Cuatro años atrás, la Argentina estaba cerrada al mundo. En 2015 manteníamos acuerdos con casi todos los países de la región latinoamericana, y solo algunos de los países de Asia y África, constituyendo una red de tratados comerciales que cubría menos del 10% del PBI mundial. Frente a esto, desde el inicio de la gestión de Gobierno elaboramos una estrategia de inserción inteligente al mundo, con el objetivo de establecer un comercio internacional que promueva el crecimiento de nuestro país, incentive las inversiones, favorezca la adopción de las mejores prácticas por parte del sector privado y del sector público, y en consecuencia, genere la creación de más y mejor empleo.

Recientemente dimos un paso histórico en profundizar la integración del Mercosur con el mundo y en la dinamización de la agenda de relacionamiento externo de nuestro país. Tras 20 años de negociaciones, cerramos el acuerdo entre los bloques del Mercosur y la Unión Europea, uno de los tratados más grandes que se han dado a nivel internacional. En su conjunto, abarcan más de 800 millones de habitantes, explicando más de un 35% de las exportaciones mundiales.

Además, cabe destacar que este acuerdo tiene un importante componente de mejora de nuestras condiciones de acceso al mercado europeo y reduce los costos arancelarios para acceder a insumos para la producción, al tiempo que incorpora disciplinas propias de los acuerdos del siglo XXI como Servicios, PyMEs, Compras Públicas y Cooperación.

¿Por qué es importante para la Argentina firmar un acuerdo como éste? En principio porque la Unión Europea es un socio estratégico, tanto desde el punto de vista histórico como cultural, geopolítico y comercial. Actualmente es nuestro segundo destino de exportaciones, representó más de U$S 9 mil millones en 2018, y a partir de la entrada en vigencia del tratado creemos que se producirá un aumento en la relación bilateral. Incluso, pasaremos a tener una red de acuerdos comerciales que cubre más del 30% del mercado global.

En cuanto al comercio bilateral, la importancia de un acuerdo con la UE se debe a que es el mercado de consumo más grande del mundo y en la que, una vez entrado en vigor, nuestras exportaciones a dicha región se incrementarían. Además, este tratado tendrá beneficiarios en todos los sectores productivos.

A su vez, el acuerdo reducirá de forma importante el costo de los insumos no producidos y permitirá a las empresas argentinas mejorar sus condiciones como proveedoras del mercado europeo y el desarrollo de cadenas de valor entre ambos bloques. La evidencia internacional demuestra que cuando un país en desarrollo firma un acuerdo con la UE, en el período posterior se registra un fuerte incremento en los flujos de inversión extranjera directa, como es el caso de Marruecos.

Además de los beneficios comerciales, el acuerdo también tiene un impacto positivo en materia institucional. Al entrar en vigencia, la Argentina avanzaría en un proceso que nos lleva a ser reconocidos como un país de credibilidad internacional, instituciones transparentes, modernas y eficientes. Éste un camino muy relevante para que nuestros productos y servicios alcancen la innovación de los procesos y diseños y las normas y estándares internacionales. Asimismo, el acuerdo sienta las bases que permitirán avanzar con las negociaciones en curso e iniciar nuevos procesos con diferentes mercados.

El acuerdo MCS-UE es un mensaje claro de ambos bloques, que sostiene que la cooperación y la integración internacional constituyen el camino para alcanzar el desarrollo y la prosperidad. Además, es una oportunidad histórica para solidificar e impulsar el compromiso de cambio de rumbo que imprimieron los Estados parte del Mercosur, apuntando a que el bloque sea una verdadera plataforma de integración tanto intrabloque como con el resto del mundo.

La autora es secretaria de Comercio Exterior del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación.