¿Cuándo empiezan las clases en los colegios privados y de qué manera?: crece la confusión entre los padres porteños

Las instituciones les comunican a las familias distintas fechas de inicio y en algunos casos les informan que la cursada no será 100% presencial como se preveía

Los colegios privados comunican a las familias cómo comienzan las clases (Shutterstock)
Los colegios privados comunican a las familias cómo comienzan las clases (Shutterstock)

“La frecuencia en la asistencia estará definida por la posibilidad de aplicación de los protocolos”. Comunicaciones de ese estilo reciben los padres por estas horas. Sobre todo entre aquellos que envían a sus hijos a colegios privados en la Ciudad de Buenos Aires prima la confusión de cara a un comienzo de clases que, creían, sería el próximo miércoles.

En realidad, el anuncio del gobierno porteño rige tanto para la gestión estatal como para la privada. Las autoridades definieron que todos los alumnos vuelvan a las aulas en el próximo ciclo lectivo, al menos cuatro horas por día, en un regreso escalonado desde el 17 de febrero.

Ese día está previsto que solo inicien cuatro grupos de estudiantes: los chicos de los jardines maternales, el nivel inicial, primer ciclo de primaria (primero, segundo y tercer grado) y primer ciclo de secundaria (primero y segundo año). De allí parte de la confusión. Luego, el 22 de febrero se sumará el resto de los alumnos de la primaria y una semana después, el 1 de marzo, será el turno de todo el nivel secundario.

Algunas escuelas privadas decidieron aplazar unos días el inicio. “Por la autonomía y por su estructura edilicia hay escuelas que postergan el inicio para asegurar los protocolos conforme a su espacio, sobre todo los colegios con edificios chicos o poca ventilación. Ahí se les complica. Por eso es importante la autonomía institucional, para garantizar la seguridad sanitaria”, confirmó a Infobae Patricio Villegas, referente de CABA en AIEPBA/JUNEP, una de las cámaras que nuclean a los colegios privados.

Villegas recomienda a las familias que estén atentas a las comunicaciones de las escuelas porque no solo el calendario escolar puede sufrir modificaciones, sino también la modalidad de cursada. “Las escuelas que no tienen espacio suficiente, si no tienen doble turno, harán parte presencial y parte virtual, tal como pasó a fines del año pasado. Apoyamos que las escuelas tengan autonomía. No todas son iguales. En las que tengan menos metros cuadrados la modalidad va a ser dual. Nadie va a poner en riesgo a los alumnos, pero no dejamos de decir que la educación va a ser la actividad más segura. Es la más segura de todas si lo comparamos con un banco, un supermercado o un shopping”, señaló.

(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

En la Ciudad de Buenos Aires, más de la mitad de los chicos concurren a escuelas privadas. Por eso, cuando la administración porteña hizo el anuncio aclaró que el plan de apertura abarcaba tanto gestión estatal como privada. Y ese anuncio marcaba el inicio del ciclo lectivo en forma 100% presencial.

Ante la consulta, fuentes de la cartera educativa advierten que el protocolo tiene un asterisco. Solo en los casos donde no se pueda cumplir 1,5 metros de distanciamiento y sea imposible encontrar alternativas, las escuelas están habilitadas a trabajar con un esquema bimodal, que combine días de clases en las aulas y días de lecciones virtuales.

La primera alternativa antes de llegar al esquema bimodal es que se divida la jornada completa en dos turnos. La mitad del grado asiste en el turno mañana y la otra mitad en el turno tarde. Pero no todas las escuelas cuentan con jornada completa y todavía en menor porcentaje las privadas. A ella se las alienta a buscar algún club o polideportivo cercano para desarrollar actividades educativas. En el caso de que ninguna de las alternativas pueda cumplirse, sí se permite la asistencia alternada.

“Que las burbujas ahora sean los cursos enteros mejora mucho la posibilidad de una modalidad presencial. El problema es que no en todos los casos los edificios permiten el distanciamiento que se exige del metro y medio”, planteó Rodolfo De Vincenzi, vicepresidente de la Confederación Argentina de Instituciones de Enseñanza Privada.

“Aunque lo que se pretenda es maximizar la presencialidad, en algunos casos será practicable y en otros casos no. Aquello que no sea practicable va a ser sustituido por la virtualidad”, agregó De Vincenzi, que estimó que, hasta que la vacunación esté avanzada o se produzca la inmunidad de rebaño, habrá intermitencias en la actividad educativa.

Seguí leyendo: