Mauricio Macri junto Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Domingo Peppo (Chaco)
Mauricio Macri junto Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Domingo Peppo (Chaco)

Una foto, un gesto y un guiño político en medio de la turbulencia que generó la tensión económica que obligó al Gobierno a solicitar una asistencia financiera al FMI. El presidente Mauricio Macri convocó a un grupo de gobernadores peronistas para analizar  la situación financiera del país.

El cordobés Juan Schiaretti, el entrerriano Gustavo Bordet, el tucumano Juan Manzur, el chaqueño Domingo Peppo y el sanjuanino Sergio Uñac se reunieron con Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. El salteño Juan Manuel Urtubey también fue invitado pero avisó que no concurrirá: está de licencia hasta el domingo por su reciente paternidad. El encuentro comenzó pasadas las 12 y finalizó cerca de las 14.

"Fue una reunión que pidió el Presidente. Vamos a tener más la semana próxima. El Presidente explicó el momento económico y político de la Argentina, y recibimos un compromiso muy firme de apoyo, y el convencimiento de que estamos todos en el mismo barco", aseguró Frigerio ya entrada la tarde, ante los periodistas acreditados en Casa Rosada y tras encontrarse con el gobernador Gerardo Zamora, de Santiago del Estero, que también pasó por Balcarce 50.

En ese sentido, el ministro detalló en que se habló de las negociaciones abiertas entre el país y el FMI, y dijo que los mandatarios apoyaron la medida: "Ellos entienden en que hay que sostener este camino gradual".

"Los gobernadores ya han planteado que pueden acompañar políticas pero que no cogobiernan", respondió Frigerio, consultado acerca de si los gobernadores avalarían públicamente el acuerdo con el organismo internacional.

"Fue una reunión muy positiva. Buscamos en esta coyuntura económica armar un plan de trabajo hasta el 2019. Son conscientes de eso. Todos (los gobernadores) necesitan salir al mercado internacional a emitir deuda. Y el ruido político interno no los ayuda", había destacado más temprano a Infobae un funcionario con despacho en Casa Rosada.

Por otro lado, fuentes que participaron de la reunión confirmaron que el Presidente detalló que recurrió al FMI con el objetivo de "evitar una recesión". En ese sentido, la misma fuente informó que Macri aseguró que, a diferencia de lo que se planteó ayer en algunos discursos en el Congreso, "el acuerdo con el FMI no precisa pasar por el Congreso". Según Frigerio, esa frase del jefe de Estado fue avalada por los gobernadores peronistas.

El ministro se refirió además a la posibilidad de que los mandatarios ayuden al Gobierno a frenar la sanción definitiva en el Senado del proyecto para retrotraer los aumentos en las tarifas de los servicios públicos, que ayer tuvo media sanción en Diputados. "Se habló de lo que pasó en Diputados. Todos los gobernadores acuerdan de que es un tema que es potestad del Poder Ejecutivo. Ahora viene otra negociación en el Senado y entiendo que esa posición de los gobernadores va a ser ratificada", subrayó Frigerio.

Por último, se informó que Macri y los gobernadores "coincidieron en la necesidad de ir bajando el déficit fiscal y coincidieron en que el presupuesto nacional de 2019 tiene que reflejar esto" con el objetivo de "avanzar hacia el equilibrio fiscal".

Esta fue una primera tanda de reuniones. Luego pasaron por Casa Rosada, y por separado, Zamora, Hugo Passalacqua (Misiones) y el vicegobernador de Tierra del Fuego, Juan Carlos Arcando. 

Además, el jefe de Gabinete mantuvo un encuentro con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Este almuerzo se iba a hacer el martes pasado, pero se postergó por el anuncio del pedido de ayuda al FMI.

El encuentro

A diferencia de las posiciones que expresaron los diputados nacionales durante la extensa sesión especial en donde el proyecto opositor para frenar la suba de tarifas logró media sanción, los mandatarios provinciales, casi en su totalidad, fueron muy cautelosos y evitaron referirse al momento económico que atraviesa la Argentina.

Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba. De buena relación con Macri, en las últimas semanas levantó su perfil y manifestó sus críticas por el aumento de las tarifas (Télam)
Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba. De buena relación con Macri, en las últimas semanas levantó su perfil y manifestó sus críticas por el aumento de las tarifas (Télam)

"A los gobernadores peronistas tampoco les conviene que todo se caiga. Imagínate que estamos endeudados en dólares con los créditos internacionales", analizó un funcionario de la provincia de Entre Ríos ante la consulta de Infobae.

Es más, el propio Bordet planteó ayer que "no son momentos sencillos los que nos tocan atravesar: hay inestabilidad financiera y hay preocupación en la estructura de costos por la suba de tarifas, pero nosotros tenemos que resolver los problemas, ponernos al frente de las situaciones, acompañar a nuestros productores e industriales, y pensar que hay ideas para resolver las situaciones que se nos presentan".

"En este camino, la única forma de sortear los obstáculos es trabajando en conjunto, independientemente del pensamiento político que podamos tener en los distintos estamentos del gobierno", expresó el mandatario en el marco del evento Avícola 2018 que se desarrolla en el Centro Costa Salguero.

Según advirtieron desde Casa Rosada, la idea del encuentro fue replicar de manera interna el respaldo que logró Macri en el marco de su política exterior por parte de países como Estados Unidos, Japón, Chile, España y Brasil.

Miguel Lifschitz, gobernador de Santa Fe: “El gobierno nacional debería bajar un poco el pie del acelerador” (Nicolás Stulberg)
Miguel Lifschitz, gobernador de Santa Fe: “El gobierno nacional debería bajar un poco el pie del acelerador” (Nicolás Stulberg)

Pero la convocatoria hacia los gobernadores, por lo menos en esta primera instancia, fue acotada. "A nosotros no nos llamaron, y la verdad es que tampoco queremos que nos llamen ahora para la foto y para repartir el costo político. La situación es muy delicada; (Miguel) Lifschitz llamó a que la oposición no empeore la situación. Nosotros estamos dispuestos a colaborar, pero no así", señaló a Infobae un funcionario de Santa Fe.

En declaraciones a La Capital, el mandatario provincial sentenció: "Frente a una situación como la actual hay que ser muy responsables. El gobierno nacional debería bajar un poco el pie del acelerador, asumir alguna autocrítica y establecer un marco de diálogo con la oposición, que también tiene que actuar con prudencia".

Tampoco fueron convocados los gobernadores oficialistas como Alfredo Cornejo (Mendoza) o Gerardo Morales (Jujuy). Ambos mandatarios mantienen una agenda de actividades en sus respectivas provincias.