El progresismo tiene una respuesta para el delito: reivindicarlo

La lucha contra ese flagelo, además de ser un problema policial y judicial, hoy se ha transformado en uno de orden cultural e ideológico. Y en esto último reside su gravedad y la dificultad de la batalla por el orden y la ley

TE PUEDE INTERESAR