Como todo en Argentina debe ser explicado y justificado, comenzamos por el principio: quien esto escribe ha tenido la suerte profesional de cubrir cumbres internacionales de todo tipo y color, asambleas de ONU y OEA como también reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial. En otra era. Las décadas del 90 y del 2000. Cuando a los presidentes les importaba el valor de la palabra, de las palabras y se ocupaban los documentos de las cumbres.

Como bien explica Juan Gabriel Tokatlian en la entrevista que dio a Infobae el G20 originalmente utilizado para salvaguardar el mundo de la crisis económico financiera del 2008 ha mutado a un acontecimiento político-social. Los documentos finales de la cumbre transitan por temas políticamente correctos, terminar con la pobreza, igualdad, fomentar el desarrollo y dejan explícitamente afuera a los temas urticantes sobre los que no hay acuerdos. Sirven en su carácter político-social para algo muy importante: las bilaterales entre los presidentes.

En una reunión de este tipo un presidente puede verse con una decena de pares en un lapso de 36 horas, evitándose viajes específicos, visitas de estado y justificaciones internas. ¿Cómo explica Theresa May en su convulsionada Gran Bretaña por la salida del Brexit, complicado por temas como Gibraltar, que viene a Buenos Aires a hablar a solas con el Presidente del país de las Malvinas, si no es el marco de un G20? ¿Qué otro marco político-social le permitiría a Vladimir Putin saludar a Mohamed Bin Salman con tanta efusividad?.

Theresa May durante la bilateral con Mauricio Macri
Theresa May durante la bilateral con Mauricio Macri

Una cumbre rara en si misma – Rosendo Fraga en la mejor definición al respecto dijo: "el título es que el G20 siga vivo"- desde el momento que a los líderes les importa poco y nada los acuerdos y desacuerdos a los que llegan y que se van a volver a ver las caras en reuniones mundiales (ONU) o regionales (Comunidad Europa), económicas (OPEP) etc., es un problema para los periodistas y la televisión. ¿Cómo explicar todo este bardo delante de una cámara de televisión? Fácil: no explicándolo.

La televisión resolvió que la cumbre del G20 eran el operativo de seguridad, las explicaciones de ceremonial de los diferentes acontecimientos, la cobertura –eterna- de los aterrizajes de los presidentes, que ninguno en ningún caso hizo una sola declaración pública (lo que hubiera justificado semejante expectativa) y debates interminables sobre la altura de las faldas de las primeras damas. En lo que si acertó fue en informar sobre los cortes de tránsito y la zona de exclusión, en lo resulto un servicio a la comunidad.

Kim Jung-sook (Corea del Sur), Melania Trump (EEUU), Sophie Gregoire Trudeau (Canadá) y Mufidah Kalla (Indonesia)
Kim Jung-sook (Corea del Sur), Melania Trump (EEUU), Sophie Gregoire Trudeau (Canadá) y Mufidah Kalla (Indonesia)

Todo salpimentado con una notable ausencia de periodistas especializados en temas internacionales y un notable amateurismo de algunos que erraban continuamente los nombres de los presidentes que entraban a los diferentes eventos (situación evitable por parte de productores que podrían acercar a quienes están al aire una lista con nombres y las fotos de los asistentes, práctica que en el ceremonial internacional se practica desde 1870).

No hay nada peor para la televisión en una mega cobertura que los baches de imágenes. En la llegada de los autos con los presidentes al Teatro Colón se ponderó la "coordinación" con la que entraban las delegaciones como si fuera un gran mérito. Los representantes de Singapur, Indonesia e India fueron confundidos todo el día por la televisión (la justificación podría ser que de Indonesia vino el vice, Jusuf Kalla y de Singapur Lee Hsien Loong, el primer ministro).

“La Bestia” en la flota de autos que trasladó a Donald Trump
“La Bestia” en la flota de autos que trasladó a Donald Trump

Las banderas de los países en los autos tampoco ayudo: la insignia turca fue interpretada como china en un caso. Y lo que es mas grave. Se confundió –en algunos casos deliberadamente- la buena organización de un evento de este tipo que viene "llave en mano" , es decir que ya todo está pensado y solo hay que seguir los libros instructivos, con supuestas consecuencias políticas favorables para el gobierno que lo organiza. Algo así como que la sociedad de un país va a pensar: si pueden ordenar la llegada de los autos de 25 delegaciones, armar una foto grupal, lograr que anden los micrófonos, producir un espectáculo en el Teatro Colón y desplegar 22.000 efectivos de seguridad, ese gobierno merece ser reelecto. Este pensamiento dicho y escrito por algunos colegas es hasta ofensivo para el propio Mauricio Macri.

Diferente sería decir: este G20 tuvo lugar porque Argentina tiene un Presidente que decidió abrir el país al mundo y en este contexto y marco los líderes del G20 deciden venir a Argentina, a diferencia de Cristina Kirchner que lo mantenía cerrado (aunque se cansó de participar en cumbres del G20).

Volvamos a la tele: los dos acontecimientos más importantes y repetidos por la pantalla fueron el momento en que Donald Trump tiraba el equipo de traducción y otra vez Trump cuando siguió de largo en el saludo a Mauricio Macri en Costa Salguero. Poco y nada de por qué Trump –si la idea editorial era hacer la cobertura todo el tiempo sobre él, lo que perfectamente puede ser- no fue a la reunión más importante del G20: la de los presidentes a solas en el retiro el viernes al mediodía. O del gran encuentro con Xi Jinping, el más importante de toda la reunión.

El otro enamoramiento de los productores televisivos, esto en parte es entendible, fueron las bilaterales de nuestro Presidente. Es normal que así pase, sucede en todos los países. Pero pareció según la televisión, que hubo una cumbre, que Macri tuvo bilaterales y que el resto de los presidentes se quedaron en el hotel viendo películas o Netflix, esperando que los llamaran para la foto general en Costa Salguero y comer saladitos y canapés en el Colón.

El ombliguismo argentino y nuestra falta absoluta de interés por las cuestiones internacionales se notan cuando uno se toma el trabajo de ver la cobertura de los diarios en el exterior. Para el británico de The Times, como así también para The Guardian y The Independent la foto de tapa es el saludo de Putin y el Bin Salman en dos casos y de Bin Salman y Macron en otra (el presidente francés pidiéndole explicaciones).

En la tapa papel de New York Times el acuerdo del nuevo NAFTA con México y Canadá y una foto sonriente de Bin Salman mirando a Trump. En la versión web otra vez Bin Salman y Putin, la muerte de Bush padre y notas, casi obvias, sobre el significado de la reunión más importante de Buenos Aires: Trump-Xi. En The Washington Post la cuestión comercial entre EEUU y China y el clima adverso que le trajo a la cumbre las malas ondas entre Trump y Putin por Crimea.

Los diarios del mundo se hicieron eco del G20
Los diarios del mundo se hicieron eco del G20

Los franceses de Le Monde hacen foco y foto solo en Trump. Los españoles de El País hablan del G20 en sí mismo –de los pocos que lo hacen- y en la foto de tapa esta Bin Salman. Para los brasileños O Globo, Folha y O Estado no hay cumbre en Buenos Aires (como consecuencia de la ausencia de Jair Bolsonaro que asume en enero) y El Mercurio de Chile se acuerda del G20, de la cumbre y de Macri la parte más inferior de su tapa. Para El Tiempo de Bogotá tampoco hay G20 y El Financiero mexicano estaba ocupado de la asunción este sábado de AMLO y del pacto con EEUU y Canadá.

Ninguna ponderación al país por la organización, como tampoco fotos de Macri en las portadas, lo que desmiente en parte otra de las grandes máximas de la cobertura televisiva local: que el mundo tuvo sus ojos puestos en Buenos Aires. Para el final una justificación en favor de la televisión local: ningún productor pone al aire lo que el televidente no quiere ver. Si la cumbre tuvo una cobertura light no todo es culpa de la televisión. También lo es del espectador.