Entre octubre del 2017 y el mismo mes de este año, el mercado cayó 43 por ciento
Entre octubre del 2017 y el mismo mes de este año, el mercado cayó 43 por ciento

"El dólar nos mató, nos liquidó. Y el consumo, ni hablar", dice un alto ejecutivo del mercado de smartphones local mientras mueve la cabeza de un lado para el otro. Los números de la industria le dan la razón: 2018 será el peor año en ventas desde 2004. Entonces, cuando ni siquiera se había llegado a la masificación total de los celulares (y recién tomaban peso el modelo prepago y los SMS, por ejemplo), se vendieron 7,4 millones de unidades. Este año, el de la crisis cambiaria, las devaluaciones y la caída del consumo, terminará con un mercado móvil que llegará a los 8,5 millones de equipos (8 millones para los más pesimistas). La caída con respecto al año pasado, cuando se vendieron 10,8 millones, sería de un 21%, que podría llegar hasta 26 ciento.

Según los últimos datos relevados por la consultora GfK, las ventas de móviles en el segmento retail cayeron un 14% entre enero y octubre comparado con igual período de 2017. "La cifra es muy mayor (-43%) al mirar octubre 2018 contra octubre 2017", describen.

El pico histórico del sector fue en 2011, cuando se vendieron 13,7 millones de móviles. 

"El 2018 quedará en la historia como un año para el olvido para el sector de los terminales móviles. La fuerte devaluación del peso sumada a la aceleración de la inflación que generó se transformó en una combinación explosiva", agrega el analista Enrique Carrier, de Carrier & Asociados, quien remarca que el año había comenzado con cifras similares al 2017, aunque un poco más arriba en unidades, situación que duró hasta mayo, cuando comenzó la aceleración del proceso devaluatorio. A partir de entonces los volúmenes de despachos cayeron, tendencia que se hizo más evidente a partir del nuevo salto del dólar de agosto.

La fuerte devaluación del peso sumada a la aceleración de la inflación que generó se transformó en una combinación explosiva (Carrier)

"La caída general del consumo también impacta. Y hay un factor más general: a nivel global tampoco se crece mucho y no hay propuestas diferenciadoras en cuanto a los nuevos modelos. Faltan esos hitos de otras épocas. Eso también influye, pero la economía es el factor principal que explica la baja", describe Carrier.

Este año, el precio de la gama más cara subió un 24 por ciento (Getty Images)
Este año, el precio de la gama más cara subió un 24 por ciento (Getty Images)

Para el analista, este contexto es normal porque los smartphones tienen un alto componente de costos en dólares, "independientemente de si se trata de un bien proveniente directamente del exterior (caso iPhone) o si se produce en Tierra del Fuego (la mayoría de los equipos vendidos en el país), donde a los componentes en divisas se suma la suba de los costos locales por efecto de la alta inflación y la suba de tasas de interés (que afecta el costo financiero)".

Este año, el de la crisis cambiaria, las devaluaciones y la caída del consumo, terminará con un mercado móvil que llegará a los 8,5 millones de equipos (8 millones para los más pesimistas)

La alta incidencia del dólar tiene un correlato obvio en los precios. Según la consultora DatosClaros, a través de un análisis hecho con su solución de Price Intelligence (que mide las publicaciones de las marcas en folletos y sitios web de supermercados y cadenas de electro), los precios de los celulares de alta gama subieron un 24% –en el período enero-octubre– con un promedio por unidad de 24.000 pesos. La gama media aumentó 21% ($8.670) y la baja, la menos impactada, subió un 12% ($4.169).

"Las subas son mucho más elocuentes si se analizan los precios de octubre del año pasado y este, donde el gran aumento del dólar se nota claramente. Comparando esos meses puntuales, se ven los siguientes saltos: gama alta +30%, gama baja +50% y gama media más 70%", explican en DatosClaros.

Algunos fabricantes, en problemas

Según los datos de Carrier, cuando se mira el ranking de ventas según las marcas, Samsung sigue liderando en despachos, con una participación del 54% del total, pero con una caída del 16% en los tres primeros trimestres del año en comparación con igual período del 2017. Luego aparece Motorola, que alcanza el segundo lugar en participación (con un 23%) con un crecimiento en unidades del 102%. Dentro del resto de los líderes, LG (8%) pasó del segundo al tercer lugar en participación y Huawei (4%) se mantiene en el cuarto lugar.

"Sin embargo, la caída en volumen es similar para ambos, del 54% y 52% respectivamente. Una situación que está gestando cambios en la operatoria del negocio móvil para esas empresas", detalla el analista.

¿Qué pasó con LG y Huawei, dos marcas de peso en el mercado local? Básicamente, lo mismo que al mercado: el dólar. LG pasa por un importante proceso de reestructuración a nivel local y acaba de anunciar un convenio con Newsan, que va a comercializar y distribuir sus productos de TV, audio y video, aires acondicionados, cocinas y heladeras, entre otros. Sus móviles los venderá una empresa que manejan dos ex Huawei, fabricarán el 100% de sus modelos en Tierra de Fuego con Brightstar y esperan llegar a 15 por ciento de share.

XR, la última versión de iPhone llega al país
XR, la última versión de iPhone llega al país

"A las dos marcas les costó mucho manejarse en contextos de devaluación y con ejecutivos a cargo del management local que tenía la última palabra y no eran argentinos", definió una fuente del sector.

El análisis de la consultora global Counterpoint va en el mismo sentido. "Huawei tiene un crecimiento de dos dígitos en la mayoría de los mercados de la región en los que opera. La única excepción fue Argentina, donde su volumen se redujo debido a la decisión de la compañía de externalizar las ventas y la distribución", aseguró en un informe de noviembre. "LG está entre las tres marcas principales de Brasil, el mercado más grande de América Latina, pero no fue suficiente para compensar una fuerte caída en la mayoría de los otros mercados de la región", agregaron.

El que está lejos pero no tan mal es el exclusivo Apple, que aumentó sus ventas casi en un 300% y ya es sexto en participación de mercado, aunque con un volumen muy bajo de equipos vendidos. En su búsqueda de ganar terreno en el tope de la pirámide y convencer con cuotas a los que antes viajaban más, la manzana acaba de anunciar que llegan sus últimos tanques, los iPhone XS y XS Max, que se van a vender a $80.000 y $110.000, respectivamente. Casi diez salarios mínimos.

Seguí leyendo: