Mariano Caucino, embajador argentino en Israel, participó de un acto en homenaje a las víctimas del atentado a la AMIA, ocurrido el 18 de julio de 1994.

En su discurso, el funcionario condenó el terrorismo y sostuvo que lo ocurrido en la mutual judía y en la embajada de Israel en 1992 fueron "salvajes actos contra la humanidad, contra la Argentina y contra la colectividad judía".

"Nunca lo olvidaremos", sentenció Caucino. Y añadió: "Como embajador me parece que es interesante valorar cómo este país tiene presente en todo momento las dos cosas de las que estamos hablando. Por un lado la maravilla de la vida, lo que se ha logrado en siete décadas, uno de los países más desarrollados del mundo, pero también es la historia del pueblo judío, uno de los que más han sufrido en la historia de la humanidad".

El acto comenzó a las 9:53, horario en que ocurrió la explosión, y se realizó en el hotel Ruth Daniel. Participaron cientos de jóvenes argentinos que llegaron por el programa Taglit Birthrigt.

En la Argentina también se realizó una conmemoración. Si bien no estuvo Mauricio Macri, que ayer recibió a las autoridades de la AMIA en la Casa Rosada y se comprometió a acompañar el reclamo de justicia a nivel internacional, sí asistieron el jefe de Gabinete, Marcos Peña, la vicepresidente, Gabriela Michetti y los ministros Pablo Avelluto (Cultura), Carolina Stanley (Desarrollo Social), Sergio Bergman (Medio Ambiente) y Patricia Bullrich (Seguridad).

También el vicecanciller Daniel Raimondi y el secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj. Del cuerpo diplomático, estuvieron presentes los embajadores de Israel, Ilan Sztulman, y de los Estados Unidos, Edward Prado, entre otros.

En este acto, el presidente de la AMIA, Agustín Zbar, expresó: "Es fundamental trabajar más es el campo internacional para hacer efectivo el reclamo de justicia contra los responsables iraníes".