Estados Unidos sancionó a la Bolsa de Moscú y otras 300 personas o entidades: apunta a los negocios de China con Rusia

El nuevo paquete eleva a más de 4.000 la cifra de empresas e individuos rusos alcanzados por estas medidas desde que comenzó la guerra, en un esfuerzo por cortar el financiamiento para la invasión de Putin a Ucrania

Guardar

Nuevo

La Bolsa de Moscú
POLITICA 
Europa Press/Contacto/Evgeny Sinitsyn
La Bolsa de Moscú POLITICA Europa Press/Contacto/Evgeny Sinitsyn

Estados Unidos amplió sus sanciones contra Rusia este miércoles mientras los líderes del G7 se preparaban para reunirse en Italia para una cumbre donde las principales prioridades serán aumentar el apoyo a Ucrania y debilitar la maquinaria de guerra de Rusia.

El paquete del miércoles estaba dirigido a empresas chinas que ayudan a Rusia a proseguir su guerra en Ucrania y aumentó los riesgos para las instituciones financieras extranjeras que trabajan con entidades rusas sancionadas.

“Las acciones de hoy atacan las vías que les quedan para obtener materiales y equipos internacionales, incluida su dependencia de suministros críticos de terceros países”, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen. Más de 300 objetivos están en la lista, incluida la Bolsa de Moscú.

Estados Unidos ha sancionado a más de 4.000 empresas e individuos rusos desde que comenzó la guerra, en un esfuerzo por cortar el flujo de dinero y armamentos hacia Moscú, cuyo poder de fuego superior le ha dado una ventaja en el campo de batalla en los últimos meses. No obstante, continuamente surgen nuevas empresas a medida que Rusia intenta reelaborar las cadenas de suministro.

“Tenemos que ser muy honestos con nosotros mismos en cuanto a que Putin es un adversario muy capaz que está dispuesto a adaptarse y encontrar colaboradores dispuestos,” dijo a The Associated Press Aaron Forsberg, director de Política e Implementación de Sanciones Económicas del Departamento de Estado.

Las sanciones contra Rusia, afirmó, son por lo tanto un “asunto dinámico.”

Si bien las sanciones no han detenido el flujo de bienes ilícitos, el objetivo es dificultar que Rusia obtenga tecnología crucial, además de aumentar el margen de beneficio de los bienes. El paquete del miércoles apunta a más de 100 millones de dólares en comercio entre Rusia y proveedores para su guerra.

Más de 300 nuevas sanciones tienen como objetivo en gran medida disuadir a personas y empresas en países como China, los Emiratos Árabes Unidos y Turquía de ayudar a Moscú a eludir los bloqueos occidentales para obtener tecnología clave. También amenazan a las instituciones financieras extranjeras con sanciones si hacen negocios con casi cualquier entidad rusa sancionada, lo que subraya la opinión estadounidense de que el Kremlin ha puesto la economía rusa en pie de guerra.

El ejército ruso está “desesperado por tener acceso al mundo exterior”, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

El anuncio se produjo poco antes de que el presidente Joe Biden llegara a Italia, donde él y otros líderes del G7 están buscando urgentemente ayudar a Ucrania, incluida la conversión de activos rusos congelados en miles de millones de dólares de apoyo para Kiev.

El presidente de EEUU, Joe Biden. REUTERS/Elizabeth Frantz/File Photo
El presidente de EEUU, Joe Biden. REUTERS/Elizabeth Frantz/File Photo

Apunta a China

Siete empresas con sede en China y Hong Kong fueron atacadas el miércoles por enviar millones de dólares en material a Rusia, incluidos artículos que podrían usarse en sistemas de armas rusos.

Los funcionarios estadounidenses dicen que China es el principal proveedor de componentes críticos para Rusia y suministra tecnología tanto china como occidental.

El miércoles, Estados Unidos sancionó a una empresa de defensa estatal china que, según funcionarios, había enviado equipo militar para su uso en el sector de defensa ruso.

La medida envía el mensaje de que Estados Unidos está “dispuesto a adentrarse en territorio más traicionero” aumentando la presión sobre el gobierno chino, dijo Benjamin Hilgenstock, economista principal de la Escuela de Economía de Kiev.

“Abordaremos el apoyo (de China) a la base industrial de defensa rusa. Y enfrentaremos las políticas no comerciales de China que están provocando efectos perjudiciales a nivel mundial”, dijo el martes a los periodistas el portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Kirby.

China no sancionó a Rusia después de que el presidente Vladimir Putin invadiera Ucrania, y Putin finalizó una visita a China en mayo enfatizando los florecientes vínculos estratégicos entre los dos países.

“Los líderes chinos no están interesados en que estas sanciones sean un éxito,” dijo Janis Kluge, especialista en sanciones a Rusia en el Instituto Alemán para Asuntos Internacionales y de Seguridad en Berlín (SWP).

Beijing, dijo Kluge, es reacio a detener un comercio valioso que vale grandes cantidades de dinero y no quiere “aumentar la presión sobre Putin en esta guerra.”

El presidente ruso, Vladimir Putin. Sputnik/Valeriy Sharifulin/Pool vía REUTERS
El presidente ruso, Vladimir Putin. Sputnik/Valeriy Sharifulin/Pool vía REUTERS

Las importaciones de China son vitales para Rusia porque China es un importante productor de componentes críticos, incluso para las empresas occidentales. Las empresas chinas también actúan como intermediarias para la venta y envío de componentes occidentales a Rusia.

Pero aunque se ha encontrado tecnología china en el campo de batalla de Ucrania, la mayoría de los componentes todavía provienen de naciones occidentales, incluidos aquellos que se encuentran “abrumadoramente” en drones y misiles balísticos de alta tecnología, dijo Hilgenstock.

Además de China, Estados Unidos apuntó a empresas en Turquía y los Emiratos Árabes Unidos que, según los funcionarios, enviaban artículos de alta prioridad a empresas en Rusia, incluidas empresas que ya estaban sancionadas.

En diciembre, la Casa Blanca dijo que las instituciones financieras extranjeras podrían ser sancionadas si trabajaran con entidades del sector de defensa de Rusia. La ampliación de las sanciones del miércoles significa ahora que esas instituciones podrían enfrentar sanciones si trabajan con casi cualquier entidad rusa sancionada.

El temor a desencadenar sanciones secundarias es una amenaza efectiva, dijeron los analistas.

Si bien el presidente Xi Jinping puede no querer facilitar las sanciones occidentales a Rusia, “los bancos chinos siempre han tenido mucho cuidado de no convertirse en blanco de sanciones secundarias porque sería muy costoso”, dijo Kluge, señalando casos en los que los bancos chinos han terminado sus relaciones. con clientes rusos.

El presidente chino, Xi Jinping. REUTERS/Tingshu Wang
El presidente chino, Xi Jinping. REUTERS/Tingshu Wang

El paquete del miércoles se centró en la infraestructura financiera de Rusia, incluida la Bolsa de Valores de Moscú, en un intento de limitar la cantidad de dinero que entra y sale de Rusia.

También pretende obstaculizar el desarrollo del sector energético de Rusia y futuras fuentes de efectivo, incluidos los proyectos de gas natural licuado en el Ártico a los que una empresa china ha enviado tecnología crítica de GNL.

Además, el paquete estaba dirigido a personas involucradas en el traslado forzoso y la deportación de niños ucranianos a Rusia. Cinco personas en Rusia y en la Ucrania ocupada por Rusia fueron sancionadas después de participar en la militarización y reeducación forzada de los niños y de proporcionarles pasaportes rusos.

(Con información de AP)

Guardar

Nuevo