“José se levantó, tomó al niño y a su madre, y se retiró a Egipto; y estuvo allí hasta la muerte de Herodes” (Evangelio según San Mateo)
“José se levantó, tomó al niño y a su madre, y se retiró a Egipto; y estuvo allí hasta la muerte de Herodes” (Evangelio según San Mateo)

El episodio bíblico a que hace referencia este itinerario está relatado en el capítulo 2 del Evangelio de Mateo. Los reyes magos, luego de encontrar a Jesús, se retiraron de Belén por otro camino, para no tener que informar a Herodes de su paradero. Entonces, cuenta Mateo, "el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: 'Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle'". José "se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se retiró a Egipto; y estuvo allí hasta la muerte de Herodes".

La Biblia no dice nada más sobre este azaroso viaje, pero sí la tradición copta, es decir los católicos egipcios, y algunos evangelios apócrifos.

Después de la exitosa gira del papa Francisco por ese país, el gobierno egipcio decidió crear un comité para analizar qué lugares son los más adecuados e interesantes para ofrecer a los viajeros. La idea es promover para el turismo religioso la ruta que se cree que la Sagrada Familia recorrió en el país árabe al huir de Judea. Con este propósito, el ministro de Turismo, Yehia Rashed, viajó a Roma para reunirse con representantes del sector del turismo en la Ciudad del Vaticano.

Pero este paso de la Sagrada Familia por Egipto es un episodio de significado más teológico que histórico, es un desvío necesario para que se cumpliera la profecía. "De Egipto llamé a mi hijo" (Mateo 2:15).

En la Biblia, ningún otro pueblo está tan estrechamente ligado a la epopeya judía como el egipcio. Fue en Egipto donde Moisés supo quién era y fue en el Sinaí donde recibió la revelación que lo hizo monoteísta.

Aunque no existen rastros arqueológicos de este viaje, desde el fondo de los tiempos, muchos estudiosos del cristianismo han especulado sobre cómo pudo haber sido.

Del exilio egipcio de José, María y Jesús surge además una comunidad cristiana de raíces muy hondas en la historia: los coptos. En cuya tradición está muy arraigada la llamada ruta de la Sagrada Familia, que dejó en su paso muchos sitios santos, venerados hasta la actualidad.

La Iglesia San Sergio en El Cairo, uno de los sitios por los que pasó Jesús en su exilio egipcio
La Iglesia San Sergio en El Cairo, uno de los sitios por los que pasó Jesús en su exilio egipcio

En esta nota se reconstruye ese itinerario y sus razones, con el auxilio habitual del profesor Sergio Prudencstein, especialista en Medio Oriente, docente en la Universidad de Belgrano, y autor, entre otros, de Los escribas de Dios (2015), Moisés, la verdadera historia (2016) e Islam, para saber de qué hablamos (2016), todos de Ediciones Fortnel.

¿Por qué van José y María a Egipto? Existen tanto razones geográficas, como teológicas y culturales para que éste haya sido el sitio elegido.

Era imposible huir hacia el Norte -tierras y pueblos inhóspitos- y hacia el Este -desierto interminable-, por lo que el refugio de todo el que quisiera escapar a la jurisdicción de Herodes era Egipto.

"Por eso, aún sin mandato del ángel, ellos habrían escogido ese destino", escribió Frank Duff, irlandés, siervo de Dios, fundador de la Legión de María y uno de los que más ha escrito sobre este tema.

En cuanto a lo teológico, son varios los puntos que conectan a Egipto con la Biblia.

El Nuevo Testamento hace un paralelo entre la vida de Jesús y la de Moisés, nacido en Egipto, y gran profeta hasta la llegada del que los cristianos consideran el Mesías.

El Nuevo Testamento hace un paralelo entre la vida de Moisés y la de Jesús
El Nuevo Testamento hace un paralelo entre la vida de Moisés y la de Jesús

El propio Moisés les había anunciado la llegada de ese otro profeta: "Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios; a él oiréis" (Deuteronomio 18:15).

La niñez de Jesús es equiparable a la de Moisés. Es buscado por el rey Herodes para matarlo. Herodes toma las mismas medidas persecutorias que el faraón. No es casual que el niño y su familia huyan del rey hacia Egipto, al lugar donde nació Moisés, para que se cumpla la profecía, como lo recuerda Mateo (cap. 2, versículo 15), "…y estuvo allá hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor habló por medio del profeta, diciendo: De Egipto llamé a mi Hijo"). Está haciendo referencia al profeta Oseas, del siglo VIII antes de Cristo: "Cuando Israel era niño yo lo amé y de Egipto llamé a mi hijo" (Oseas 11:1)

El Nuevo Testamento hace una relectura del Antiguo y especialmente del Exodo. Jesús viene a dar una nueva ley. No es casual que la Pascua sea la culminación, tanto del éxodo como de la vida de Jesús.

Herodes persigue a Jesús, que es llevado por sus padres a Egipto
Herodes persigue a Jesús, que es llevado por sus padres a Egipto

El exilio de la Sagrada Familia puede además ser visto como una vuelta a una antigua tierra en la cual sus antepasados, antes de la esclavitud, fueron prósperos. Mil años antes, Abraham, José, Jacob fueron prósperos en Egipto. El recorrido que hacían María y José había sido atravesado por todo su linaje. Era un lugar donde se podía esperar encontrar descanso y alimento. Un lugar que pese a la opresión está asociado a la prosperidad; . Egipto es sinónimo de esclavitud pero también de prosperidad y sabiduría. Por otra parte existía, en ese tiempo, una colectividad judía importante en Egipto.

Finalmente, pero no menos importante, está el aspecto cultural: Egipto era el paso obligado de todos los sabios del mundo antiguo.

La más antigua tradición de la Iglesia basada en una una visión del Papa Teófilo (s.IV), dice que José llegó con su familia hasta Heliópolis -hoy, suburbios de El Cairo-. De la provincia romana de Judea hasta el Delta del Nilo y de ahí hasta Heliópolis. ¿Por qué es importante Heliópolis?

Los magos de la corte del Faraón en tiempos de Moisés eran los únicos, según la Biblia, que imitaban los milagros de Dios. Eran originarios de Heliópolis, donde va la Sagrada Familia. Hay una sabiduría que los antiguos reconocían en Egipto. En aquella época, magia y sabiduría estaban mezcladas. La separación entre lo mágico y lo científico es muy posterior. En la Antigüedad todos los sabios debían pasar por Egipto para ser legitimados: Tales de Mileto, Pitágoras, el propio dios Hermes personificado. Según Herodoto, hasta los dioses griegos se refugiaron en Egipto.

Jesús vuelve sabio de Egipto. En cierta forma, así lo presentan los Evangelios, como un sabio helénico. Es un Maestro, que se ha rodeado de discípulos. Su lenguaje es filosófico, sus frases son, como las de Platón y Aristóteles, de significado universal.

Jesús es presentado como un sabio helénico, un Maestro rodeados de discípulos, que habla con un lenguaje filosófico
Jesús es presentado como un sabio helénico, un Maestro rodeados de discípulos, que habla con un lenguaje filosófico

Este es un momento en que la cultura helénica era mucho más importante que la romana.

Cabe aclarar que no se trata ya del fenómeno sapiencial ateniense sino básicamente alejandrino, el que nace en Alejandría, es decir, una cultura sincrética. Esta ciudad, fundada en el 330 antes de Cristo por Alejandro Magno conecta, por su situación geográfica, a Oriente con el mundo griego.

Demetrio de Falero, dramaturgo, historiador, esteta -un sabio al estilo ateniense- llegó en el año 296 a.C. a la corte de los lágidas, es decir los Ptolomeos, tras ser echado de Atenas, y los convence de convertir a Alejandría en un centro cultural, convocando a intelectuales y artistas, formando una biblioteca y museo, siguiendo el modelo ateniense. En ese mismo Egipto ptolemaico es donde se traducen al griego los libros de la Torá y demás libros judíos y se los llama por primera vez "Biblia". Es la llamada Septuaginta o Biblia de los 70, porque según la leyenda Ptolomeo llamó a 70 sabios del templo de Jerusalén, los encerró en el faro de Alejandría, a cada uno en un cuarto distinto, y todos debían traducir la Biblia a la vez y todas las traducciones resultaron idénticas lo que implica que estaban inspiradas por Dios.

Los Ptolomeos pensaban que si conocían el pensamiento de todos los pueblos, los podrían conquistar. Por eso hacían estas traducciones. Pero la Biblia les fue especialmente recomendada por ser considerada cercana a la filosofía griega, incluso con una analogía con Platón y Aristóteles, que eran unívocos en la idea de Dios.

Todo esto habla del lugar central que ocupaba Egipto en el mundo Antiguo tardío. El idioma franco del Mediterráneo era el griego y no el latín. Se puede fechar este dominio de cultura helénica -más transmisión cultural que imposición- de Alejandro Magno a Cleopatra, es decir, unos 300 años.

El cristianismo penetrará con bastante facilidad en Egipto porque estaban acostumbrados a conceptos como el del dios que muere y resucita (Osiris) o la Diosa Madre (Reina del cielo, Isis amamantando al niño), el paraíso como premio y la vida en el más allá.

Incluso el concepto de Trinidad. El Sol (Ra) era Horus por la mañana, Ra al mediodía, Osiris al anochecer. Tres distintos pero uno solo. Ra naciendo, Ra adulto, Ra muriendo.

Sólo hubo disenso en torno al concepto de si el cuerpo de Jesús era o no humano. Es decir, niegan la doble naturaleza de Jesús, por ello serán llamados monofisitas. Esta diferencia se plasma en cisma en el Concilio de Calcedonia (451 d.C.) y desde entonces la Iglesia ortodoxa griega sigue un camino propio.  

Más tarde la llegada del Islam a Egipto cambiará el escenario. Pero la religión copta sigue viva.

Los 7 lugares más importantes del recorrido de la Sagrada Familia

El mapa muestra el itinerario de la Sagrada Familia en Egipto
El mapa muestra el itinerario de la Sagrada Familia en Egipto

El itinerario que se describe viene de la visión del papa Teófilo (s IV).  

El libro de los coptos, Registro de los hechos históricos y religiosos de Jesús, fue dictado por Teófilo, originario de Alejandría, que muere en el año 412.

El primer tramo es de Gaza a El Arich, un puerto de la península del Sinaí, sobre el Mediterráneo, que antiguamente se llamaba Rinocolura, que significa "Ciudad de los desnarigados", ya que allí eran desterradas personas que sufrían ese horrible castigo.  Era además, el límite entre el Reino de Herodes y el Egipto Romano.

Frank Duff especula con que es muy posible que, para hacer el viaje, se hayan unido a una caravana. De día, habrán soportado un calor intenso y mucha sed. De noche, se verían obligados a dormir a la intemperie y soportar el intenso frío.

El itinerario que siguieron José, María y Jesús fue establecido a partir de una visión del Papa Teófilo en el siglo IV
El itinerario que siguieron José, María y Jesús fue establecido a partir de una visión del Papa Teófilo en el siglo IV

1a parada: Pelusio. El lugar nº 1 en importancia. Hoy El Farma. Ubicada entre Sinaí y el Delta. Los arqueólogos han encontrado allí una Iglesia muy antiguam quizá la más antigua de Egipto. Un edificio del siglo I posiblemente usado como Iglesia desde el siglo III. Una antigüedad que demuestra que la práctica del cristianismo era anterior a Constantino, al cristianismo oficial.

2ª parada. Tell-Basta o Bubastis. 80 kilómetros al noroeste de El Cairo. Allí se atribuye a Jesús el haber hecho el milagro de crear un manantial. El agua era un factor crítico en esos lugares. Si bien la tradición dice que Jesús hizo varios milagros a lo largo del trayecto, también hubo incidentes. Aquí, fue perseguido por la gente porque a su paso caían estatuas de dioses y faraones. Esto también se corresponde con otra profecía, en este caso de Jeremías: "Y pondrá fuego a los templos de los dioses de Egipto y los quemará, (…) Además quebrará las estatuas de Bet-semes, que está en tierra de Egipto, y los templos de los dioses de Egipto quemará a fuego" (Jeremías 43)

3a parada: Belbeis. A 55 km de El Cairo. Allí, la Virgen y el Niño debajo de una acacia que supuestamente aún existe. Son varias las ciudades que dicen tener un árbol sagrado.

Según la tradición, en varios sitios se conservan árboles a cuya sombra descansaron María y el niño Jesús
Según la tradición, en varios sitios se conservan árboles a cuya sombra descansaron María y el niño Jesús

4º parada: Sakha. Cruzan el Nilo para ir a este lugar. Allí los coptos registran una reliquia. La huella de la pisada de Jesús niño sobre una roca. Hace unos 20 años se la destapó y el público la puede ver y tocar en la Iglesia de la Virgen María.

5º parada: El Uadi el Natrun, cerca de El Cairo, que era el sitio de donde extraían la sal para las momificaciones. En la zona hay toda una serie de monasterios (cabe recordar que el monaquismo es una creación copta). Monasterio de El-Serian y la Iglesia del Monasterio de Abu Maqar. Todo alrededor del valle de Natrón, que es un oasis.

6º parada: Heliópolis. Cruzando el Nilo hacia el este, van a Matiaré (un barrio aledaño). Era una aldea muy habitada por judíos. Allí José trabajó como carpintero. Se instala por bastante tiempo. Son protegidos por la colectividad judía del lugar. Allí había muchos sicomoros. Y dicen que aún está el sicomoro de María y el Niño. Fue allí donde Jesús creó una nueva fuente de agua. María lavó la ropa del niño y arrojó el agua al suelo y nació una planta de bálsamo. Muy visitada en la Edad Media por sus propiedades curativas. También hay una Iglesia de la Virgen y un Convento de la Virgen. La mayor parte de los escritores antiguos han recalcado la caída al suelo de todos los ídolos de un templo vecino al paso de la Sagrada Familia por los arcos macizos de piedra de Heliópolis. Entonces, el gobernador del lugar quiso matar a Jesús. La Sagrada Familia tuvo que ocultarse en una cueva durante unos quince días. Sobre ese sitio se levanta hoy la Iglesia de San Sergio. Es el monumento copto más importante.

La gruta en la cual se ocultó la Sagrada Familia durante quince días, en la Iglesia San Sergio
La gruta en la cual se ocultó la Sagrada Familia durante quince días, en la Iglesia San Sergio
La entrada a la gruta de la Sagrada Familia, en la Iglesia San Sergio
La entrada a la gruta de la Sagrada Familia, en la Iglesia San Sergio

7a parada: Monasterio de Al Moharrak. Es el más importante, porque es el lugar del renacimiento, como si el Niño volviera a nacer en el momento en que Dios les dice que pueden volver. Una segunda Belén.

Este itinerario se vincula en cierta forma a la gran cantidad de Iglesias y monasterios que hay. Una abundancia que se vincula a su vez a las reliquias, porque en la Edad Media se creía que, si no había un objeto sagrado en el lugar, no se podía edificar una Iglesia. La Iglesia era antes que nada un relicario. ¿Y qué mejor reliquia que el paso de Jesús?

Interior de la Iglesia de San Sergio
Interior de la Iglesia de San Sergio