Palabras de Vázquez, el triunfador: “La música me apasiona tanto, y desde un lugar tan personal, que al momento de cantar siento que me desnudo por completo”.
Palabras de Vázquez, el triunfador: “La música me apasiona tanto, y desde un lugar tan personal, que al momento de cantar siento que me desnudo por completo”.

Cuenta Francisco Vázquez (22), el primer ganador de Talento Fox: "Mi infancia fue en una casaquinta de Lincoln, en la que tenía dos caballos, dos perros y un gato… Durante años yo me iba bien lejos, donde no había nadie, y armaba un escenario apilando pallets. Después, me pegaba una cuchara de helado en el cachete derecho con cinta scotch, para que quede como un micrófono, y arrancaba mis shows".

Y continúa, mientras da su primera entrevista, a menos de doce horas de que Lali, Wisin y Diego Torres lo consagren como "la próxima estrella de la música de América latina": "No esperaba ganar. Estaba metido en el proceso de aprendizaje y no tomé conciencia mientras pasaba etapas. En el momento en que gané, mi cabeza se puso en blanco. Recién ahora estoy cayendo en que pueden suceder muchas cosas".

–¿Qué imaginás que va a pasar?

–Ufff, soy bastante ansioso, así que intento no darme mucha manija… El premio es grabar un disco con Sony, ¡y eso es fuerte!

Francisco, que ingresó al programa el 29 de agosto, se consagró en la final interpretando Moves Like Jagger, de Maroon 5.
Francisco, que ingresó al programa el 29 de agosto, se consagró en la final interpretando Moves Like Jagger, de Maroon 5.

–¿Es verdad que jamás habías tomado clases de canto?

–Es verdad. Ahora tengo ganas de seguir estudiando, porque soy consciente de todo lo que crecí en el programa. Los coaches me ayudaron a llenar los huecos que tengo por el estudio que me falta, e hicieron que descubra que puedo mejorar y encontrar cosas distintas.

–Ahora se abre ante vos toda una carrera artística, pero antes, ¿a qué te querías dedicar?

–Depende de cuándo sea "antes"… (ríe). La música siempre fue algo primitivo en mí. Por mi mamá (Paola), que era muy fanática de Whitney Houston, a los seis años cantaba en la ducha sus temas. Pero a medida que fui creciendo me ganaron los miedos y los prejuicios, y fui tapándolo. El colegio hizo que me cerrara. A los dieciocho años me vine a vivir a Capital para estudiar Medicina en la UBA. ¡No duré nada! Un cuatrimestre me alcanzó para darme cuenta de que no era lo mío. Había sido sólo una excusa para venir. Y ahí arranqué el proceso de sacarme los "no podés" y los prejuicios.

Tras la victoria, junto al conductor Alejandro Fantino, los jurados Lali, Wisin y Diego Torres, y los otros finalistas, Abril Affre, Benjamín De Pascuali.
Tras la victoria, junto al conductor Alejandro Fantino, los jurados Lali, Wisin y Diego Torres, y los otros finalistas, Abril Affre, Benjamín De Pascuali.

–¿Cómo hiciste para lograrlo?

–Viví un cuatrimestre de crisis. Al año siguiente me metí a estudiar Diseño de Imagen y Sonido en la UBA y actuación en el teatro Timbre 4. Ahí fue donde se disparó mi liberación. Porque con la actuación no tenía tanto prejuicio… Pasa que la música me apasiona tanto, y desde un lugar tan personal, que al momento de cantar siento que me desnudo por completo. Y es complicado. Pero como con la actuación no me pasaba, empecé por ahí, y eso me ayudó a pensar en lo que de verdad me gustaba.

–Pero hace un año…

–Sí, un amigo que me había escuchado cantar me convenció de grabar un videíto interpretando Perfect, de Ed Sheeran, y subirlo a Instagram (N. de la R.: está en @vazquezfran). Lo hice y fue un quiebre. Porque mis conocidos me empezaron a decir: "¿Me estás jodiendo?"; "¿Cómo que te gusta cantar…?". De a poco me empecé a animar a subir videos. Cuando vi la convocatoria de Talento Fox en las redes pensé: "¡Qué buena oportunidad! Pero no hay chance de que me anote… No me animo a cantar ni frente a mis amigos". Hasta que un día me llegó por mail el flyer del casting y después de viajar a Lincoln, donde está mi esencia, decidí mandarme. Al día siguiente me llamaron. Así empezó todo.

–Es increíble, considerando lo seguro que te mostraste sobre el escenario…

–(Ríe) Al principio estaba más quieto. Pero sí, se notó que hubo mucho laburo en lo corporal. Desde el principio planteé que me gusta ver al artista en movimiento sobre el escenario, y que quería eso. Y más hacia el final empecé a encontrar ese lugar al que quería llegar.

–¿Qué te produce imaginarte dando un recital?

–Todo lo más: ansiedad –bueno, eso no es tan lindo–, alegría, adrenalina y euforia. Creo que se despertó en mí algo que ya no tiene vuelta atrás. Ahora quiero más, mucho más.

Vázquez de chico, junto a su abuela Martha, su hermana Belén y su mamá Paola.
Vázquez de chico, junto a su abuela Martha, su hermana Belén y su mamá Paola.

–¿Tenés algún ídolo o referente?

–¡Muchos! Admiro a Prince, Michael Jackson, Freddie Mercury y Ariana Grande. Pero no me quiero parecer a nadie, porque yo busco la autenticidad. Si quisiera parecerme a Bruno Mars sería una locura, porque él ya existe. Quiero encontrar mi lugar, mi espacio, mis formas, mis movimientos y mi color de voz. Voy por ahí.

–¿Qué aprendiste del jurado (Lali, Diego y Wisin)?

–Primero que nada, a laburar. A pesar de que todo parezca un show, en los tres se nota el compromiso, el trabajo y el esfuerzo. También me encantó ver que conservan muy a flor de piel su parte humana. Se apagaban las cámaras y eran como todos los demás. No nos miraban desde un escalón: nos hablaban como a pares. Ese costado humano nos impactó a todos los participantes.

–¿Cómo va a ser tu disco?

–Va a ser pop, que es mi género, y puede que tenga fusiones con otros estilos, algo que se usa mucho.

–¿Vas a escribir tus propias letras?

–¡Me encantaría! Tengo mucho en la cabeza que quiero sacar y contar. Pero sé que es un proceso que lleva tiempo y trabajo; claro que tiempo y ganas es lo que hoy me sobra. Honestamente, lo que más me mueve en este mundo es la música. Y quiero crecer en ella.

Por Kari Araujo.
Fotos: Alejandro Carra, FOX y álbum personal F.V.

SEGUÍ LEYENDO: