Amamantar a mellizos es un desafío para la mamá, por lo que necesitará ayuda y contención. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.
Amamantar a mellizos es un desafío para la mamá, por lo que necesitará ayuda y contención. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida", así dice una canción muy famosa. Y a vos te sorprendió cuando el doctor en la ecografía te dijo "escucho dos latidos". Miles de sensaciones corrieron por tu cuerpo (miedos muchos y alegría multiplicada)…
Y no es para menos, la llegada de un bebé cambia la vida de cualquier mujer, así que si se trata de de dos, mucho más todavía. Y después de entender que en tu vientre hay dos personitas, empiezan las preguntas: "¿Cómo les voy a dar el pecho?", "¿Me alcanzará la leche?".
"Lo mejor que podemos hacer es estar muy bien informadas, realizar una consulta preparto con una puericultora y el armado de una red de apoyo y contención", sugiere la puericultora Lola Kolomietz. Y responde nuestras dudas a continuación:

"¿Les tengo que dar juntos o por separado?"
Lo que vos prefieras. O mejor dicho, como ellos te vayan demandando. Una de las opciones es darles en tándem (los dos juntos) y otra es por separado, lo cual nos permite un reconocimiento con cada uno. "Cada situación es diferente en cuanto a la disponibilidad física y emocional de la mamá y las necesidades de los niños", aclara la profesional.

"¿Cuáles son las mejores posiciones para darles la teta?"
Ya sea que les des juntos o separados, pueden ser las denominadas "de acunamiento" (panza con panza) o la "inversa" o "invertida" (con sus piecitos hacia atrás). Fundamentalmente, debés estar cómoda y bien sostenida por almohadones o almohadas, porque cuanto más relajada estés, mejor fluirá todo. "A medida que van pasando los días, se van conociendo los tiempos y necesidades de los niños, para poder establecer una rutina que nos ordene y guíe. Lo importante es que no te presiones", agrega Kolomietz.

A medida que van pasando los días, se van conociendo los tiempos y necesidades de los niños.

"¿Me alcanzará la leche?"
Según la profesional, el miedo a no tener leche es común en todas las madres, y asegura que la cantidad de leche que se genera es directamente proporcional al estímulo recibido durante las mamadas. "Por eso, al tener mayor estímulo habrá producción necesaria para ambos niños".

"¿Puedo asignarle una teta a cada uno? (la derecha siempre para Juan y la izquierda siempre para Pedro)"
Lo ideal sería ir intercambiando en cada mamada, ya que la succión y la fuerza de cada bebé es diferente, y así poder darle mayor estímulo para que la producción sea la necesaria. Igualmente, todo se adecua a las necesidades de la mamá.

"¿Hay alguna manera de darles de a dos sin depender de que alguien me ayude? ¿Cuándo uso medialuna, necesito que mi pareja o mi mamá sí o sí los acomoden?"
La práctica hace la seguridad. Al principio necesitarás mayor acompañamiento y soporte del entorno, hasta lograr la comodidad y la confianza para hacerlo sola. Luego, podrás acomodar el lugar de lactancia, mientras dejás a tus bebés en el cochecito o en el huevito. Lo importante es que estés cómoda, siempre bien sostenida por apoyos y almohadas.

Por Gloria Kaspar / Asesoró: Lola Kolomietz, técnica universitaria en Puericultura y Crianza del Grupo Puericultura Crianza + Lactancia.

SEGUÍ LEYENDO