María Julia Alsogaray fue la funcionaria de la década de los 90 que más rindió cuentas en la Justicia: fue a juicio ocho veces y tenía un noveno pendiente. Además, fue condenada cuatro veces, estuvo presa y cumplió prisión domiciliaria.

Fue condenada a tres años y medio de prisión por enriquecimiento ilícito; a cuatro años por administración fraudulenta en perjuicio de una administración pública por la privatización de ENTEL; también a cuatro años por la contratación irregular de personal en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales; y a tres años y seis meses por irregularidades en obras de refacción en el mismo organismo.

Las dos primeras condenas están firmes –recibió una pena única de cinco años de prisión– y Alsogaray estuvo presa bajo prisión domiciliaria en su casa de la calle Junín al 1400 desde marzo de 2015 hasta octubre del año pasado, cuando le otorgaron la libertad condicional porque cumplió las dos terceras partes de la condena. Al cómputo se le sumaron los casi dos años que la ex funcionaria ya había estado presa en una delegación de la Policía Federal de agosto de 2003 a mayo de 2005. Las dos últimas condenas todavía están bajo revisión de la Justicia.

Por la condena por enriquecimiento ilícito Alsogaray también fue condenada a devolver el dinero que la justicia entendió que no pudo justificar. La ex funcionario dijo que no tenía plata y remataron el petit hotel que tenía en el barrio porteño de Recoleta por 3.680.000 pesos.

Las absoluciones las recibió en los juicios en los que estuvo acusada por el pago y cobro de sobresueldos durante el menemismo; por la venta de un predio de la ex ENTEL; y por presuntas irregularidades en el "Plan Nacional del Manejo del Fuego".

En mayo había empezado su octavo juicio oral. Era por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública porque como titular de ENTEL aceptó el reclamo de la empresa Meller S.A. para que se le pague la impresión de las guías telefónicas y ordenó el pago de 3.326.580,47 y de 28.942.839,31 pesos-dólares. Es el famoso caso "Meller" por el que el gobierno de Néstor Kichner acusó a los jueces de la Corte "menemista" de mal desempeño y fueron enviados a juicio político.

Pero en agosto pasado fue apartada del juicio por su estado de salud y a la espera de que mejore para continuar el proceso. El juicio continuó contra el resto de los imputados y terminó la semana pasada. Los empresarios y hermanos Sergio y Gustavo Meller fueron condenados a dos años de prisión y una ex funcionaria del Ministerio de Economía a tres años. Otros tres acusados fueron absueltos.

Alsogaray tenía un noveno juicio oral para enfrentar. Era también por su paso por ENTEL, durante el cual autorizó el pago de nueve millones de dólares a la empresa Pecom-Nec cuando en realidad debía ser por 900 mil.