Desde las escalinatas del hotel Meliá Recoleta Plaza, la periodista de C5N y Canal 9 repasa su agenda para las próximaos semanas.
Desde las escalinatas del hotel Meliá Recoleta Plaza, la periodista de C5N y Canal 9 repasa su agenda para las próximaos semanas.

Cada dos semanas, Barbie Simons (37) se sube a un avión. Dice que le gusta viajar ligera de equipaje ("sólo llevo un carry on"), porque la mayoría de las veces pasa más tiempo en los aeropuertos que en los lugares adonde va.

"Para que te des una idea: hace tres semanas fui a México por seis horas", explica la rubia de Multitalent Agency. Hace una pausa y agrega: "Muchas personas piensan: '¡Ay, esta chica se la pasa viajando!'. Es verdad. Pero detrás de cada viaje hay un sacrificio enorme. A mí me costó mucho entrar en este circuito".

Imparable, ¿Sus destinos? Miami, México y Londres.
Imparable, ¿Sus destinos? Miami, México y Londres.

ELIGE TU PROPIA AVENTURA. Si de algo está convencida Barbie Simons es de que a las oportunidades –además de aprovecharlas– hay que buscarlas. Después de vivir durante más de una década en Miami (donde estudió Comunicación y Producción y Difusión de Radio en la Universidad Internacional de Florida), en 2009 decidió volver a la Argentina.

"Regresé porque quise, pero tuve que empezar de cero. En los Estados Unidos yo tenía una carrera formada, un nombre", asegura la periodista, que dio sus primeros pasos haciendo los reportes del tránsito en radio Romance 106.7 ("una de las más importantes del sur de Florida").

"Después pasé a hacer Espectáculos hasta que, finalmente, logré lo que siempre quise: un programa en la franja de la mañana. Tengo recuerdos re lindos de Miami. Fueron años de mucho aprendizaje, esfuerzo y dedicación. Nadie me regaló nada allá. Llegué como una inmigrante argentina y me costó mucho abrirme camino, por nuestro acento medio arrogante. Tuve que empezar a hablar en neutro", rememora.

Su lista de pendientes por entrevistar la encabezan Meryl Streep, Brad Pitt y Ben Affleck.
Su lista de pendientes por entrevistar la encabezan Meryl Streep, Brad Pitt y Ben Affleck.

Después de hacer radio, Barbie saltó a la tele y empezó a trabajar en Univisión, como reportera de Espectáculos del programa El gordo y la flaca. Su gran desafío apareció unos años más tarde, cuando le ofrecieron co-conducir Sábado gigante con Don Francisco ("como el Marcelo Tinelli de allá").

"Con Don Francisco me pasó algo re loco. Cuando era muy chiquita miraba su programa con papá (Leonardo): lo pasaban por Canal 9. Me parecía increíble. Al final, muchos años después terminé trabajando con él. Lo mismo me pasa con mi laburo actual: toda mi vida soñé con entrevistar a estrellas de Hollywood. El glamour de allá me puede", asegura la periodista de C5N y Canal 9, experta en películas y series.

–Cuando decís que sos argentina, ¿sumás o restás puntos con las stars?

–Suma siempre (risas). Tienen fascinación por nuestro país. Sólo por mencionar algunos casos, cuando le dije a Owen Wilson de dónde era, me contestó: "Amo ese país. Tuve una novia argentina. Adoro a las mujeres de allá y me encantan las empanadas". Colin Firth vino de vacaciones y se acordaba en qué restaurantes había comido. Los que no conocen juran que se mueren por venir. Michael Fassbender es amante de las motos y me dijo que iba a venir a hacer la Ruta de los Siete Lagos.

–Siempre les pedís fotos. ¿Todos aceptan?

–Muchas veces no te lo permiten. Yo las pido siempre. Charlize Theron y Emily Blunt me dijeron "No". Pero la mayoría se copa y para mí está buenísimo. Empecé a hacerlo por recomendación de Juan Alberto Mateyko, a quien quiero y admiro. Me dijo: "Sacate fotos con todos tus entrevistados". ¿Y por qué no? Es una manera de mostrar mi trabajo y, además, me quedan de recuerdo.

–¿Alguna vez te censuraron una pregunta?

–Cada vez que te aprueban una entrevista, primero investigan tu perfil. Miran tus redes sociales y se aseguran de que no seas amarillista. Aunque nunca me pasó, conozco periodistas que preguntaron algo que no podían, y cuando fueron a buscar su material les habían cortado esa parte del tape. Hay que ser muy cuidadoso.

“Como había blanqueado su separación de Katie Holmes, fui a entrevistarlo con un vestido de novia. Le dije: ‘Me lookeé así para vos’. Se mató de la risa. Encantador”
“Como había blanqueado su separación de Katie Holmes, fui a entrevistarlo con un vestido de novia. Le dije: ‘Me lookeé así para vos’. Se mató de la risa. Encantador”

–¿Cuál es tu estrategia?

–Como entrevistadora, trato de sacarlos del lugar tradicional. Hago las preguntas de rigor, pero después trato de salir por la tangente. Muchas veces les propongo juegos. A Denzel Washington, por ejemplo, le hice una especie de ping-pong, donde le daba los nombres de sus personajes y él tenía que asociarlos con la película. ¿Podés creer que algunos papeles icónicos no los recordaba? (risas). Después, le pongo una cuota de simpatía para que, tanto el público como los personajes, se queden con esa imagen de mí. Otra cosa fundamental: el vestuario. Eso lo heredé de papá. Para él era muy importante el tema de la estética: siempre estaba impecable. Por eso para cada entrevista pienso en un look: llamo a Javier Saiach o a Fabián Zitta y pensamos algo. Como te ven, te tratan. ¡Es así.

Por Flor Illbele.
Fotos: Maxi Vernazza y álbum de B.S.

SEGUÍ LEYENDO: