Estados Unidos enfrenta los combates más intenso desde la Segunda Guerra Mundial contra los hutíes respaldados por Irán

La campaña encabezada por la marina norteamericana se ha convertido en la batalla naval más intensa que ha enfrentado esa rama de las fuerzas armadas estadounidenses

Guardar

Nuevo

El buque de asalto anfibio USS Bataan, clase Wasp de la Marina de EEUU (Europa Press/Nolan Pennington)
El buque de asalto anfibio USS Bataan, clase Wasp de la Marina de EEUU (Europa Press/Nolan Pennington)

La Marina de los Estados Unidos se preparó durante décadas para luchar potencialmente contra la Unión Soviética, y luego contra Rusia y China, en las vías navegables del mundo. Pero en lugar de ser una potencia global, la Armada se encuentra enfrascada en un combate con un oscuro grupo rebelde respaldado por Irán y con base en Yemen.

La campaña encabezada por Estados Unidos contra los rebeldes hutíes, eclipsada por la guerra entre Israel y Hamas en la Franja de Gaza, se ha convertido en la batalla naval más intensa que ha enfrentado la Armada desde la Segunda Guerra Mundial, dijeron sus líderes y expertos a la agencia AP.

El combate enfrenta a la misión de la Armada de mantener abiertas las vías navegables internacionales contra un grupo cuyo antiguo arsenal de rifles de asalto y camionetas se ha convertido en un suministro aparentemente inagotable de drones, misiles y otras armas. “Los ataques casi diarios de los hutíes desde noviembre han apuntado claramente a más de 50 embarcaciones”, mientras que el volumen de envío ha disminuido en el vital corredor del Mar Rojo que conduce al Canal de Suez y al Mediterráneo.

Los hutíes dicen que los ataques tienen como objetivo detener la guerra en Gaza y apoyar a los palestinos, aunque se producen mientras intentan fortalecer su posición en Yemen. Todas las señales sugieren que la guerra se intensificará, poniendo en mayor riesgo a los marineros estadounidenses, sus aliados y los buques comerciales.

“No creo que la gente realmente entienda cuán grave es lo que estamos haciendo y cuán amenazados siguen estando los barcos”, dijo el comandante Eric Blomberg, del USS Laboon, durante una visita a su buque de guerra en el Mar Rojo.

Los rebeldes hutíes en Sana (EFE/EPA/YAHYA ARHAB)
Los rebeldes hutíes en Sana (EFE/EPA/YAHYA ARHAB)

“Sólo tenemos que equivocarnos una vez”, dijo. “Los hutíes sólo tienen que lograrlo”.

Segundos para actuar

El ritmo del fuego se puede ver en el destructor clase Arleigh Burke, donde la pintura alrededor de las escotillas de sus cápsulas de misiles se ha quemado debido a los repetidos lanzamientos. Sus marineros a veces tienen segundos para confirmar un lanzamiento de los hutíes, conferenciar con otros barcos y abrir fuego contra una andanada de misiles entrante que puede acercarse o superar la velocidad del sonido.

“Es todos los días, cada guardia, y algunos de nuestros barcos han estado aquí durante más de siete meses haciendo eso”, dijo el capitán David Wroe, el comodoro que supervisa los destructores de misiles guiados.

En una ronda de disparos el 9 de enero, el Laboon, otros buques y F/A-18 del portaaviones USS Dwight D. Eisenhower derribaron 18 drones, dos misiles de crucero antibuque y un misil balístico lanzado por los hutíes.

Casi todos los días, aparte de una desaceleración durante el mes sagrado de ayuno musulmán del Ramadán, los hutíes lanzan misiles, drones o algún otro tipo de ataque en el Mar Rojo, el Golfo de Adén y el estrecho de Bab el-Mandeb que conecta las vías fluviales. y separa África de la Península Arábiga.

La Armada vivió períodos de combate durante las “Guerras de los petroleros” de la década de 1980 en el Golfo Pérsico, pero en gran medida involucraron barcos que chocaban contra minas. Los ataques hutíes implican ataques directos a buques comerciales y de guerra.

Este es el combate más sostenido que la Marina de los Estados Unidos ha visto desde la Segunda Guerra Mundial, sin duda”, dijo Bryan Clark, ex submarinista de la Marina y miembro principal del Instituto Hudson. “Estamos a punto de que los hutíes puedan montar el tipo de ataques que Estados Unidos no puede detener siempre, y entonces comenzaremos a ver daños sustanciales. Si dejas que esto se agrave, los hutíes se convertirán en una fuerza mucho más capaz, competente y experimentada”.

Peligros en el mar y en el aire

Un caza se ve estacionado en la cubierta del portaaviones estadounidense Dwight D. Eisenhower (AP/Bernat Armangue)
Un caza se ve estacionado en la cubierta del portaaviones estadounidense Dwight D. Eisenhower (AP/Bernat Armangue)

Si bien el Eisenhower parece permanecer en gran medida a distancia, destructores como el Laboon pasan seis de siete días cerca o frente a Yemen, la “zona de enfrentamiento de armas”, en lenguaje de la Marina.

Los combates navales en Medio Oriente siguen siendo riesgosos, algo que la Armada sabe bien. En 1987, un avión de combate iraquí disparó misiles que alcanzaron el USS Stark, una fragata que patrullaba en el Golfo Pérsico durante la guerra entre Irán e Irak, matando a 37 marineros y casi hundiendo el barco.

También está el USS Cole, atacado en 2000 por suicidas de Al Qaeda a bordo de un barco durante una escala para repostar combustible en la ciudad portuaria de Adén, Yemen, que mató a 17 personas a bordo. Periodistas de AP vieron al Cole patrullando el Mar Rojo con el Laboon el miércoles, el mismo día en que los hutíes lanzaron un ataque con drones contra un barco comercial que inutilizó el barco.

Los marinos sobrevivieron más de una semana alimentándose de cocos durante su estadía involuntaria en el islote (Guardia Costera de los Estados Unidos)
Los marinos sobrevivieron más de una semana alimentándose de cocos durante su estadía involuntaria en el islote (Guardia Costera de los Estados Unidos)

El contralmirante Marc Miguez, comandante de la Armada para su Grupo de Ataque de Portaaviones Dos, que incluye al Eisenhower y barcos de apoyo, dijo que la Armada también había eliminado un avión teledirigido submarino lanzado por los hutíes durante la campaña.

“Actualmente tenemos una confianza bastante alta en que Irán no sólo está brindando apoyo financiero, sino también apoyo de inteligencia”, dijo Miguez. “Sabemos con certeza que los hutíes también han recibido entrenamiento para atacar el transporte marítimo y los buques de guerra estadounidenses”.

Cuando se le preguntó si la Armada creía que Irán elige objetivos para los hutíes, Miguez se limitó a decir que había “colaboración” entre Teherán y los rebeldes. También señaló que Irán continúa armando a los hutíes, a pesar de las sanciones de la ONU que bloquean las transferencias de armas a ellos.

La misión de Irán ante las Naciones Unidas dijo a la AP que Teherán “es experto en frustrar la estrategia de Estados Unidos de una manera que no sólo fortalece (a los hutíes) sino que también garantiza el cumplimiento de las resoluciones pertinentes”.

El riesgo no está sólo en el agua. La campaña liderada por Estados Unidos ha llevado a cabo numerosos ataques aéreos contra posiciones hutíes dentro de Yemen, incluidos lo que el ejército estadounidense describe como estaciones de radar, sitios de lanzamiento, arsenales y otros lugares. Una ronda de ataques estadounidenses y británicos el 30 de mayo mató al menos a 16 personas, el ataque más mortífero reconocido por los rebeldes.

Las tripulaciones aéreas del Eisenhower lanzaron más de 350 bombas y dispararon 50 misiles contra objetivos de la campaña, dijo el capitán Marvin Scott, quien supervisa todos los aviones del grupo aéreo. Mientras tanto, los hutíes aparentemente han derribado múltiples drones MQ-9 Reaper con sistemas de misiles tierra-aire.

“Los hutíes también tienen capacidades tierra-aire que hemos degradado significativamente, pero todavía están presentes y siguen ahí”, dijo Scott. “Siempre estamos preparados para que los hutíes nos disparen”.

Una guerra estancada

Los oficiales reconocen algunas quejas entre su tripulación, preguntándose por qué la Armada no ataca con más fuerza a los hutíes. La Casa Blanca no ha discutido la campaña hutí al mismo nivel que las negociaciones sobre la guerra entre Israel y Hamás.

Joe Biden (AP Foto/Susan Walsh)
Joe Biden (AP Foto/Susan Walsh)

Hay varias razones probables. Estados Unidos ha estado tratando indirectamente de reducir las tensiones con Irán, particularmente después de que Teherán lanzó un ataque masivo con aviones no tripulados y misiles contra Israel y ahora enriquece uranio a niveles más cercanos que nunca a niveles aptos para armas.

Mientras tanto, están los propios hutíes. El grupo rebelde ha luchado contra una coalición liderada por Arabia Saudita hasta llegar a un punto muerto en una guerra más amplia que ha matado a más de 150.000 personas, incluidos civiles, y ha creado uno de los peores desastres humanitarios del mundo.

Que Estados Unidos luche directamente contra los hutíes es algo que probablemente quieran los líderes del grupo chií zaidí. Su lema ha sido durante mucho tiempo “Dios es el más grande; Muerte a América; Muerte a Israel; maldecir a los judíos; victoria para el Islam”. Combatir a Estados Unidos y ponerse públicamente del lado de los palestinos hace que algunos en Medio Oriente elogien a los rebeldes.

Mientras Estados Unidos y sus socios europeos patrullan las vías fluviales, Arabia Saudita en gran medida ha permanecido en silencio, buscando un acuerdo de paz con los hutíes. Los informes sugieren que algunas naciones del Medio Oriente han pedido a Estados Unidos que no lance ataques contra los hutíes desde su territorio, lo que hace que la presencia de Eisenhower sea aún más crítica. Se ha ampliado el despliegue del portaaviones, mientras que su tripulación sólo ha hecho escala en un puerto desde su despliegue una semana después del ataque de Hamás contra Israel el 7 de octubre.

Mientras tanto, los ataques hutíes siguen deprimiendo el transporte marítimo en la región. Los ingresos para Egipto provenientes del Canal de Suez, una fuente clave de divisas para su economía en dificultades, se han reducido a la mitad desde que comenzaron los ataques. Los periodistas de AP vieron un solo barco comercial moviéndose por la vía fluvial que alguna vez estuvo transitada.

(Con información de AP)

Guardar

Nuevo