En 1991 se hizo la primera inspección de su cuerpo. James Bedford y se sometió al proceso de criogenización en 1967, con la esperanza de que la ciencia lo reviviera, décadas después. Bedford quien era un profesor estadounidense que murió a los 73 años, a causa de un cáncer renal; fue inyectado con sulfóxido de dimetilo, un compuesto químico al que se le atribuyeron entonces, propiedades de conservación de órganos.

Hacia 1991 se hizo la primera inspección del cuerpo de Bedford, y los científicos tuvieron que destruir la capa de hormigón que cubría la cápsula, para sumergirla en nitrógeno líquido y desde allí evaluar en qué estado se encontraba el cuerpo del profesor.

En 1991 encontraron que el cuerpo congelado lucía más joven que a sus 73 años. Aunque a esta fecha no se vislumbra una descongelación y resurrección exitosa, Bedford se ha convertido en todo un símbolo para la comunidad criogénica, quienes celebran cada 12 de enero (fecha de su criogenización) como el "Día de Bedford".