Foto de Familia de los ministros de Empleo del G20
Foto de Familia de los ministros de Empleo del G20

La Reunión ministerial de Empleo del G20 finalizó esta tarde en Mendoza con una declaración consensuada que propone "un futuro del trabajo inclusivo, equitativo y sostenible". El documento presenta recomendaciones para abordar la brecha de género, las barreras que sufren las personas con discapacidad y la situación laboral de los jóvenes, entre otros temas.  

Sobre el final de una semana dedicada al futuro del trabajo, una de las prioridades del G20 2018, los ministros insistieron en la formación de habilidades y en establecer "nuevos marcos institucionales innovadores".

A su vez, reconocieron los "cambios significativos" en el ámbito laboral, como la automatización y las transiciones demográficas. "Los desafíos de la actualidad nos exigen la elaboración de respuestas multidimensionales y posicionar a las personas, el trabajo y el sustento de vida en el centro de nuestras estrategias", destaca el documento, que celebra además la "fructífera cooperación" con los ministros de Educación del G20.

En ese sentido, el texto vuelve sobre las habilidades, un punto presente también en las declaraciones de la Reunión ministerial de Educación y la Reunión conjunta de ministros de Educación y Empleo. En concreto, habla de "liberar el potencial de las personas a través de una política para el desarrollo de habilidades innovadoras y coordinadas".

Los ministros de Trabajo del G20 se reunieron en Mendoza
Los ministros de Trabajo del G20 se reunieron en Mendoza

La declaración explica, en esta dirección es necesario "un enfoque de aprendizaje permanente e inclusivo" y destaca la necesidad de mejorar la situación laboral de los jóvenes. Además, se refiere a la participación de las mujeres en el ámbito laboral, un objetivo que incluye una meta concreta para el G20: reducir la brecha de género a un 25% para 2025.

"Reconocemos que los países han avanzado mucho", señala, poniendo énfasis en lograr "una distribución más equitativa de las responsabilidades de cuidado de niños" y en impedir que se creen nuevas brechas en el futuro. Para ello propone "aumentar la participación de las mujeres en la capacitación de habilidades con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas".

Otro de los puntos destacados de la declaración alude a la promoción de la participación de las personas con discapacidad en el mercado laboral. Al respecto, el futuro del trabajo ofrece una oportunidad a partir de la tecnología, un aspecto abordado en concreto en un anexo específico respaldado por los ministros.

La declaración destaca, asimismo, el consenso alrededor de la formalización laboral, la protección social integral y la erradicación del trabajo infantil y la trata de personas. Los ministros también piden analizar los sistemas de protección social. "En el marco del futuro del trabajo, los sistemas de protección social enfrentan desafíos relacionados con la sostenibilidad, la universalidad de la cobertura de acuerdo con los parámetros nacionales y la suficiencia de los beneficios", explican.

La declaración completa, en inglés:

Seguí leyendo: