Los ositos panda de Niño Gordo, en “peligro de extinción”.
Los ositos panda de Niño Gordo, en “peligro de extinción”.

"Los panda corren peligro de extinción, por favor no robarlos". El anuncio, al final de la carta no pasa desapercibido y te saca una sonrisa. Y es que, en Niño Gordo –el restaurante asiático que congrega a integrammers de todo tipo- los panda de cerámica (hashioki, donde se apoyan los palillos) se convirtieron en  un "souvenir" codiciado por los comensales. Juguetones, chiquitos, discretamente tentadores, los ositos son el objeto del deseo desde el momento en que te sentás a comer.

Los muñecos, objeto del deseo. En Niño Gordo reemplazar cada panda saqueado lleva un trabajo artesanal. Los vasos, otro bien tentador.
Los muñecos, objeto del deseo. En Niño Gordo reemplazar cada panda saqueado lleva un trabajo artesanal. Los vasos, otro bien tentador.

Así cada uno de los cientos de muñecos que te reciben en la barra (son guardados cada noche con cuidado y detalle) y los vasos de agua con la "Niña Gorda", siempre en la mira de los amigos de lo ajeno. "Tuvimos que mandar a hacer unos 25 por mes", cuenta resignado Germán Sitz, chef propietario del palermitano Niño Gordo (@xniniogordox). Y, ¿pandas? "Tandas de 200", detalla.

“Tuvimos que mandar a hacer unos 25 por mes”, cuenta resignado Germán Sitz, chef propietario del palermitano Niño Gordo (@xniniogordox)
“Tuvimos que mandar a hacer unos 25 por mes”, cuenta resignado Germán Sitz, chef propietario del palermitano Niño Gordo (@xniniogordox)

A la hora del recuento, cada saqueo duele. Y es que hacer un osito de cerámica lleva su tiempo. Lo sabe Natalia Ratto Yoshimoto (@nut_pottery) quien pasó de ser una de aquellas comensales que desearon llevárselo –pedirlos siempre es la mejor opción- de Niño Gordo a ser quien los hornea cada vez que en el restaurante asiático hay faltante. Reponer uno lleva, mínimo, una semana entre que "nace", se hornea y se pinta ¡a mano!

Tazas, copas y vasos en el ranking de lo más saqueado en Padre.
Tazas, copas y vasos en el ranking de lo más saqueado en Padre.

DE BAR EN BAR. Cada vez más se estila que los bares y restaurantes diseñen y manden a hacer su vajilla exclusiva. Y algo similar sucede con cada tiki mug en los bares: como los del tiki bar Oh No! Lulu (@ohnolulutikibar), una de las aperturas 2019. Allí, donde la originalidad de las copas acompaña los cocktails, ya hay un preferido:  ¿la más buscada por los fanáticos? La del cocktail Shark, con forma de tiburón, un éxito entre instagrammers y también entre los amigos de lo ajeno. Clientes que busquen quedarse con algún "souvenir" también son cosa de todos los días (o noches) en Presidente Bar (@presidentebar).

La carta de Verne Club.
La carta de Verne Club.

Los mugs de sus cocktails con forma de obelisco y la leyenda "Buenos Aires" lideran el ranking de desapariciones. El atrevimiento es tal, que hasta intentan robárselos con una sonrisa. "Sí, a veces lo confiesan delante nuestro, ¡una locura!", comenta Seba García, cantinero. Para distraerlos, se apoyan en los elegantes posavasos con el logo del lugar, "que se los lleven, de alguna manera están hechos para eso", confiesa García. Evitar las tentaciones más grandes, distraer. Osados, en Presidente subieron la apuesta y ahora rediseñaron sus posavasos, hoy son de cuero. "No se llevan cristalería, como se hacía antes en bares o boliches", detalla Seba, "pero se llevan los jabones líquidos del baño y, ¡hasta los floreros!". Y es así, sin en los '80 hablábamos de las batas y ceniceros de los hoteles, hoy la búsqueda de estos "coleccionistas" pasa por los bares. En Verne Club (@verneclub), por ejemplo, el objeto del deseo es la carta. Además de vasos y utensilios de la barra. Y, aprovechando la movida de evitar los sorbetes de plástico en los cocktails, estos singulares clientes comenzaron a ir por los sorbetes de acero. "Si los usás unas diez veces estos sorbetes ya evitan que uses plástico y al mismo precio, pero en Verne cada vez que pueden se los roban y es terrible", comenta el bartender Fede Cuco.

El tiki mug del cocktail Shark en Oh No! Lulu.
El tiki mug del cocktail Shark en Oh No! Lulu.

"COLECCIONISTAS". Atención si ves algún objeto así tuneado en casa de alguna amiga o conocida…  Ante tamaña invasión de saqueos hoy, sabé que hay cámaras por todas partes que delatan movimientos extraños. Así, bolsos y carteras se convierten en objeto de sospecha. No culpes a los lugares si te miran con ansiedad si hacen treinta grados y, ¡¿de verdad vas a ponerte la chaqueta para ir al baño?! En Padre, Coffee Roasters & Beer "una noche, al cerrar el local y entré al baño de mujeres para apagar las luces. La luz de emergencia no se prendía y me pareció extraño –cuenta Juan Martín Otero, uno de los fundadores-. Me fijé y… ¡se habían llevado la lámpara de emergencia!, ¿para qué querés llevarte una lámpara así?, ¿cómo la bajás? , y ¿en dónde te la llevás? Mirá lo grande que es", señala Juan hacia el techo del lugar (@padrecoffeeandbeer). En una manera de brindar una solución, en el café-bar las tazas (con el "Padre" grabado), las copas y los vasos se pueden comprar. Souvenir palermitano para turistas y no tanto. Además, T Shirts con la leyenda "Buenos Aires". Todo un kit para dejar satisfechos a los cazadores de souvenirs. Porque si no puedes contra ellos…

Texto y fotos: Paula Ikeda

SEGUÍ LEYENDO: