La salida de los primeros dientes pueden molestar al bebé. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
La salida de los primeros dientes pueden molestar al bebé. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

Se ve un puntito blanco en su encía y vos ya te ponés re contenta. ¡Le están empezando a salir los primeros dientes! Y empezás a sentir la ansiedad de todo lo que tiene que ver con su crecimiento. Cada día que pasa te fijás cómo van apareciendo.

Aunque, en realidad, para él o ella nada de todo esto sea motivo para festejar, por el contrario, le moleste horrores e influya en su estado de ánimo.

"Los primeros dientes, llamados temporarios, son veinte, y comienzan a hacerse visibles aproximadamente entre el cuarto y décimo mes de vida", indica la odontopediatra Montserrat Donadeu.

Se asoman

La especialista señala que también pueden salir los llamados dientes prenatales o neonatales, que aparecen antes que los temporales y cuando los bebés están en la panza de su mamá.

"A simple vista parecen normales pero su raíz no se encuentra totalmente desarrollada, por lo que tienen una notoria movilidad. Lo más común es que salga el incisivo central inferior y no se sabe por qué salen pero se cree que podría deberse a cuestiones genéticas", explica la Dra. Donadeu.

Según la especialista, es bastante común notar cambios de comportamiento en bebés a los que les están saliendo los primeros dientes temporales, debido a que las encías se inflaman causando molestias.

La Dra. Donadeu aconseja el uso de mordillos previamente enfriados en la heladera para ayudar a disminuir este síntoma. Señala también que la fiebre en el momento de la erupción dentaria no tiene explicación y es frecuente.

Es bastante común notar cambios de comportamiento en bebés a los que les están saliendo los primeros dientes.

Higiene, importantísima

En relación a la limpieza, la doctora señala que es fundamental dar el ejemplo y enseñarles que el cepillado debe ser un ritual de todos los días.

"La higiene dentaria comienza desde el momento en que aparecen los primeros dientes. Lo ideal es que la mamá envuelva en una gasa su dedo índice y lo pase por los dientes del bebé", aconseja la odontopediatra.

Aclara, además, que los chicos, sobre todo cuando son chiquitos, suelen jugar con el cepillo y morderlo, algo que es bueno que hagan para entusiasmarse con la ceremonia del cepillado, pero que los papás luego tienen que repasar el cepillado.

Los chicos tardan en desarrollar la motricidad fina y les cuesta llegar a los molares.

La especialista señala, además, que la clave está en la prevención. "Las caries son una enfermedad infectocontagiosa de origen bacteriano caracterizada por la desmineralización del esmalte dentario", explica la Dra. Donadeu.

Las caries pueden evitarse con dos medidas de prevención básicas: la higiene dental y una dieta adecuada. No hay que darle más de cuatro veces al día azúcar, tampoco es recomendable la ingesta ilimitada de jugos, aunque sean naturales, porque son ácidos y crean un medio propicio para el desarrollo de bacterias.

Por último, indica que la primera visita al odontólogo debería hacerse cuando los chicos tienen más de tres años, que ya pueden empezar a comprender la importancia del cuidado de los dientes.

Por Paula Labonia / Asesoró: Dra. Montserrat Donadeu y Ros, odontopediatra, M.N. 26.695.

SEGUÍ LEYENDO