Santiago Cúneo dejó hoy Crónica TV. Sobre el cierre de su programa, y en una dura editorial en la que dijo que el Gobierno "está acabado y terminado", anunció que no seguiría en el canal.

Cúneo le pidió perdón a Mercado a disgusto. "No lo siento, pero en virtud del pedido de un amigo (Raúl Olmos) van esas disculpas", dijo.

También anunció que se dedicará activamente a la política y le anticipó a Macri "la peor derrota de su vida".

"Le voy a pedir toda la atención del mundo, fundamentalmente a los mamarrachos. En las últimas horas, las operaciones de un grupúsculo importante de pseudo periodistas, cachivaches, operaciones de la AFI, Clarín, todo esto que estamos acostumbrados a ver como aparato mediático del régimen, salieron tras una infamia constituida por los infames que están al frente de una organización argentina, a la cual le dediqué bonitas páginas en las últimas 48 y 72 horas, se pusieron vehementemente a ver cómo hacían, igual que hacen con Moyano, igual que hacen con Barrionuevo, con Cristina, a tratar de minar la sociedad argentina de odio, que es lo único que hacen todos los días", arrancó esta noche su editorial Cúneo.

Y siguió: "Mostrar la crisis social, transmitir a la sociedad argentina la realidad de tu heladera, de tu casa, de tu colchón, de tus hijos, de tu colegio, de tu camión. Y aparte, lo hacemos desde el más profundo amor a la patria, porque soy nacionalista hasta los huevos. Y entonces, cuando yo decido confrontar y yo elijo con quién, porque yo les cuento a ustedes, pedazos de yosapas que yo elegí confrontar con ustedes, no ustedes conmigo, fue yo el que elegí la confrontación, porque creo que es oportuno, temporal, y acertado. Y entonces denuncio que este Gobierno quiere hacer cerrar este modelo con más represión y por eso compra al Estado de Israel armas para las fuerzas de seguridad para reprimir la Marcha Federal, la huelga general, los palos de Cresta Roja".

"Han despertado el monstruo. Si creían que era peligroso acá, ni se imaginan lo que voy a hacer caminando las calles y construyendo un triunfo maravilloso que le corte la cabeza a este dragón del neoliberalismo. La lección va a ser inolvidable para ustedes", dijo Cúneo.

"Les garantizo la peor derrota de su vida. Voy a estar ahí para verlos salir por la ventana de la Casa de Gobierno. Ya que me desafiaron, ahora me van a tener que aguantar. Saldremos a recorrer cada rincón de la Argentina, a hacer peronismo, a juntarnos con las organizaciones sociales y llevarnos puesta tanta infamia y traición a la Patria", atacó.

Y le pidió "a cada argentino que se levante, que imponga su dignidad y construyamos una gigantesca mayoría popular para terminar con estas ratas miserables, este Gobierno pro americano e israelí. De aquí en adelante, vencer y volver".

"Ayer pisó este estudio la rata inmunda de Fernando Iglesias. Antes de entrar, desinfectamos, trajimos dos curas, un rabino y dos imanes musulmanes para tratar de sacar la pestilencia que atrae este personaje nefasto que trabaja para la corona británica y para la embajada de Estados Unidos", continuó.

Sobre el final agregó: "Me pidió Raúl (Olmos) una sola cosa. 'Le dijiste conchuda a Mercado. Pedile disculpas'. Y le dije la verdad que no siento las disculpas de ninguna manera, pero, nobleza obliga. Esta casa me dio todo lo que tengo para hacer lo que hago. Entonces, en virtud del pedido de un amigo, van esas disculpas, sólo en virtud de algo que no siento, pero me comprometí a hacer con mi amigo, al cual voy a ver en un rato para tomar mate otra vez. Soy productor, periodista, y político. Soy nacionalista y soy peronista. Y no conozco en el diccionario las palabras derrota ni miedo, con lo cual, nos vemos en la calle, señores del gobierno. Ustedes están de salida. Son un gobierno acabado y terminado, y sólo vamos a luchar por una transición ordenada, prolija y sin sangre, para que nuestros hijos tengan un futuro más digno que la mierda que ustedes han construido para nosotros en este presente tan triste".

Y cerró: "Mi más profundo desprecio, Mauricio Macri, para vos. y absoluto desprecio para toda la caterva de delincuentes que te rodea, incluidos los directivos de la DAIA".

En el programa del miércoles, Cúneo había dirigido duros ataques contra la comunidad judía. "Antes de arrancar, la primera pregunta es ¿qué carajo son ustedes? ¿Argentinos de religión judía o israelitas? Aclárenlo antes de arrancar. ¿Queda claro? Porque cuando hablo con un argentino de religión judía, musulmana, católico como yo, hablo con un argentino. Si hablo con un ciudadano israelita hablo de otra cosa", había dicho en su editorial.

Y había seguido: "Entonces, está bueno DAIA que cuando firmás (un comunicado) digas qué carajo sos: un argentino que profesa una religión o un ciudadano israelita que defiende otros intereses que no son los de la nación argentina".

"Acá primero hay que ser argentino y después lo que se te canten las pelotas. Amenazan con leyes argentinas. Primero demuestren la nacionalidad argentina. Defiendan la patria con corazón y alma. Dejen de jugar para intereses extranjeros", concluyó.

Después se la agarró directamente con Mercado porque la periodista había cuestionado su editorial en las redes sociales. "Voy a repudiar los dichos antisemitas, xenófobos, violentos, paranoicos e irresponsables de un señor que conduce el programa que me antecede. Lamento arrancar mi programa diverso y plural con esto, pero siento que es mi obligación ciudadana", había anticipado Mercado.

Fue allí que en un tuit, Cúneo disparó: "ESTA CONCHUDA !!! DELEGADA DE MARCOS PEÑA EN @CronicaTV QUIERE DEFENDER AL MARIDO DE ELLA EL DE LA CONCHUDA DE BULRICH Y LA LACRA Q LOS REUNE !!! APAGA @CronicaTV A LAS 21 HS HASTA Q ESTA RATA YA NO ESTE".

Más tarde, visiblemente conmovida, Mercado contó al aire que había pensado no hacer el programa. "Además ha sido ofensivo con la comunidad judía y por lo tanto ha sido ofensivo conmigo y con todos los argentinos", dijo la periodista. Y pidió que las autoridades del canal se disculparan.

A través de un comunicado, el INADI condenó el "discurso de odio" de Cúneo y consideró "penosas, alarmantes e irrespetuosas" sus opiniones.

El Centro Simon Wiesenthal, por su parte, exigió que Cúneo "sea despedido de inmediato. Cualquier empresa que conserve a este propagador de odio será percibida como asociada a su incitación y corresponsable de sus consecuencias".

Cerca de las 22, Crónica TV leyó al aire un comunicado titulado "La diferencia entre censurar y bastardear al periodismo". "Las emociones de los periodistas que están en televisión atraviesan la pantalla. Si un conductor está contento y quiere transmitir alguna información, seguramente la noticia se vestirá de tonalidades agradables, pero si está en un estado de ira permanente lo único que va a traspasar por la pantalla… ¿qué puede ser?… Sí más ira o más enojo".

Y siguió: "Los medios de comunicación nos hacemos cargo de lo que sucede mientras se prenden las cámaras o se tipean las palabras, pero el pensamiento del periodista es libre. Ante la secuencia de insultos sin necesidad del conductor Santiago Cúneo a periodistas, políticos, comunidades e instituciones, se tomó la decisión de que no esté más en la pantalla de Crónica. ¿Es censura? No. Lo que el conductor ha conseguido es distorsionar la información; bastardear al periodismo; no cuidar la fuente de trabajo y no respetar la línea editorial del medio de comunicación. La línea editorial del medio no hace referencia a si se apoya o no al Gobierno de turno, como vulgarmente intentan hacer entender quienes quieren minimizar y menospreciar la esencia de la prensa. La línea editorial es, sobre todas las cosas, la forma en que se transmiten las noticias. En la elegida por Crónica prevalece el respeto. Como medio somos diferentes a otros, nuestra manera de dar las noticias puede gustar o no, pero sin duda hemos marcado una tendencia en el mundo de las comunicaciones".

"De este episodio, también creemos que cabe destacar la entereza periodística de Silvia Mercado, que a pesar de haber sufrido un ataque misógino, prendió la cámara y, con sus emociones movilizadas, se lanzó a realizar su programa junto a su equipo de columnistas. Aunque creemos que no es necesario aclararlo, lo hacemos. Desde el Grupo Crónica rechazamos, y lamentamos, las ofensas que desde la pantalla de nuestro canal se hicieron a la comunidad judía", agregó.

Y terminó: "La intención de este texto no es tapar el sol con las manos, simplemente intentar dejar a la vista los problemas que existen en esta profesión y que nada tienen que ver con la libertad de expresión. En Crónica se dio espacio a un programa de actualidad política y su conductor se excedió en agravios. Mientras abogamos por la libertad de prensa, ratificamos nuestro compromiso por mostrar la realidad como siempre lo hemos hecho".

Seguí leyendo: