Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

Cuando los días están agradables… ¡nadie quiere quedarse encerrado! Contamos las horas para salir a pasear con los chicos y despejarnos un poco. Es más, a veces, ellos son quienes reclaman insistentemente la salida. A la hora de elegir alternativas, las plazas y parques se presentan como una opción muy viable. Según la pediatra María Cecilia Avancini, que los chicos vayan al parque o a la plaza tiene múltiples beneficios, como interactuar con otros pares, generar amistades, oxigenarse y divertirse.

Veámoslo por edades:
*Antes de los 2 años: Es de suma importancia su desarrollo motriz y sensorial, por eso los juegos funcionales (móviles de percepción cromática, auditiva y visual) y los de exploración (juntar hormiguitas), donde predomine la actividad física, son los indicados. ¡Qué mejor que una plaza para esto!
*De 2 a 4 años: Son recomendables los juegos de construcción y destrucción. Por eso el arenero es ideal. Podemos llevarles bloques o baldecitos para que jueguen en la arena.
*De 3 a 4 años: La médica sugiere juegos de imitación donde se relacionen constantemente con el medio social en el que se encuentran. Por eso la plaza es un buen lugar, por su enorme espacio, para jugar a imitar animales desde el sonido y sus movimientos.
*De 4 a 6 años: Aparece el juego asociativo, como por ejemplo "la mancha". Es una etapa clave para que interactúen con otros niños, y los parques son un lugar que se presta a ello. De esta manera aprenden a tener paciencia, superar frustraciones, asumir retos, aceptar normas y ponerse en el lugar del otro. Debemos procurar que los ejercicios físicos no sean tan intensos para no dañar su cuerpo que está en pleno crecimiento, que tengan períodos de descanso y que se hidraten antes, durante y después de cada juego.

Para tener en cuenta:
*Que juegue en lugares con sombra
*Ponele ropa liviana, de colores claros y gorras para la cabeza en caso de que haga mucho calor.
*Llevá una botellita con agua.
*Colocale bloqueador solar para niños. ¡No olvides humectar nuca y orejas!
*Llevá repelente para insectos. Evitá colocárselo en las manos.

Por Milagros Mignaquy / Asesoró: Dra. María Cecilia Avancini, pediatra, jefa de Pediatría de Vittal. M.N. 102.751.

LEA MÁS: