Las CTA se adelantaron al resto del movimiento obrero para convocar a una huelga general. (DyN)
Las CTA se adelantaron al resto del movimiento obrero para convocar a una huelga general. (DyN)

La CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky y la CTA Autónoma de Pablo Micheli anunciaron la convocatoria a un paro nacional el viernes 8 de junio, en rechazo al veto contra la ley de tarifas y al acuerdo con el FMI, entre otros temas, mientras aguardan una definición de la CGT.

Así lo indicaron ambas centrales en un comunicado conjunto, en el que precisaron que realizarán un plenario el próximo lunes desde las 10 en la sede de la CTA de los Trabajadores de la calle Piedras al 1000, en el que votarán la moción de ir a una huelga.

A horas de sancionada la ley que pone un freno al aumento de las tarifas, el secretario de la CTA nacional y diputado nacional, Hugo Yasky, había adelantado que habría una huelga general si el presidente Mauricio Macri decidía el veto presidencial. Y así fue.

"Si hay veto, hay paro nacional", adelantó ayer el legislador de Unidad Ciudadana, minutos antes que se oficializara la decisión del jefe de Estado. "El sindicalismo está en un momento justo para responder con un paro general al veto de Macri", insistió Yasky en diálogo con el programa Crónica Anunciada, por FM La Patriada.

Yasky se posicionó en sintonía a otros agrupamientos sindicales que empujan hacia una huelga general. En este sector está la Multisectorial 21F, que reúne a la Corriente Federal del dirigente bancario Sergio Palazzo, los camioneros Hugo y Pablo Moyano, las dos CTA de Hugo Yasky y Pablo Micheli, y el "triunvirato piquetero" integrado por las organizaciones sociales Barrios de Pie, CCC y CTEP.

Durante la semana, al interior de la CGT fue creciendo la posibilidad de convocar a un paro nacional. Incluso en aquellos sectores de buen diálogo con la Casa Rosada.  Ayer, los integrantes de cúpula sindical se reunieron con el jefe de la bancada del Bloque Justicialista, Miguel Ángel Pichetto, donde recibieron el apoyo político del peronismo ante futuras protestas.

Los gremios habían recibido también el respaldo de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), que encabeza Monseñor Oscar Ojea, a la movilización opositora del 25 de mayo contra las tarifas y el FMI, y del monseñor Jorge Lugones, a cargo de la Comisión de Pastoral Social.

El Consejo Directivo de la central obrera se reunió este jueves para relevar los resultados del debate legislativo en torno al proyecto de tarifas y evitar definiciones apresuradas. Con el veto presidencial ya confirmado, se aceleraron las gestiones para profundizar las protestas.

"Ratificamos en todos su términos la ley que limita la suba de tarifas, democráticamente votada en el Congreso por ambas Cámaras, dejando en claro que acompañamos con gran convencimiento el eje central de dicha ley. Resulta imprescindible aclarar que desde esta Confederación tenemos pleno convencimiento que ningún esquema tarifario puede afectar el bolsillo de los trabajadores con asfixiantes incrementos sin que puedan ser acompañados por la progresión lógica de los aumentos salariales pautados durante el año", señaló la CGT a través de un comunicado.

Reunión de la CGT con el senador peronista Miguel Ángel Pichetto. (NA)
Reunión de la CGT con el senador peronista Miguel Ángel Pichetto. (NA)

Cambio de clima

El giro en el clima de opinión al interior de la cúpula sindical se empezó a sentir en el sector de "los Gordos", de los grandes gremios de servicios. Pero también en el titular de UPCN, Andrés Rodríguez, quien suele mantener una relación de cercanía con el Gobierno.

El representante de los trabajadores estatales declaró el miércoles pasado el "estado de alerta y movilización" y anticipó sobre posibles medidas de fuerza en el ámbito de la administración nacional, luego de que la Casa Rosada ofreciera en la paritaria un 12% de aumento anual en tres cuotas para los sueldos menores a $30.000 y una suma de $4.500 para los sueldos superiores.

Sin embargo, en Azopardo 802 se sigue esitrando la fecha para definir medida de fuerza. Uno de los cálculos es esperar al cierre del acuerdo con el FMI, que se presume para mediados de mes. Hasta tanto, la cúpula cegetista espera recibir más adhesiones de sus cuerpos orgánicos a una futura huelga, entre ellos, las distintas regionales y de los gremios con mayor cantidad de afiliados.

Una de las definiciones fundamentales será si participará el pleno de la Confederación del Transporte (CATT). De lograr su apoyo, el nucleamiento permitirá garantizar la efectividad de la huelga ya que controla el funcionamiento de los trenes, colectivos, subte, taxis, aeronáuticos, portuarios y  choferes.

"Con esta ley se le cae la careta al Gobierno que solo gobierna para los ricos", afirmó Yasky sobre la legislación vetada en la madrugada del jueves. "Demostramos que la oposición puede unirse para ayudar a la gente", añadió, y destacó "el valor testimonial de la ley" para evitar el "brutal ajuste" que quiere implementar la Casa Rosada.

Hoy será la primera prueba de fuego con la Marcha Federal que es convocada, desde distintos puntos del país, por los movimientos sociales. En esa movilización marcharán numerosos sindicatos de los gremios alineados con la conducción de la CGT, junto a organizaciones políticas y territoriales.

Seguí leyendo: