La vicepresidenta de la Nación y presidenta del Senado Gabriela Michetti volvió a pronunciarse contra el aborto, incluso en los casos de violación (Foto: Nicolás Stulberg)
La vicepresidenta de la Nación y presidenta del Senado Gabriela Michetti volvió a pronunciarse contra el aborto, incluso en los casos de violación (Foto: Nicolás Stulberg)

Es conocida la postura de la vicepresidente de la Nación Gabriela Michetti en contra del proyecto que busca despenalizar el aborto en todos los casos hasta la semana 14. Sin embargo, este domingo la titular del Senado sorprendió -y despertó una oleada de críticas- al pronunciarse, en una entrevista con un matutino porteño, en contra del aborto también en los casos de violación, algo que ya en la actualidad está permitido por el Código Penal.

En la edición dominical del periódico La Nación, Michetti -quien deberá conducir el debate sobre el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en el Senado el próximo 8 de agosto- sostiene que ella "no hubiese permitido" el aborto en casos de violación y sugirió opciones para quien debe enfrentar un embarazo no deseado en esas condiciones: "Lo podés dar en adopción, ver qué te pasa en el embarazo, trabajar con psicólogo, no sé". Ante esa respuesta, el periodista Gabriel Sued repreguntó:

-¿Y si la mujer no quiere seguir adelante con el embarazo?

-Entiendo el drama que significa, pero hay tantos dramas en la vida que uno no puede solucionar que no me parece que porque exista ese drama, digamos que a uno se le terminó la vida. O sea, podés dar en adopción el bebé y no te pasa nada.

Las polémicas declaraciones de Michetti desataron todo tipo de reacciones en las redes sociales, desde el repudio liso y llano hasta las burlas y parodias: dentro de este último grupo se destacó el video que la prestigiosa actriz Verónica Llinás publicó en sus redes sociales. En él, la humorista -ex integrante del mítico grupo teatral Gambas al Ajillo- simula un desopilante diálogo con la vicepresidenta en tono de reclamo:

-¿Hola Gabriela? Acabo de leer The Nation… ¡y estoy espeluznada! Pero me has jugado una muy mala pasada, querida, eh. ¿Vos sabés los años que hace que yo estoy practicando, que estoy perfeccionando, este personaje hueco, reaccionario, oscurantista, falto de toda sensibilidad social, para que vos vengas de la noche a la mañana de un plumazo y vos me corras de la silla? ¡Qué falta de sororidad, eh! Porque te informo que yo vivo de esto, yo no tengo un sueldo del Estado, eh. Yo tengo que ganarme el pan como cualquier hijo de oligarca venido a menos. Y tampoco sé trabajar. Yo reconozco que no se me hubiera ocurrido nunca una frase como la tuya: decirle a una niña violada y embarazada que bueno, que hay cosas peores y que se la tiene que bancar, y qué sé yo que no sé qué. Pero también reconocé que vos tenés atrás al mejor equipo de comunicación de los últimos 50 años. Y bueno, ¡no es moco de pavo! De vez en cuándo tirame un centro, ¿no?

La de Llinás no fue la única reacción. Entre los numerosos reproches a la vicepresidenta también hubo otras famosas, como Griselda Scisiliani, quien le reprochó que "deje de hacer papelones", hasta menos conocidos pero igualmente ingeniosos: