#PTM piel chicos aperturaLlegan el verano, las vacaciones, el club, la playa… ¡y el sol! Sabemos que debemos cuidarnos todos los miembros de la familia, sobre todo los más chicos de la casa, porque, como explica la dermatóloga Cristina Pascutto, su piel es más vulnerable que la nuestra, ya que es inmadura y mucho más sensible durante sus primeros años.

Bajo el sol
La realidad es que los chicos son inquietos. Pueden pasar horas frente a la tele, la tablet o la compu, pero a la hora de estar en una playa o pileta, entran y salen del agua, van y vienen de acá para allá, sin tener en cuenta que son blanco fácil para los rayos solares. Pueden pasar horas sin estar bajo alguna sombra. Como bien advierte la médica: "Pueden recibir anualmente 3 veces más de radiación ultravioleta que los adultos. Incluso, las estadísticas indican que la mitad del daño solar en la piel se produce antes de los 20 años. No es casual, entonces, que en los últimos años todas las campañas de educación respecto al sol hagan especial hincapié en la protección de los niños".

Prevención = protección
A continuación, la profesional nos indica cuáles son las precauciones que hay que tomar sí o sí:
* Los bebés menores de 6 meses deben ser mantenidos totalmente fuera del sol y no se les debe aplicar ninguna pantalla solar. Cuidado, por lo tanto, cuando andes por la calle, de cubrirlo lo suficiente para que no le llegue el sol a su piel.
* A los mayores de 6 meses se les debe aplicar pantallas solares con alto factor de protección (+50, independientemente del fototipo, es decir, de qué color es su piel), desarrollados especialmente para la infancia, pero sin exponerlos directamente al sol.
* En los chicos alérgicos, mejor usar pantallas que posean activos 100% minerales, sin filtro químico, ni perfume, que protegen y reparan las pieles frágiles. De todos modos, aunque no tengan la piel sensible, estos protectores te aseguran que el pequeño no haga ninguna reacción alérgica.
* Aplicar la pantalla media hora antes de que se exponga al sol. Cubrir toda la superficie de la piel con una buena cantidad de protector solar sin olvidar cuello, nuca, orejas, dorso de manos y empeine de los pies.
* Renovarlo frecuentemente cada 2 horas, pero si estuvo un buen rato en el agua (pileta, mar, río) o transpiró mucho, no esperar ese tiempo.

Tiempo y lugar
Cuando hablamos del tiempo que los chicos están al sol, nos referimos a dos circunstancias diferentes: una es la cantidad de horas y otra es el momento del día, y ambas son decisivas. Las recomendaciones de la especialista son las siguientes:
* El tiempo que los chicos pasen al sol debe ser limitado, esto es: evitar el lapso comprendido entre las 11 y las 16. En esas horas, si están al aire libre, que lo hagan en lugares reparados, a la sombra, debajo de los árboles, la sombrilla o la carpa. No dejes de ponerles protector aunque estén a la sombra.
* No dejes de protegerlos en los días nublados, porque si bien no sentimos tanto calor, parte de las radiaciones solares pasan por las nubes y dañan la piel.
* Que sí o sí se duchen después de la playa y especialmente si concurren a una pileta, porque la sal del mar y los restos de cloro les pueden irritar la piel.
* También es recomendable la colocación de una emulsión liviana humectante. Consultá con tu pediatra qué crema o gel podés aplicarles.
* Enseñá con el ejemplo: todo esto hacelo vos también, por tu bien y para que ellos vean cómo te cuidás. Así no van a quejarse cuando los quieras untar de pies a cabeza con el protector.

Por Florencia Romeo / Asesoró: Dra. Cristina Pascutto, dermatóloga, asesora médica de Pierre Fabre Dermocosmetique, M.N. 57.831.