este año fallaron y no pueden estar seguros de que haber tocado el piso ni, mucho menos, de que no continúe la huida generalizada del peso esta semana próxima, cuando habrá una nueva renovación de Lebacs.

Por qué el Gobierno le corre de atrás a la crisis y se muestra incapaz de anticiparse a las réplicas de un terremoto que contribuyó a generar es una de las preguntas que circulan, con insistencia, en el mundo económico y financiero.

En El Ojo de Halcón, el informe mensual que realizan para sus clientes el ex secretario de Finanzas, Lisandro Barry, y socio Carlos Quaglio, aseguran que "el programa original (con el FMI) no valoró adecuadamente la dimensión e implicancias complejas que una crisis cambiaria tiene en la Argentina… No tomó en cuenta que la Argentina es un país "sin moneda", "propensión estructural a la inflación" y un vasto historial de alteración de reglas de juego, que llevó a que en los últimos 88 años sufrió siete rupturas del orden constitucional y seis veces entró en cesación de pagos".

El peso de la historia o, mejor, el desprecio de la historia que impulsó Cambiemos pareciera estar en la raíz de la imprevisión. O la ilusión de que el proceso iniciado el 10 de diciembre de 2015 era a-histórico, puro presente y futuro, carente de determinaciones en última instancia.

Macri de timbreo ayer, en San Miguel.
Macri de timbreo ayer, en San Miguel.

Quizás sea éste el golpe más fuerte que tuvieron los factótums del relato M. De tan únicos, nada de lo histórico podría afectarlos. De tan nuevos, lo que pasó no impondría sus leyes implacables. Tomar en cuenta esos determinantes solo provocaría pérdida de tiempo y frustración. Cualquier funcionario que llevara la carga histórica en su ADN no era más que otro de los palos en la rueda de los que no comprenden los desafíos de los nuevos tiempos.

Lo interesante es que, en el fondo, en el mundo Macri siguen creyendo lo mismo. No están convencidos de que hayan cometido ningún error realmente serio, aunque la realidad no se comporte como esperaban. Más bien, se trata de escollos que vienen del pasado, sí, resistencias al cambio. Ni se les ocurre pensar que sus diagnósticos estaban errados o que confiaron en las personas equivocadas para llevar adelante políticas que no eran sostenibles.

Y si se tira un poco de la piola se podrá comprobar que todavía están firmemente convencidos de que el sistema de gestión con dos vicejefes de Gabinete que funcionaban de tapón frente al Presidente, para sacarle trabajo a él y -sobre todo- para que los ministros no pudieran hacer lo que quisieran, era un gran invento. Muchos que valieran poco, para evitar "egos", o sea, para evitar figuras más fuertes que la de Macri.

Barry y Quaglio dicen en su informe que "entre la salida del cepo en diciembre del 2015 y fines de agosto el tipo de cambio aumentó un 188%, la tasa de interés capitalizada lo hizo en un 122% y los precios al consumidor se incrementaron en un 113%". O sea, quien en diciembre de 2015 tenía $100 y hubiera comprado dólares, "a fines de agosto disponía de $288, si los hubiera colocado en Lebac, a fines de agosto tendría $222, y si hubiera comprado un activo ajustable con índice de precios al consumidor tendría $213". Es decir, aún la inflación tiene para crecer. 

Pero más inquietante es, todavía, la evolución del tipo de cambio real. "Todavía está un 69% por debajo del pico de 2002", por lo que "en las condiciones actuales de la economía argentina resulta muy difícil, sino imposible, asegurar que el valor alcanzado corresponda al de su nivel de equilibrio", aseguran. Qué miedo.

Según Barry y Quaglio, el programa acordado con el FMI fracasó a poco de andar porque "casi desde el inicio se demostró la inconsistencia del plan de desarme de las Lebac, que tuvo que ser drásticamente reformado". "Por ingenuidad o sobresimplificación, se supuso que el mero anuncio del acuerdo y, especialmente, la magnitud del mismo (66% más amplia que los mejores pronósticos) iniciaría un círculo virtuoso de cambio de expectativas".

Pero ese shock de confianza todavía no llegó o, por lo menos, no de la manera esperada. ¿Por qué? "Es muy difícil de contestar", le dijo Barry a Infobae. "Solo cabe suponer que son factores no económicos los que están jugando", agregó.

Es lo mismo que supone el Gobierno. Por eso el Presidente busca acercarse a Ernesto Sanz, sacarse una foto con Alfonso Prat Gay, sumarlo a Carlos Melconian, traerlo de nuevo al ruedo a Martín Lousteau., mostrarlo más seguido a Rogelio Frigerio. ¿Cambió el sistema de decisión? No. ¿Va a cambiar? Nada lo hace presumir.

¿Entonces? Solo resta esperar a que la realidad se acomode a la convicción oficial de que "somos el bien, no nos puede pasar nada malo". Cambiar a Cambiemos se está haciendo más difícil de lo que nadie hubiera creído.