Nicolás Dujovne y Luis Caputo
Nicolás Dujovne y Luis Caputo

Son buenas la primeras repercusiones internas sobre el flamante "súper ministro" del llamado "gabinete económico", un cargo que ostenta desde hoy Nicolás Dujovne.

Cayó entre bien y neutral la orden de Mauricio Macri en los demás ministerios "afectados", aunque hay algunos ministros a los que se los vio muy preocupados en aclarar muy rápido (siempre en off the record) que no se trata de un "superministro", un tema del que se habla mucho incluso antes de la última crisis cambiaria.

Ex integrantes del gobierno, como Carlos Melconian y Alfonso Prat Gay –y muchos desde afuera de la administración–, insisten cada vez que pueden con la necesidad de contar con un "hombre fuerte" que maneje toda la economía. Sobre todo en días de "turbulencia", un concepto que el propio Dujovne habría insistido en usar para evitar otros como "crisis" y "corrida", y al que recurrieron varios por esos días: desde Federico Sturzenegger, presidente del BCRA, hasta el propio presidente.

Sin embargo, además, de la "buena onda" y los buenos deseos para "Nico", como buena parte del Gabinete llama a Dujovne, puertas adentro hay algunas dudas sobre si es la persona indicada para ese nueva cargo de coordinación y sobre los alcances que tendrá esa función. En concreto, el poder real: si se trata sólo se alinear agendas o de dar órdenes.  

Mauricio Macri junto a Nicolás Dujovne y Luis Caputo (DyN)
Mauricio Macri junto a Nicolás Dujovne y Luis Caputo (DyN)

Muchos aseguran que vieron venir una decisión de ese tipo cuando el presidente habló de "problemas de coordinación entre el gabinete económico y el Banco Central". "Lo hizo en el contexto puntual de la crisis cambiaria, pero se refería a algo mucho más amplio", dicen en la Casa Rosada.

Así, habrá sonrisas formales y quizás alguna palmada en la espalda cuando el titular de hacienda reciba el martes en su despacho a sus colegas Rogelio Frigerio, Interior; Luis Caputo, de Finanzas; Jorge Triaca, Trabajo; Juan José Aranguren, Energía; Guillermo Dietrich,  Transporte; Luis Etchevehere, Agroindustria, Francisco Cabrera,  Producción; Andrés Ibarra, Modernización; y Gustavo Santos, Turismo.

Timón ante el FMI

¿Por qué Dujovne y no otro? Se destaca desde varias de carteras económicas que el rol que tiene el ministro de Hacienda en la negociación con el FMI, y que tendrá luego, cuando se firme un acuerdo cuyo eje será una importante reducción del déficit, lo convierte en el encargado "natural" para realizar esa tan buscada coordinación. Algo que tiene su capítulo no menor en la conformación del Presupuesto 2019, con un impacto fuerte en los presupuestos de todas las áreas del gobierno.

"Vamos a ser el 'perro malo' que va a ladrar y eso por ahí despierta resquemores", aseguran en Hacienda por estas horas. Dujovne fue elegido por Macri como sucesor de Prat Gay por ser un experto en déficit.

"¿Podrá? ¿Tiene poder, sabrá construirlo? ¿Es el indicado con poco más de un año y cuatro meses en el cargo, para alguien sin antecedentes políticos? Enfrente tiene a dos coordinadores, que ahora no se sabe cuánto peso tendrán y si seguirán coordinando o no la economía. No son mansos", define otra fuente oficial en referencia a Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, los dos vicejefes de gabinete, hombres de confianza de Marcos Peña en cuyas tarjetas oficiales se puede leer el cargo de "Secretario de Coordinación".

Dujovne, Lopetegui, Peña, Quintana, Caputo y Frigerio (Presidencia)
Dujovne, Lopetegui, Peña, Quintana, Caputo y Frigerio (Presidencia)

Por áreas temáticas similares y hasta cuestiones más institucionales, como el tratamiento de algunos aspectos del G20 que preside Argentina este año, el trato más frecuente y cotidiano hasta el momento, Dujovne lo tiene con Caputo. Además, los despachos de ambos en el edificio del viejo Ministerio de Economía están a pocos metros.

Se los pudo ver juntos varias veces en los días de la crisis cambiaria. Por ejemplo, anunciaron el "súper martes" de la semana pasada la colocación de dos bonos en pesos por más de $70.000 millones, cuando aún no se había comunicado la exitosa licitación de Lebacs. "Era un anunció que iba a dar sólo de 'Toto' [por Caputo], pero hablaron y terminó sumándose 'Nico'", dijeron en Hacienda para mostrar la "buena onda".

Cabrera, de Producción, es otro de los que lo conocen desde "siempre", desde que lo convocó a la Fundación Pensar, cuando el Pro no soñaba aún con la presidencia. Con él ya coordina todas las medidas del sector productivo que tiene impacto fiscal. "Nico es prolijo, vamos a trabajar bien", aseguran cerca de Cabrera.

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

Sin embargo, también se habla de "cierto malestar" de Cabrera y Caputo, quienes en la última semana se pusieron al hombro dos temas centrales: la negociación de los bonos en pesos, por parte del titular de Finanzas, y el apoyo empresarial que gestionó Cabrera con reuniones y declaraciones a favor del gobierno de todo el establishment: IDEA, AEA, el Foro de Convergencia Empresarial, la reunión el Olivos del viernes 11 con empresarios encumbrados y varios encuentros privados y "secretos" de Macri con los hombres de negocios más fuertes del país. Claro, Dujovne y su equipo estaban con las miras puestas en el Fondo, un tema que hoy es prioridad para Macri.

Otro con el que Dujovne no estaría pasando el mejor momento es Sturzenegger, un "ganador" luego de la crisis que por la independencia del Central no se sienta en el gabinete económico, pero con el que sin dudas tendrá que trabajar, sobre todo luego de que Macri le devolviera a la autoridad monetaria la responsabilidad de bajar la inflación.

A partir del martes, con la reunión con sus nuevos coordinados, Dujovne tendrá que comenzar a medir su verdadero poder de fuego interno y cuánta injerencia tendrá sobre el equipo.  Y ahí empezará a demostrar si es o no un superministro.

Seguí leyendo: