La Marcha Federal culminó hoy con un acto en la Plaza de Mayo en el que la mayoría de los oradores reclamaron la realización de un paro general. El protesta había comenzado el lunes, cuando las columnas de manifestantes iniciaron su viaje desde distintos puntos del país.

Las primeras columnas empezaron a llegar desde las primeras horas del día (Fabián Ramella)
Las primeras columnas empezaron a llegar desde las primeras horas del día (Fabián Ramella)

La masiva movilización fue encabezada por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), entre otras organizaciones sociales. Además, se sumaron gremios como gremios como ATE, La Bancaria y Camioneros, y la CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky. Desde el arco político participó el Frente de Izquierda.

Por la mañana, las columnas se concentraron en las inmediaciones de Retiro, Constitución, Puente Pueyrredón y la intersección de avenida Rivadavia y Cuzco, y se movilizaron hacia la Plaza de Mayo, donde desde las 15 horas se sucedieron en el escenario varios oradores.

El objetivo de la protesta es exigirle al Gobierno la sanción de cinco leyes: emergencia sanitaria, integración urbana, infraestructura social, adicciones y agricultura familiar. Los dirigentes también se expresaron en contra de la política económica de Cambiemos y del reciente veto de Mauricio Macri a la ley para limitar la suba de tarifas.

El primer orador fue Daniel Menéndez, coordinador nacional de Barrios de Pie, quien marcó la cancha con un llamado a una huelga. "Si es necesario, vamos a convocar a un paro activo con cortes de ruta en todo el país para defender los más humildes. Es una medida necesaria para canalizar y poner un freno a esta política económica", advirtió.

Dina Sánchez, del Frente Popular Darío Santillán, lo secundó: "Es indispensable que construyamos un paro nacional ya. La dirigencia sindical tiene que definir un paro para poder frenar las políticas de ajuste y los miles de despidos en el Estado", sostuvo. "Hay que canalizar la bronca con un paro y armar una lucha nacional. Los dirigentes se tienen que poner a la cabeza de la lucha de los pueblos y si no lo quieren hacer, que se corran a un costado, porque van a quedar como cómplices de los que hambrean al pueblo", añadió.

También coincidió con la necesidad de convocar a una huelga el representante de ATE Nacional, Hugo "Cachorro" Godoy. "Necesitamos un paro nacional con movilización en todo el país"exigió.

Sergio Palazzo, de la Asociación de Bancaria, fue otro de los que hizo hincapié en la necesidad de llamar a un paro general. "Reclamamos que la CGT acompañe la  decisión de un par nacional para reclamarle al gobierno que cambie sus política y deje de mirar sólo a los más ricos", sostuvo.

Desde el sector docente, el secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, fue más allá y pidió "poner la fecha de un paro general de actividades". Sugirió que sea "la semana que viene" y concluyó: "Necesitamos un paro donde nadie vaya a trabajar y demuestre que estamos en contra de la política de ajuste".

Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora, aseguró que el gobierno "le roba a los pobres para darle a los ricos".

Adolfo Pérez Esquivel, del Servicio Paz y Justicia, apuntó contra la militarización de la lucha contra la inseguridad. "Hay que unirse más que nunca para derrotar al neoliberalismo y al FMI. No queremos las fuerzas armadas para seguridad interior. Tienen que estar fuera de cualquier represión al pueblo. La seguridad del pueblo no pasa por ahí, sino por educación, salud, trabajo y techo", indicó.