Miguel del Sel: "La política quizás se haya terminado para mí"

infobae-image

La experiencia de Miguel Ángel del Sel en el mundo de la política parece haber llegado a su fin. Así lo anunció el dirigente santafesino del PRO en una entrevista radial en la que confirmó que el próximo viernes dejará la Embajada argentina en Panamá para sumarse a los ensayos de Midachi, el trío humorístico que integra y que este año tiene previsto regresar a los escenarios.

"La política por ahora queda en suspenso, pero quizás haya terminado. No sé qué va a pasar. Viene una etapa de volver a la actuación, de estar más tranquilo, con mis hijos, en Santa Fe. La política es destructiva", aseguró Del Sel en declaraciones a Radio 2 de Rosario.

El regreso de los Midachi a los escenarios cierra una etapa que comenzó en 2011 para Del Sel, en las elecciones por la Gobernación bonaerense. Estuvo cerca de dar la sorpresa, pero fue superado por el socialismo. En 2015 el golpe fue más grande. Es que su propuesta se impuso en las Primarias y las encuestas vaticinaban una victoria segura, pero los votantes terminaron eligiendo a Miguel Ángel Lifschitz.

Tras su asunción, Mauricio Macri lo designó como embajador en Panamá. Según describió Del Sel, fue una de las mejores experiencias de su vida. Resaltó, por ejemplo, que aumentó el intercambio comercial con la Argentina y muestra de ello es la fuerte presencia de firmas locales que participarán de la feria ExpoComer, que se inicia hoy.

A la izquierda, Luciano Laspina, el hombre al que Del Sel postuló como su sucesor (Télam)
A la izquierda, Luciano Laspina, el hombre al que Del Sel postuló como su sucesor (Télam)

El humorista postuló como su sucesor al diputado nacional Luciano Laspina, a quien había elegido en su momento como ministro de Economía para una eventual gestión de gobierno que nunca llegó. Recientemente Elisa Carrió también propuso al legislador como referente del PRO en Santa Fe.

La actuación volverá a reunir al actor con un viejo amigo, Rubén "Dady" Brieva, quien ha manifestado públicamente su respaldo a políticas del anterior gobierno. Sin embargo, eso no parece ser un problema. Para ellos, "la grieta" no existe. Y juran que una relación de 35 años no puede verse afectada por sus inclinaciones políticas. "Yo estoy convencido de lo que quiero y él pensará que lo otro es mejor, aunque creo que Dady no es tonto y ha sabido ver la realidad", apuntó.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos