Es el esqueleto del animal más grande descubierto hasta el momento: una ballena azul de 25 metros de envergadura. Cuelga del techo del Museo de Historia Natural en Londres. Lo forman 221 huesos y ocupa el centro del vestíbulo principal del museo. Es uno de los esqueletos más famosos del mundo, tanto que tiene nombre propio: "Hope" (Esperanza). Con su nombre quisieron poner atención a la luchar por no perderlas. Se estima que las ballenas azules eran aproximadamente 250.000 en el siglo XIX, pero, tras más de un siglo de caza comercial, se redujeron a 400 ejemplares en 1966, año en el que el mundo decidió protegerlas. Se han recuperado algo. Ahora se cuentan 20.000 especímenes, muy lejos aún de aquellos 250.000. Apareció varada en una playa irlandesa, herida por un ballenero.

Los restos de "Hope" llegaron al museo en 1891. Los compraron por 250 libras (unos 285 euros) a un comerciante de Wexford, la población irlandesa donde apareció varada tras resultar herida por un ballenero.