El debate por la despenalización del aborto venía tranquilo hasta que el diputado Nicolás Massot, jefe de la bancada del PRO, lanzó los primeros dardos con nombre y apellido: mencionó a sus colegas kirchneristas Horacio Pietragalla, Mayra Mendoza y Juan Cabandié.

El discurso de Massot giraba en esos momentos en torno a un concepto: que el hecho de que haya abortos no basta para impulsar su despenalización. Entonces llegó la primera chicana del día. "Puede que haya juventudes unidas en torno a esta iniciativa, pero yo también hablo de la juventud, eso es objetivo, hablo desde la juventud que cree en la política para cambiar la realidad, Pietragalla, no para que las leyes y la política meramente reflejen lo que ya ocurre porque es un fracaso de la política", indicó.

Aunque hubo algunos rumores y se alzaron algunas voces, Pietragalla lo miró en silencio y no se inmutó, quizás sorprendido.

Aún así, Massot siguió con las chicana. "Esa es la juventud que yo quiero representar para cambiar las cosas, la que llegó al Estado no para que el Estado claudique en su deber, y como la política fracasó, entonces, eliminemos derechos. ¿Y vos dónde estás hoy, Juan?", preguntó, en alusión a Cabandié, que hizo un comentario que no se llegó oír en la transmisión oficial.

"¿Dónde estás parado hoy? Nunca en democracia nos animamos a tanto. Ni en democracia ni en otra manera. "¿Dónde estamos parados hoy? Tampoco en ese momento, Mayra, nos animamos a tanto", insistió Massot, esta vez en referencia a Mendoza.

Apenas hubo un murmullo del otro lado. No le contestaron. Ni Pietragalla ni Cabandié ni Mendoza. Fue justamente esta última la que tomó la palabra luego del discurso de Massot. "No voy a responder a los violentos que carecen de argumentos", comenzó. Y empezó a hablar de "la obligación de legislar para un Estado laico, garantizando derechos". Massot no fue parte de su discurso.

SEGUÍ LEYENDO: