Hilda Horovitz, la ex mujer del chofer Oscar Centeno, dio la primera pista sobre la casa de Roberto Baratta en el country Mapuche, que hasta ese momento estaba fuera del radar de la Justicia. Y habló de "una construcción subterránea". Pero no se animó a más. O no tenía más datos. Los planos de la propiedad, a los que accedió Infobae, confirman que el "valijero" construyó un enorme sótano de más de 60 metros debajo de la propiedad. ¿Con qué objetivo? "Lo usan como un playroom", dicen cerca del ex funcionario. Pero los vecinos agitan otras teorías.

"Nosotros vimos construir el sótano de hormigón cuando empezó la obra, lo hicieron con una excavadora. Había varias bóvedas de 1,5 por 1,5 aproximadamente", afirma uno de los vecinos que pide mantener su anonimato.

Durante la construcción, Baratta se encargó de colocar una media sobra más alta de lo normal. Fue la primera señal que llamó la atención de sus vecinos. Luego resguardó su casa con cámaras, reflectores y un enorme portón automático, aunque vive en un barrio cerrado con seguridad privada.

Los planos demuestran que la declaración de Horovitz era cierta. Baratta construyó un enorme sótano de más de 11 metros de largo por 5,34 (incluyendo los muros) al que se llega por una escalera de 1,20 de ancho. Son más de 60 m2, con paredes de hormigón. En un rincón ubicó una sala de máquinas y el resto habría sido utilizado como "playroom", según la versión de su entorno.

El plano de la casa de Baratta muestra las dimensiones del subsuelo.
El plano de la casa de Baratta muestra las dimensiones del subsuelo.

Horovitz estuvo varias veces en la casa de Mapuche para participar de los cumpleaños de los hijos de Baratta. Aunque no sabía los detalles de los bolsos con dinero, dijo ante la Justicia que Centeno y su jefe visitaban "cuevas" financieras.

¿El dinero de las coimas que se quedaba Baratta lo guardaba en su departamento de Belgrano, como dicen los cuadernos, o terminaba en la casa de Mapuche?

Para el abogado de Baratta, Juan Pablo Alonso, la teoría de las bóvedas es un mito. "Yo estuve en el sótano, no tiene nada de raro", le dijo ayer a Infobae. La casa fue allanada dos veces y no se encontraron rastros de dinero, aunque los procedimientos fueron después de la primera detención del ex funcionario. "Picaron los techos, los pisos, las paredes, arrancaron los bajo mesadas y las alacenas", se quejó el abogado.

Esa clase de sótano se suele utilizar en otros barrios de mayor categoría para guardar vinos u objetos en desuso, pero no hay antecedentes de una construcción similar en Mapuche.

Según el contenido de los cuadernos, Baratta alquiló distintas propiedades en el barrio Mapuche hasta que construyó su propia casa. Para ocultarla, la puso a nombre de su madre, Marta Rosa Girola, de 69 años. Documentos oficiales a los que tuvo acceso Infobae revelan que la propiedad tiene 297 m2 cubiertos y una pileta de 48 m2. Ahora los planos demuestran que 61 m2 estaban en el sótano.

Ayer este medio reveló que en el mismo barrio privado también se construyó una casa Juan Marcelo Vargas, ex funcionario y amigo íntimo de Baratta, a quien eligió como padrino de uno de sus hijos. La propiedad tiene casi 500 m2 cubiertos y un lote de más de 1200 m2.

Imágenes del drone de Infobae.
Imágenes del drone de Infobae.

Vargas era el "enlace" entre el Ministerio de Planificación y Yacimiento Carbonífero de Río Turbio (YCRT), donde trabajó durante todo el kirchnerismo. Su patrimonio no se resume a esa propiedad, donde vive con su actual mujer, y se extendería por varias provincias.

Tampoco es el único integrante de la "banda de Baratta".