Según Firts Capital Markets hubo 38 operaciones, 17 menos que el año anterior
Según Firts Capital Markets hubo 38 operaciones, 17 menos que el año anterior

Un año de crisis frena todo. Incluidas las decisiones de inversión, las grandes ventas y las fusiones. No es para menos: el wait and see manda cuando la actividad económica baja (2,5% según las estimaciones de caída de PBI para este año), cuando la recesión se instala y las perspectivas inflacionarias no aflojan.

En ese contexto, los deals que se dieron a lo largo del 2018 son los que ya estaban en marcha o M&A –mergers and acquisitions, o fusiones y adquisiciones– que los propios protagonistas definen como "estratégicas" y de largo plazo, en las que la coyuntura importa, pero no tanto. Grandes inversiones petroleras o en energía, por ejemplo.

La cantidad de transacciones en lo que va del año muestra un fuerte descenso en relación al año anterior. Mientras que el 2017 cerró con un volumen de 55 negocios, este año sólo se concretaron 38 operaciones, un 31% menos, según un relevamiento de First Capital Markets, que toma las operaciones cerradas completamente.

Entre los argumentos para la baja, además del impacto de la volatilidad cambiaria local y de los mercados financieros globales, desde el grupo financiero destacan la depreciación del peso que impactó en el valor de las compañías, algo que hace muy poco atractiva la venta para sus dueños ya que sus valuaciones cayeron en forma importante.

Mientras que el 2017 cerró con un volumen de 55 negocios, desde enero a agosto de este año sólo se concretaron 38 operaciones, un 58% menos, según un relevamiento de Firts Capital Markets

"El escenario puede abrir ciertas oportunidades de cara a los próximos meses, dado lo atractivo de las valuaciones y la necesidad de financiamiento de las compañías locales", aseguró Mariano Deagusto, analista de First.

Son dos las dos formas más comunes de valuar una empresa. La primera es el EV/EBITDA, que compara el valor de una empresa (EV es enterprise value, en inglés), con los beneficios brutos antes de intereses, impuestos, amortizaciones y depreciaciones (EBITDA). En promedio, según First, los múltiplos de EV/EBITDA de las principales compañías que cotizan en la Bolsa local cayeron 32% este año. Así, una empresa que a fines de 2017 valía USD 100 millones hoy no llegaría a USD 70 millones.

La otra forma habitual es el ratio P/B, o price to book value. Se refiere al valor contable de la compañía sobre el precio de sus acciones. Con esta fórmula, la mismas empresas cayeron 46 por ciento.

¿Por qué se vende en este momento, en un contexto adverso, entonces? Por eso mismo. Desde First explican que un punto es la necesidad de financiamiento que presentan las compañías.

Como muchas empresas necesitan financiarse de todos modos para continuar sus operaciones, la opción de fondearse a través de equity ahora es más atractiva

"La suba del riesgo país como consecuencia de la crisis financiera, y el alza de las tasas de interés por parte del BCRA para contener la corrida han elevado a niveles altísimos el costo financiero que tienen que pagar las empresas locales. En consecuencia, el acceso al financiamiento, tanto tradicional como a través del mercado de capitales, se ha visto cerrado para gran parte de las mismas. Pero como muchas empresas necesitan financiarse de todos modos para continuar sus operaciones, la opción de fondearse a través de equity ahora es más atractiva", detalla la consultora.

Montos y las más destacadas

En 2018, el monto total de las transacciones superó los USD 9.100 millones, aunque de los cuales USD 6.685 millones corresponden a una única operación, la fusión de Cablevisión y Telecom. En 2017 se habían totalizado casi USD 4.250 millones, un 51% por encima de los USD 2.810 millones del año anterior. Es importante resaltar que First toma las principales operaciones que se cerraron completamente.

Muchas compañías e inversores están esperando a que se calmen los mercados para cerrar las transacciones. En consecuencia, la expectativa es que, dado los tiempos que lleva desarrollar los deals (Deagusto), el impacto de esas transacciones se pueda sentir más fuerte en 2019

Otras transacciones destacadas de este año son Syngenta que se quedó con  Nidera Seeds por USD 1.400. En el sector financiero, un deal resonante, aunque con menor volumen, fue la adquisición de InvertirOnline por parte del Grupo Supervielle por USD 39 millones.

Carlos Moltini, CEO de Telecom-Cablevisión (Maximiliano Luna)
Carlos Moltini, CEO de Telecom-Cablevisión (Maximiliano Luna)

Por fuera del relevamiento citado conviene destacar dos negocios importantes: la venta de la mayoría accionaria (51%) de Prisma –la gerenciadora de Visa y PagoMisCuentas, entre otras– al fondo Advent en más de USD 700 millones (que aún resta anunciar formalmente) y Shell Argentina que pasó a manos de Raizen (Shell y Cosan) en USD 950 millones. Además, en un negocio regional la aseguradora Zurich absorbió QBE (USD 409 millones), el fondo PointState Capital pago USD 100 millones por Sheraton Buenos Aires y TGLT invirtió USD 109 para quedarse con poco más del 80% de la constructora Caputo.

Había varias transacciones importantes que se detuvieron y que no siguieron su curso por la incertidumbre y falta de poder determinar el precio de la transacción (Aquino)

En una de las últimas operaciones del año, el frigorífico BRF le vendió Quickfood, la creadora de Paty y Vienissima a Marfrig en USD 60 millones.

En medio del contexto adverso, hubo operaciones con ajuste de precios, como la inconclusa aun venta de Prisma, y algunas que se pararon, como la de Transener (las acciones en manos del Gobierno), por caso, "que quedó también congelada luego de que su valor bajara un 50%, y en medio de la puja de diversos jugadores internacionales que estaban muy interesados en comprarla", dijo una fuente cercana al negocio.

"Buena parte de los cierres de las transacciones de este año se empezaron a negociar previo a la debacle. Muchas compañías e inversores están esperando a que se calmen los mercados para cerrar las transacciones. En consecuencia, la expectativa es que, dado los tiempos que lleva desarrollar los deals, el impacto de esas transacciones se pueda sentir más fuerte en 2019. Pero el desafío para lograr que esos cierres se concreten son las valuaciones", aseguraron desde First.

Desde PWC, Ignacio Aquino, socio de Corporate Finance, destaca que "este año fue difícil. A partir de abril, antes de la primera devaluación, el país era uno y luego fue uno completamente distinto, con una curva que nunca mejoró. Había varias transacciones importantes que se detuvieron y que no siguieron su curso por la incertidumbre y falta de poder determinar el precio de la transacción. Empresa que tiene la actividad local y se vieron muy afectadas. Algunos compradores siguieron adelante ajustando, pero otros directamente se fueron".

En cuanto a lo que viene, Aquino que cree que el seguirá complejo. "Hay muchos jugadores internacionales que van a querer ver cómo se termina definiendo el panorama político. Básicamente, si Macri es reelecto o no. También depende del repunte de la actividad económica", explicó.

En 2019 podría haber muchas empresas con el cartelito "en venta" colgado de sus puertas. Que los negocios se concreten depende de muchos factores, más allá de las ganas de los vendedores.

Seguí leyendo: